lunes, 30 de agosto de 2010

¿Por qué la moda by Spain no cuaja en el exterior?

La moda made in/by Spain no consigue cuajar en las fronteras internacionales ante la falta de unidad del sector. Y ello, a pesar de que la conquista de los mercados exteriores es una obligación para las empresas, ante el considerable deterioro y la mayor competencia del mercado nacional.
El gasto en vestuario descendió durante el último ejercicio un 6% en valor, impulsado por la guerra de precios. Por su parte, las exportaciones cayeron un 2 %, por el desplome del 11% de las manufacturas textiles (hasta los 2.548 millones de euros), que no pudo ser compensado por el aumento del 4% en las ventas de prendas de vestir (5.126 millones), según datos del Consejo Intertextil Español.
La producción nacional disminuyó un 15,78%, hasta los 8.750 millones, lo que supuso un retroceso del 10,36% en el empleo del sector textil (163.400 personas).
Un estudio de Interbrand ahonda en las debilidades en el exterior de la moda española:
-Desconocimiento por haber muy poca presencia de las empresas españolas en el extranjero,
-Falta de espíritu asociativo, falta de comunicación y promoción como país,
-Desunión entre diseño y producción y falta de liderazgo de las marcas españolas,
-Aunque hay algunas excepciones como Zara.
Para la consultora, España no ha sabido capitalizar la historia de la moda nacional, con modistos de reconocimiento mundial como Balenciaga, y ha llegado tarde a muchos mercados en los que es difícil hacerse un hueco.
División
El principal problema al que se enfrenta la moda y la confección textil made in/by Spain es la división entre los agentes del sector y la inexistencia de una patronal que agrupe los intereses de todos los implicados.
El histórico intento de colaboración entre la industria textil, representada por la Federación Española de Empresas de la Confección (Fedecon), y la Asociación de Creadores de Moda de España (Acme) ha quedado en stand by.
Los diseñadores españoles acaban de presentar su nueva marca paraguas: Creadores España, que además servirá para desarrollar su propia tienda multimarca. La patronal de los diseñadores sigue ganando peso y ya cuenta con 31 creadores asociados. El último en incorporarse ha sido Custo Barcelona, una de las firmas con más proyección internacional, que se suma a Pedro del Hierro, de Cortefiel.
Con esta iniciativa los diseñadores compiten abiertamente con las empresas de textil en su propuesta de aunar la producción nacional bajo la marca modaespaña, una idea que cuenta con el apoyo de la Fedecon y está respaldada por el Instituto de Comercio Exterior (Icex). La marca modaespaña sustenta la primera embajada de la moda española en México.
“Lo bueno sería entrelazar a los creadores y las empresas de moda”, asegura Ángel Asensio, presidente de Fedecon, que critica una guerra de banderas que “despista al consumidor internacional”.
La desunión del sector también es palpable en las campañas de promoción de los organismos públicos. Los esfuerzos del Icex por dar a conocer la marca modaespaña chocan con las iniciativas de las comunidades autónomas. “La descoordinación conlleva que la inversión no sea tan rentable”, admite Asensio.
Oportunidad
Pero no todo está perdido para la moda made in Spain. Entre sus fortalezas, Interbrand destaca el reconocimiento del calzado y la piel españoles y la calidad de la producción, excepto para el mercado japonés, donde no existe una imagen positiva. Los potenciales consumidores valoran la buena relación entre calidad y precio, y la producción europea.
La consultora destaca la existencia de marcas con gran potencial y la simpatía que genera España como país. En consecuencia, la moda se percibe como original, colorida, alegre, fresca, divertida y que despierta interés.
Qué se sabe
- Los potenciales compradores extranjeros no asocian España con moda.
- El poco conocimiento que existe de la moda española es gracias a marcas como Zara, Mango, Custo, Desigual o Loewe, aunque muchos consumidores no saben que son ‘made in/by Spain’.
- La mención de producido en España aporta valor en piel y calzado, pero no en el resto de artículos de textil.
- La salida al exterior es una necesidad para las empresas, porque el mercado español es cada vez más difícil. La crisis económica ha supuesto una caída del 6% en el gasto, por la guerra de precios en la que está inmerso el sector.
Por: I. Elizalde
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada