miércoles, 24 de agosto de 2011

¿Cuáles son las fases de la sucesión de un negocio familiar?

En el caso de que la elección decidida sea acometer la sucesión del negocio (en este caso existen opciones de nombrar a un miembro de la familia o un sucesor externo) el propietario también debe decidir la temporalidad del proceso. Existiendo varias opciones que se pueden barajar:

1.- Posponer el nombramiento hasta el fallecimiento del propietario. En este caso, estaremos ante una sucesión súbita, sin planificación.

2.- Eligiendo el sucesor en vida, al que se le irán transmitiendo los conocimientos y responsabilidades de forma gradual.

3.- Afrontando la sucesión de golpe, en vida del transmisor. Esta opinión permitiría afrontar la sucesión de forma ideal.

¿Qué problemas surgen antes de afrontar la sucesión familiar?

Afrontar la sucesión en los negocios familiares, como el propio apellido de este tipo de negocios indica, tiene, además de tintes empresariales, factores personales muy importantes que afrontar. Algunos de los más destacados son los siguientes:

- En muchos casos, los propietarios, ya mayores, se resisten a abandonar su cargo y aceptar a introducir cambios innovadores y adaptados a su tiempo. Esto suele generar conflicto entre los hijos, que viéndose como futuros sucesores, desean afrontar una nueva etapa para el negocio adaptándola a las nuevas tecnologías y a las circunstancias de cada momento. La tardanza del fundador en abandonar el negocio y sus crecientes manías pueden provocar conflictos con el resto de los socios. En algunos casos, el trabajo de toda una vida hace que los fundadores propietarios sigan obstinado en actuar con unos modales concretos, utilizar vestimentas anticuadas y muebles y maquinaria poco acordes con la actualidad del momento que viven.

En estos casos, contar con un consejo de administración que se encargue de insistir en que se inicie la planificación del proceso sucesorio puede resultar muy positivo para el negocio familiar.

- Traspaso de conocimientos: más que las manías que pueden tener ciertos propietarios llegaros a una edad, la sucesión en los negocios familiares se complica cuando se resisten a compartir sus conocimientos sobre la sociedad y la gestión. Algunos propietarios no asumen que llegado el momento tendrán que abandonar su cargo y que es necesario, por la continuidad del negocio, que comparten los conocimientos que sólo ellos han adquirido en el ejercicio de sus funciones.

- Falta de incentivos fuera del negocio: muchos propietarios han dado su vida por y para el negocio. No ven más allá del negocio. No tienen inquietudes ni aficiones o hobbies que sean capaces de cubrir el hueco de su trabajo en la sociedad familiar. Por estos motivos, se niegan a abandonar su puesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada