domingo, 29 de agosto de 2010

Los 5 niveles de comunicación

La comunicación interpersonal es abrir las puertas del alma a otra persona y ser recibidos y aceptados benévolamente por esa otra persona.
John Powell, S. J. en su libro ¿Porqué tengo miedo de decirte quien soy?, presenta cinco niveles de comunicación, que son muy importantes para una buena relación interpersonal; los cuales se presentan invertidos de mayor a menor al menos en términos matemáticos si lo es, no así en el ámbito de la comunicación.
Nivel 5: conversación cliché. Dice el autor, este nivel representa la respuesta más débil al dilema humano y el nivel más bajo de auto-comunicación. De hecho, no existe comunicación en absoluto, a no ser que sea por accidente.
Todos sabemos que la comunicación cliché es repetitiva. Siempre se comenta lo mismo, en el mismo tono, estilo y de la misma forma, con las mismas preguntas. Es una comunicación meramente superficial y por tanto no sirve de nada, para una verdadera relación interpersonal. No hay participación de las personas en absoluto.
Nivel 4: reportar los hechos acerca de los otros. En este nivel no nos alejamos mucho de la prisión de nuestra soledad hacia la comunicación real, porque exponemos muy poco de nosotros mismos . Las personas se dedican a comentar cosas, hechos de la vida de otros, por ejemplo de los amigos, de los conocidos, de los vecinos, de la familia, de los hijos, etc., pero son solo eso, reportajes y ningún aporte personal. No se espera respuesta alguna puesto que solo son meros comentarios y reportajes de vidas y hechos ajenos.
Nivel 3: mis ideas y mis juicios. En este nivel, existe algo de comunicación de mi persona . Hay el deseo de salir del confinamiento solitario. El ser humano se empieza a abrir hacia el otro comunicando sus ideas, juicios y decisiones pero hasta cierto punto con mucha dificultad y temor de ser rechazado y de no ser escuchado por el otro. No hay capacidad para verter el contenido de la mente y el corazón hacia el otro. Hasta este nivel y momento de comunicación se empieza a conocer un poco a la persona pero aún no es suficiente para establecer una relación interpersonal.
Nivel 2: mis sentimientos (emociones) – “nivel visceral”. Puede no ocurrírsele a muchos de nosotros que una vez que hemos revelado nuestras ideas, juicios y decisiones, puede existir realmente mucho más que compartir de nuestra persona. En realidad, las cosas que más claramente me diferencian e individualizan de los demás, que hacen de la comunicación de mi persona un conocimiento único, son mis sentimientos o emociones.
En este nivel la comunicación es esencialmente diferente. Si realmente quiero que sepas quien soy debo hablarte de mi estómago (nivel visceral: sentimientos y emociones), y de mi cabeza (ideas, juicios y decisiones). La cabeza es convencional, lo propio de uno como persona son los sentimientos, lo que se lleva por dentro . Esto es lo que me hace diferente de los otros. Esto es, lo que debe compartirse con el otro para tener un conocimiento profundo de la persona. Porque cualquier relación que deseemos que tenga la naturaleza de un encuentro personal verdadero debe estar basada en esta honesta y abierta comunicación a nivel visceral.
Nivel 1: comunicación máxima: Todas las amistades profundas y auténticas, y especialmente la unión de aquellos que están casados, debe estar basada en una apertura y honestidad absoluta . Este nivel visceral de comunicación en algunas ocasiones será muy difícil, pero es en esos momentos cuando será más necesario para fortalecer el diálogo y la comunicación entre amigos, compañeros y en el matrimonio.
Lo ideal de toda relación profesional, laboral, amistad o pareja es que haya una verdadera comunicación en un mismo sentir.
Que la empatía salga a flote en ambos. De modo que se tenga la experiencia de que mis propias reacciones están siendo completamente compartidas por mi amigo; mi felicidad o mi dolor están perfectamente reduplicadas en él o en ella . O como escribe A. H. Maslow, somos como dos instrumentos musicales tocando exactamente la misma nota, llenos de y emitiendo precisamente el mismo sonido. Esto es lo que significa el nivel uno, la comunicación máxima (Cfr. A. H. Maslow, Religiones, valores y experiencias máximas, 1964).
Como en todo. Para que haya una buena y auténtica comunicación se deben tener en cuenta ciertas reglas; las cuales las transcribimos del libro de John Powell, S. J., ¿Por qué tengo miedo de decirte quien soy?
1: La comunicación a nivel visceral (apertura emocional con honestidad) nunca debe implicar un juicio del otro.
2: Las emociones no son morales (buenas o malas).
3: Los sentimientos (emociones) deben estar integrados con el intelecto y la voluntad.
4: En la comunicación a “nivel visceral” las emociones deben ser “reportadas”.
5: Con raras excepciones las emociones deben ser reportadas en el momento en que se están experimentando.
Resumiendo, podríamos decir, junto con el autor del libro, que los beneficios de la comunicación visceral son los siguientes:
-El beneficio obvio y primordial de una comunicación a “nivel visceral” será una real y auténtica relación y lo que hemos llamado “encuentro” verdadero de personas.
-El segundo y más importante resultado de dicha comunicación es que habiéndome comprendido a mí mismo porque me he comunicado, encontraré los patrones de inmadurez cambiando gradualmente hacia patrones de madurez.
-El tercer beneficio de la comunicación a “nivel visceral” es que evocará en otros una apertura y honestidad sensible, la cual es necesaria si la relación quiere hacerse mutua e interpersonal .
Por: Agustín Flores Beltrán
Fuente: Diario 21

No hay comentarios:

Publicar un comentario