lunes, 26 de abril de 2010

"LA GUERRA DE LOS ZUMOS". GRANINI VS DON SIMÓN

Guerra abierta en el mundo de los zumos
Una campaña de Don Simón instando a Granini a explicar dónde tiene sus naranjos reabre el debate sobre la publicidad comparativa. Desde hace años, las mayores empresas productoras de zumos y concentrados protagonizan una guerra sin cuartel que ha llegado incluso a los tribunales. La compañía J. García Carrión (JGC), propietaria de la marca Don Simón, que comercializa en España entre otras cosas vinos de mesas y frutas exprimidas, se ha metido de lleno en la dura batalla de la publicidad comparativa.
Todo comenzó en 1998, cuando Don Simón lanzó una campaña publicitaria contra Minute Maid con el objetivo, según aclaran desde la propia empresa, de informar al consumidor sobre la diferencia entre un zumo exprimido directamente de las naranjas y uno elaborado a base de concentrado. Tres años después, JGC realizó otra campaña comparativa, esta vez entre su producto Simon Life frente a Sunny Delight para aclarar que ambos son refrescos y no zumos.
Otra batalla contra el grupo Leche Pascual para dar a conocer la diferencia entre los zumos refrigerados de ambas empresas comenzó en el 2006 y aún no ha terminado. En una sentencia de marzo de este mismo año, la Audiencia Provincial de Burgos estimó un recurso de apelación formulado por JGC y declaró que la conducta de Leche Pascual de comercializar como refrigerado su producto de la marca Zumos Pascual constituye un acto de competencia desleal. La empresa de lácteos anunció que recurriría.
Por su parte, Pascual le ganó la partida a JGC cuando denunció que el zumo Don Simón no podía publicitarse como 100% natural puesto que, según Autocontrol (el organismo autorregulador de la publicidad), solo se puede llamar «natural» al producto obtenido por cada consumidor al exprimir una fruta, por lo que García Carrión se vio obligado a cambiar el término por la expresión «zumo exprimido directamente desde la naranja».
La publicidad comparativa es legal
En España, la publicidad comparativa es legal siempre y cuando se cumplan algunas normas como respetar la objetividad, comparar productos que satisfagan el mismo tipo de necesidad y no denigrar ni dar lugar a confusión.
Desde hace algunas semanas, JGC arremete contra Eckes Granini Ibérica -como ya lo hizo en el 2006- en un nuevo anuncio en el que sobre el origen de los zumos de Granini se cuestiona: «¿Dónde tiene sus naranjos?». A continuación, la voz oficial de las campañas publicitarias de Don Simón explica a los consumidores que García Carrión posee una planta «rodeada de millones de naranjos para exprimir las naranjas, una a una, recién cogidas del árbol».
Esta campaña, según explica Fala Corujo, directora de Márketing y Publicidad del grupo JGC desde hace más de 20 años y esposa del presidente de la empresa, José García-Carrión Jordán, se lanzó no para ganar mercado, sino a «manera de defensa para aclarar al consumidor» el origen de las naranjas, puesto que «Granini tiene un anuncio en el que exhibe un campo lleno de naranjas dando a entender que su producto es exprimido», aclara Corujo y añade: «No queremos que las multinacionales con su poder de inversión en medios como la televisión creen un hábito confundiendo al consumidor, porque ese zumo concentrado, encima lo cobran más caro».
Pero, ¿dónde están los naranjos de Granini? Fuentes cercanas a la empresa alemana con sede nacional en Barcelona aseguran que «las naranjas de Granini están en todo el mundo, España incluida, ya que se trata de una multinacional y, por las necesidades estacionales, no pueden estar pendientes solo de las cosechas españolas». Aseguran también que en Europa se produce solo el 12% de las naranjas a nivel mundial, por lo que no es suficiente para la elaboración de los productos del país.
En este sentido, José García-Carrión lo tiene claro: «Nuestra planta en Huelva tiene una capacidad de 600 millones de litros anuales de naranja y mandarina, por lo que es suficiente para satisfacer las demandas de nuestros clientes respecto a los zumos exprimidos directamente de la fruta».
Por su parte, Granini ha puesto una denuncia contra JGC ante Autocontrol y, según confirman fuentes cercanas, están a la espera de una resolución.
Por: Azucena Alfonsín
Fuente: La Voz de Galicia

11 comentarios:

  1. Esa guerra de los zumos si se basa en comparaciones irreales es una guerra perdida por Don Simon al preguntar por los naranjos de la competencia, cuando ellos no tienen naranjos por mucho photoshop que hagan en sus anuncios.

    ResponderEliminar
  2. Vaya cara que tienen los de Don Simon, el comentario que hace Carmen es totalmente cierto, alrededor de la fabrica de Don Simón en Huelva no hay naranjos, han hecho un montaje fotografico y nos quieren vender la moto. ¿y tienen la cara de denunciar a Granini? , este pais no tiene arreglo, ya no compro ni un producto de Don Simon.

    ResponderEliminar
  3. DON SIMÓN dice: zumo exprimido recién cogido del árbol… COMO TENER UN NARANJO EN CASA. Y en realidad: se hacen con una pasta congelada que se transporta en cisternas isotérmicas

    ResponderEliminar
  4. Pues será legal, pero en mi opinión es bastante sucio empezar a lanzar campañas contra la competencia sin más ni más, y poner al consumidor como excusa. Me parece una estrategia deplorable, ¿no tienen nada bueno que decir de sus propios zumos?

    ResponderEliminar
  5. Publicidad y Don Simon son terminos contradictorios. Por que Don Simon no es honesto con la publicidad.

    ResponderEliminar
  6. Los consumidores tenemos derecho a que nos informen de la verdad de cada uno de los productos que hay en el mercado para tomar nuestra decisión. Pero la publicidad engañosa que hace Don Simón, no es ni verdadera ni esta pensando en comunicarnos la verdad sino su versión manipulada, se esta equivocando Garcia Carrión con su politica publicitaria, al menos conmigo, no consiento que intenten manipularme.

    ResponderEliminar
  7. Eso que digan que es natural cuando no es asi es un fraude

    ResponderEliminar
  8. La compañía J. García Carrión (JGC), propietaria de la marca Don Simón, que comercializa en España entre otras cosas vinos de mesas y frutas exprimidas, se ha metido de lleno en la dura batalla de la publicidad comparativa. Pero, al final, todo son sentencias en su contra por parte de Autocontrol. El Jurado de Autocontrol de la Publicidad ha declarado ilegal y engañosa para el consumidor la campaña publicitaria en que Don Simón afirma que sus zumos son “cien por cien naturales”.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto los naranjos que Don Simón publicitaba cuando no existían todavia ya creo que han tenido tiempo de crecer, ahora me gustaría saber donde tienen los melocotoneros para el correspondiente zumo, habeis visto alguna foto, aunque sea trucada, venga ya Don Simon.
    http://www.gurusblog.com/archives/don-simon-naranjas-granini/23/05/2010/

    ResponderEliminar
  10. Vaya tonteria que ¿donde estan los naranjos? pues en Florida, Brasil, etc, solo un porcentaje muy pequeño de los naranjas que consumimos se encuentra en España, posiblemente España no tenga ni el 7 % de la producción mundial, por lo que los naranjos de los proceden las naranjas de las que tomamos el zumo son casi seguro brasileñas o americanas, y por cierto estan buenisimas. El tema de la guerra publicitaria no tiene más sentido que tomarnos el pelo a los consumidores asi que no os dejeis engañar, los naranjos de los que sacan la foto son solo eso una foto. Venga sres de Don Simón dejen de tomarnos el pelo.

    ResponderEliminar
  11. Estas guerras comparativas siempre las empieza Don Simon. Y nunca el resto de marcas de zumos. ¿Qué curioso?. Los de Don Simon no tienen otra forma de venderse.

    ResponderEliminar