sábado, 27 de agosto de 2011

¿Cómo es la sucesión ideal en una empresa familiar?


La sucesión se puede producir de dos formas con distintas implicaciones para el negocio:

1.- Sucesión regular: Cuando la entrega del testigo se produce de forma tranquila. Primero se realiza la transmisión formal del poder y posteriormente el sucesor toma realmente las riendas del negocio. Entre ambos momentos, puede transcurrir un periodo de tiempo muy largo, incluso de años. Esto facilita el asentamiento de principios y formas de actuar en el nuevo sucesor

2.- Sucesión súbita: se produce cuando muere el fundador o director en cuestión

Para que una sea ideal, no sólo hace falta elegir al sucesor correcto y comprometido. Es necesario que se den además, varios factores:

- La armonía de la familia: si se rompe el equilibrio familiar y la sucesión genera conflictos de intereses en sus miembros, es posible que el negocio se resista.

- La planificación y preparación correctas en el sucesor y el equipo más cercano.

- El entusiasmo, capacidad y responsabilidad de todos los miembros de la empresa.

- La confianza: El sucesor debe ser una persona de confianza para el fundador o anterior responsable de la empresa. Además, debe tener confianza con la gente de la compañía. El nuevo sucesor debe llegar con el compromiso de solucionar las cosas con todo su equipo y no de manera individual.

Lo ideal sería contar con una sucesión programada en cada empresa familiar, que garantizara una salida serena del fundador y un oportuno ingreso de los herederos. bajo condiciones favorables, una de las posibles soluciones para afrontar la sucesión ideal es repartir los esfuerzos en tres etapas distintas.

1.- El sucesor adquiere responsabilidad en su área de trabajo. en esta etapa, el sucesor desarrolla un trabajo más individualizado. El objetivo es ir acercándose a las tareas de responsabilidad de la empresa.

2.- Con el paso del tiempo, el sucesor debe ir involucrándose en otras actividades de la empresa e ir despertando nuevas habilidades. Debe contar con el apoyo y conocimientos del actual responsable. Esta sería una etapa de esfuerzo conjunto entre el sucesor y su antecesor. Existirá interrelación entre sus funciones. El trabajo en conjunto es el periodo que determina con claridad la sucesión.

3.- Conforme pasa el tiempo, el futuro sucesor debe ir desempeñado un papel más destacado en la toma de decisiones. El actual propietario debe comenzar a ejercer más funciones simbólicas y de representación. El relevista debe garantizar que la empresa puede mantener su estabilidad. Esto permitiría que el anuncio de su salida no supusiera una ruptura de los principios de equilibrio empresarial

No hay comentarios:

Publicar un comentario