sábado, 11 de diciembre de 2010

Tom Peters: El coach del mundo

En 1982, apenas un año después de abandonar su trabajo como consultor en McKinsey & Company, Thomas J. Peters (7 de Noviembre del 1942, Baltimore, Estados Unidos), publicó junto a Robert Waterman Jr. un libro que lo lanzó a la fama como estratega: “In Search of Excellence” (En busca de la excelencia). La razón: movió a los directivos a pensar la forma de administrar las empresas de una forma radicalmente distinta, al punto de convertirse en un verdadero best-seller y uno de los textos de negocios más consultados de la historia (Puedes ver el artículo: “Las 7S de McKinsey” aquí)

Por: Héctor Vera Azargado

La revista Fortune lo llamó Ur-guru (“el gurú de los gurús”) de la dirección y lo comparó con Ralph Waldo Emerson, Henry David Thoreau, Walt Whitman y H.L. Mencken. The Economist lo etiquetó como Uber-guru. Y su innovadores puntos de vista hicieron que Business Week lo describiera como "el mejor amigo y la peor pesadilla de los negocios”.

El gurú del liderazgo, Warren Bennis, la única persona que conoce personalmente tanto a Peter Drucker como a Tom Peters, dijo a un reportero: “Si Peter inventó Ia administración moderna, Tom le dio vida”. En un estudio presentado por el Instituto para el Cambio Estratégico de Accenture, en 2002, Peters tue calificado entre los principales 50 “Intelectuales de Negocios”, después de Michael Porter y antes de Peter Drucker.

Durante años, ha sido uno de los críticos que claman por un profundo cambio en la forma en que las empresas administran sus recursos y, últimamente, sobre cómo las personas se gestionan a sí mismas. Comenzó instando a los líderes a dejar las oficinas y "dirigir mediante vagar de acá para allá". Hoy, se ha convertido en un auténtico revolucionario de la gerencia exhortando a los managers a pensar de modo inusual hasta conseguir el "¡wow!" de sus satisfechos clientes.

Fundador y presidente del "Grupo Tom Peters", con oficinas en Cincinnati, Boston y Londres, sus conferencias y seminarios, de los que ofrece unos 100 al año por todo el mundo, se han convertido actualmente en algunos de las más solicitados (y caros) del mundo. Provocador, heterodoxo, coloquial y directo, sus obras rompen esquemas y son fuente de innumerables "pensamientos empresariales" de gran calado. Él, por su parte, se describe como el príncipe del desorden, el campeón de los fracasos atrevidos, el maestro del entusiasmo, un hablador profesional (como orador es "un escandaloso", de acuerdo con la tira cómica Dilbert), porrista corporativo, amante de los mercados y cerdo capitalista.

Peters ha escrito cientos de artículos en periódicos y revistas populares y profesionales como Business Week, The Economist, Financial Times, The Wall Street Journal, The New York Times, Inc., Fast Company, The Washington Monthly, California Management Review, The Academy of Management Review, Forbes y Harvard Business Review.

Cuando su exitosa carrera como consultor, escritor y conferenciante se lo permite, vive con su familia en una granja en Vermont, EE.UU.

Carrera

Estudió Ingeniería Civil en Cornell University y después economía en Stanford University, donde además obtuvo su MBA. y Ph.D.
Sirvió en la Marina de los Estados Unidos entre 1966 y 1970.
Trabajó en la Casa Blanca en 1973 y 1974 durante la administración de Nixon.
Entre 1974-1981 se desempeñó como consejero en management en McKinsey & Company, convirtiéndose en uno de los miembros y lideres.
En 1981, se independizó y comenzó una carrera como conferencista y consultor que lo ha llevado por todo el mundo.
En 2004 recibió el doctorado honorario de la Universidad Nacional de Management de Moscú.

Algunas frases célebres

La pasión exige pasión”.
Tom Peters, comenta el tipo de lápida que espera evitar el día de su muerte: «Podía haber hecho algunas cosas realmente fantásticas... pero su jefe no se lo permitió». En cambio, sí desearía que su lápida dijera exactamente: «Fue un jugador». Dicho de otro modo, «lo intentó».

La última fuente de competitividad está en el diseño de "productos cool que todo el mundo quiere tener", algo para lo que hace falta tener a toda la empresa orientada hacia el diseño: "Es la actitud de Apple y de BMW".

Recomiendo vehementemente la innovación constante como única vía para sobrevivir en un mercado altamente competitivo y sobre todo, globalizado.

Hacer las cosas es mucho mejor que hablar de ellas. Actúa”.

El perfil de la mujer es mucho más positivo en términos de liderazgo y desarrollo del espíritu comercial. Los hombres están mucho más anclados en la competitividad y “sólo saben declarar la guerra”, mientras las mujeres tienen mejores capacidades para desarrollar un liderazgo positivo y desde hace mucho tiempo vienen demostrando sus grandes cualidades para el desarrollo de la gestión comercial.

El 90% de lo que hacemos tiene que ver con las relaciones interpersonales”.

Los líderes florecen en el caos y buscan soluciones novedosas e innovadoras”.

Me he convertido en un obseso de la innovación. Incluso sueño con ella”.

Llevamos veinte años hablando del futuro. Pero el futuro ha estado aquí la semana pasada y ni siquiera le hemos echado un vistazo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada