jueves, 16 de diciembre de 2010

Los cuatro factores clave de los 'high potentials'

 las pistas y huellas por las que se identifica a los profesionales de alto potencial:

1. “Instinto” de excelencia. Los profesionales de alto potencial no son solamente personas de altos logros. Persiguen triunfar, pero “bien o muy bien” nunca es suficiente para ellos. Siempre quieren ir un poco más allá. Su instinto de excelencia consiste, además, en pensar como piensan los del nivel superior. Su marco de enfocar los problemas, y, hasta su lenguaje, se sitúan en un nivel por encima del de sus colegas y homólogos. Hacen muchas preguntas, a veces hasta exasperar a sus jefes, colegas y subordinados, pero logran un excelente balance entre su permanente cuestionar todo y su instinto de proporcionar resultados excelentes.

2. Aprendizaje “catalítico”. Saben trasvasar experiencias propias y ajenas de un ámbito a otro. Aprenden de la experiencia de los demás, escuchando mucho y prestando mucha atención a las reacciones de los demás ante lo que uno dice, escuchando puntos de vista ajenos y escuchando consejos, pero todo ello con una clara orientación a la acción. Tienen la capacidad de explorar nuevas ideas, de absorberlas y de trasladarlas con sentido común a acciones y resultados productivos. Tienen también la capacidad de identificar fenómenos parecidos en contextos diferentes.

3. Espíritu emprendedor: saltar fuera de la zona de confort. Son exploradores de nuevas áreas, a veces desconocidas para ellos. Pero, en su afán de avanzar, descubren que las ventajas y oportunidades superan con mucho a los riesgos. También, aunque muchos profesionales de alto potencial tienen un instinto de línea y una tendencia a la acción, aceptan “etapas de staff”, donde aprenden a influir a través de otros que son responsables de los resultados. Esto enriquece su carrera hacia áreas de dirección, con mayor responsabilidad sobre resultados y sobre personas.

4. Tienen “sensores dinámicos”. Los profesionales de alto potencial son admirados, y, a veces, envidiados, lo cual es una fuente de potencial estrés. Sin embargo, entienden esto muy bien y saben reducir estas animosidades, siendo muy conscientes de las percepciones de los demás, manejándolas bien sin ser esclavos de ellas. Tienen también un “radar” o sexto sentido que les permite una hábil lectura de las situaciones y de cuándo es el momento oportuno de insistir y perseverar o de abandonar por el momento. Su instinto les lleva a acertar y saber elegir y estar en el lugar y el momento oportunos.

Probablemente estos factores no son exhaustivos y hay otros además de ellos. Pero yo creo que, al menos, incluyen el 80-90% de elementos clave y características que identifican a los profesionales de alto potencial. Invito al paciente y sufrido lector a añadir algunos más.

Por: José Medina

Fuente: Ítaca

1 comentario: