jueves, 29 de diciembre de 2011

Las 3 C ¿Cómo mejorar la implementación en los negocios?


Orientarse al mercado no es tarea fácil y sin el apoyo e implicación de la dirección o responsables de las empresas es misión imposible. para implementar proyectos, estrategias, objetivos es importante elevar paso a paso el nivel de integración en la empresa y guiar a la gente para que vean a los clientes, proveedores y la empresa misma como un todo y no simplemente hacer las cosas que le convienen a las personas indivuales y a los departamentos.

Hay que encontrar la forma distinta de ver las cosas y una manera diferente de relacionarse.

Compartir los datos y la información entre todas las funciones, tomar decisiones de una forma más interfuncional, La selección de los clientes, esos a quienes les contamos las historias es la parte más difícil.

Todo esto vale la pena hacerlo por duro que sea, para así mejorar la implementación etapa en la que se cometen y ocurren el 80% de los errores en la implantación de la estrategia.

La implantación mejora con las llamadas 3 C

Comunicación

Coordinación y

Compromiso (Motivaciín e Implicación) en las empresas, proyectos etc. unos se dejan la piel y otros dan los que les sobra.)

lunes, 26 de diciembre de 2011

¿Qué errores puedes cometer al montar tu negocio?


Ser mal comercial, querer hacerlo todo y la familia...

Según Sergio Fernandez autor del libro "Vivir sin Jefe" El primer error al emprender una empresa o un negocio es querer vivir de una afición dejando de lado la parte comercial que exige montar un negocio. El segundo es no tener una estrategia clara y ahogarse al aceptar cualquier proyecto. El tercero, y más importante, es no ser íntegros: la confianza del cliente es la tinta que firmará los futuros contratos.

"Son consejos para cualquier tipo de emprendedor, los proyectos pueden ser diferentes, pero siempre hay que tener en cuenta algunos pasos para montar un negocio".

En una crisis como la actual, con una pérdida masiva de pequeñas y medianas empresas, es difícil montar un negocio que sobreviva. "Al emprender hay que asumir que no tienes un sueldo fijo", advierte.

Es un negocio, no sólo una afición

"El trabajo llena gran parte de la vida y la única forma de estar satisfecho es hacer lo que consideráis un trabajo genial", cita Sergio Fernández. No obstante, aunque disfrutar del trabajo es clave para no perder el entusiasmo por la empresa, el escritor advierte de que montar una empresa exige tener un don comercial para vender lo que uno produce. "Es como si se hace piloto de Fórmula 1 porque le gusta conducir, pero eso de la velocidad no va con usted", compara.

"Vender es una palabra tabú en España", lamenta. "La empresa no funciona si no convencemos al cliente del valor añadido nuestro sobre los demás productos".

'Estoy a 30 minutos de allí, llegaré dentro de 10'

"Los negocios se mueven gracias a la confianza. El mundo también", advierte Sergio Fernández. Para preservarla, recomienda:

  • Referencias: esta costumbre del mundo anglosajón es un aval ante los clientes. "Esto genera confianza, anime a que los llamen".
  • No prometer a lo loco. Cuando le pidan un presupuesto o plazos, "trate de no darlos en el momento, se puede equivocar". Estúdielos con calma y acostúmbrese al rechazo: "su objetivo no es vender a la primera sino iniciar 50 conversaciones comerciales".
  • Cambios. El momento en el que su cliente modifique alguna parte de sus acuerdos es bueno para pedir una contraprestación. "Yo gano, tú ganas".
  • Sorprenda al cliente: Supere las expectativas, "prometa poco y de mucho". Entregue sus peticiones, si puede, antes de plazo.
  • Hable con los clientes. No resulte pesado pero mantenga el contacto según avanza el proyecto. "Evite la sensación de que no se sepa nada de usted".
  • Procure no entregar los lunes. Esta fecha es mala: supondrá trabajar el fin de semana.

Estrategia

En una empresa es importante saber "dónde poner los límites" y no cometer el error de "dedicarse a lo urgente en vez de a lo importante". Algunas claves son:

  • Perspectiva. "La experiencia demuestra que muchas cosas pueden esperar más de lo que creemos". Por ello, lo mejor es centrarse en lo más importante del negocio en vez de desperdiciar recursos. Es vital hacer cada año una hoja de ruta con los objetivos a cumplir para focalizar todo en ellos.
  • Revisiones. El negocio cambia con el paso del tiempo, por lo que conviene revisar periódicamente qué da más beneficios y qué sobra. Poco a poco la empresa podría quedarse desfasada sin darnos cuenta.
  • Seleccionar cartera. Un negocio no funciona por el número de clientes, sino por el rendimiento de ellos. Anclarse en unos proyectos que exigen mucho y rinden poco dificulta mejorar el negocio con clientes mejores.
  • Diversificar. Nunca un pagador debe cubrir más del 25% de los ingresos porque si deja de pagar se acaba el negocio. Por otra parte, tampoco debe elegirse al proveedor sólo ser el más barato: debe suministrar a tiempo y ofrecer un mínimo de calidad para que ello no afecte a la producción propia.

Familiares

"De antemano le digo que cuenta con todas las papeletas para que, si trabaja con amigos o familiares, antes o después los roces aparezcan".

Trabajar con conocidos es un error, pero es muy común en pequeñas empresas. "Si no se puede evitar, lo mejor es dejar claro un contrato lo más claro posible al principio de la relación", aconseja. "Mezclar dinero y amigos acaba mal".

"Debe tratar con el máximo detalle posible diferentes cuestiones", agrega. "Busque las espinosas (...) y ponga límites".

"De una relación de trabajo es fácil que surja una relación de amistad buena. Pero de una buena amistad es difícil que salga una relación de trabajo buena".

Por: Javier González
Fuente: El Mundo

viernes, 23 de diciembre de 2011

Las 21 claves del management en la nueva economía del 2012

1. La sostenibilidad, asignatura pendiente.
Actualmente menos de la mitad de las Pymes han integrado la sostenibilidad dentro de su filosofía de negocio, con lo cual, es un campo en el que todavía hay un margen de mejora y de oportunidad. Una oportunidad de negocio en el campo de productos y servicios medioambientales, que es un campo que se prevé que su volumen económico crezca al doble en 2020. [Nieves Cifuentes]

2. La creatividad y la innovación tienen que estar en el proceso de la empresa.
La creatividad e innovación en las empresas ya no es una moda sino una necesidad para ser competitivos. Es momento de aprender, no solo a tener muchas ideas – hay empresas que tienen muchas pero no las implementan- sino que la creatividad y la innovación impregnen la empresa. [Juan Pastor y Humberto Matas]

3. La capacidad de reacción que te dan los medios online es mucho mayor.
La revolución de las TIC ofrece a las pymes y a los emprendedores canales directos para estar en contacto con sus públicos: proveedores, clientes y usuarios. Gran parte de la captación, tanto a nivel de costes como de cualificación, de usuarios o de posibles clientes, se hace mucho mejor online. [Rodrigo Miranda y Alessandro Lambertini]

4. Las licencias libres han propiciado el cambio brutal de la sociedad.
Estamos dentro de la era digital y no se podría concebir un nuevo entorno económico sin que previamente existiera esta era digital. ¿Qué ventajas competitivas puede suponer en la gestión de la información empresarial  las licencias libres? Al emprendedor le ofrece las ventajas de que la única limitación es su propia idea, su propio esfuerzo, su propia imaginación. [Javier de la Cueva]

5. Las TICs están llamadas a ser en España, el segundo sector de actividad.
El sector de las tecnologías y los contenidos es muy importante por el peso que tiene en la economía española, estamos hablando de un sector que mueve el 6% del PIB y que está llamado a ser dentro de muy poco el segundo sector de actividad en España, solo por detrás del turismo. [Carlos Cano]

6. Los sueños se hacen realidad.
Las nuevas tecnologías han cambiado nuestro entorno y el mundo empresarial no podría concebir su desarrollo sin ellas. Un ejemplo es @taxioviedo. Su filosofía de vida, su manejo de la tecnología y su apuesta por estar en las redes sociales no dejan indiferente a nadie. [Rixar García]

7. Crecer económicamente pero con menos impacto ambiental.
El desarrollo de una economía que puede ser sostenida dentro de la biosfera finita requiere nuevas formas de pensar. Ahora bien, pensar en que es posible crecer económicamente pero con menos impacto ambiental de manera que permanezcamos dentro de los límites de sostenibilidad es posible y necesario. [Jorge Riechmann]

8. Integrar la estrategia digital en la gestión empresarial.
La nueva cultura digital necesita directivos que impulsen la integración de las estrategias digitales en el tradicional sistema de gestión empresarial a través de la generación de comunidades y contenidos relevantes. Tener acceso a la información, detectar nichos de negocio, prescribir productos, intercambiar opiniones o gestionar talento son sólo algunas de las posibilidades. [Joaquín López Lérida]

9. Tener en cuenta las redes sociales como un canal de venta.
Cómo el comercio electrónico aprovecha las redes sociales para incrementar las ventas. Hay un desconocimiento general sobre cómo aplicar las redes sociales al comercio electrónico. Ahora utilizar esos medios sociales para ayudar a vender requiere de profesionales de primer nivel que diseñen estrategias orientadas a la conversión real. [Ignacio Riesco y Diego Ballesteros]

10. Las marcas tienen que estar atentas a las nuevas exigencias de la sociedad.
¿Con la crisis han cambiado los mensajes que quieren lanzar las empresas a través de sus marcas? Honestidad, transparencia, responsabilidad, ecología… como mensajes están cambiando. Pero también se están cambiando las propias marcas, el ADN o la genética que genera una identidad de marca. Tienen que corregirse o estar atentos a las nuevas exigencias de los consumidores o de la propia sociedad. [Víctor Mirabet]

11. La financiación está en proyectos innovadores.
¿Hay mucho dinero para invertir y realmente pocas buenas ideas? Los inversores apuestan por ideas realmente innovadoras. Se buscan proyectos que se diferencien un poco y que aporten un cierto elemento de innovación. [Cormatt Leggett]

12. Social Entrepreneurship, emprendimiento basado en valores.
“Make a meaning”. Haz que el negocio que montes tenga significado no sólo para ti y tu entorno sino a ser posible para el mundo entero. [Manuel Maqueda]

13. El mejor día para emprender es siempre hoy.
En el momento actual parece que parte de la receta para salir de la crisis está en los emprendedores. Es el momento de tirarse a la piscina y empezar. El mejor día para hacer algo es hoy. Lleva tu idea a focalizarla en un plan de negocio, príngate y ve si tiene sentido. [Wilhem Lappe y Lucas Rodríguez]

14. El networking constituye un 80% del valor de tu marca personal.
El empresario debe concienciarse del valor de su marca personal y  de la importancia de establecer contactos empresariales y financieros. El cómo desarrolles tus relaciones, constituye un 80% del valor de tu marca personal. La empresa como ente independiente no existe, si bien es cierto que tienen una cultura, una tradición, pero al final son conformadas por los empleados que la componen. [Juan Díaz Andreu]

15. No aportes valor sólo a tu área de negocio, sé polivalente.
El mercado de trabajo está cambiando, y eso, es un hecho. Las organizaciones que logren adelantarse y adecuarse a las demandas del nuevo entorno laboral y las necesidades del empleado del futuro, son las que tendrán más posibilidades de continuar cosechando éxitos. [Carlos de la Iglesia, Fernando López, José Luis Acitores, Rafael Castro, Alberto Ruiz]

16. Tú puedes cambiar el mundo.
Generar ideas de futuro en todo tipo de ámbitos donde se detecten problemas, desde proyectos tecnológicos a iniciativas sociales pasando por el mundo del marketing y la comunicación. [Néstor Guerra]

17. No hay verdades absolutas, cada mercado es diferente y la clave está en la flexibilidad comercial.
Los hábitos de los consumidores están cambiando, hay que disponer de una cartera amplia de productos para satisfacer la demanda del cliente, teniendo en cuenta que cada mercado es distinto. No hay por qué tener un mismo producto, una idea similar para todos los mercados. [Rafael del Rey]

18. Emprende, colabora, comprométete… sé crítico y flexible.
El empleado del futuro va a tener que reunir una serie de características muy completas. Una de las principales es la iniciativa o la capacidad de emprendedurismo. La capacidad de colaborar, ya no existimos de forma independiente, existimos dentro de grupos y las redes sociales han puesto de manifiesto esto. Es fundamental en este entorno tan competitivo que estamos viviendo tener pensamiento crítico. Además, comprometido con su entorno, con su empresa, comprometido con el planeta, y con la sostenibilidad. [Norberto Mateos]

19. ¿Por qué necesitamos medir la eficacia en Social Media?
Si bajamos al terreno de la empresa, y los medios sociales se convierten en un instrumento no sólo de comunicación, sino también de RRPP, de promoción o de marketing, se hace necesario medir la eficacia del social media. Pero ¿cómo medir? He aquí la cuestión. Cada vez más, la mayoría de las empresas están viendo en estas plataformas una nueva vía de expansión y una forma de llegar a más clientes. [Fernando Polo y Javier Godoy]

20. La innovación, factor clave para el crecimiento económico.
Hablar de innovación en estos tiempos no es baladí. La innovación tecnológica, bien entendida, constituye una de las palancas de cambio más importantes que existen y que permiten el lanzamiento al mercado de nuevos productos, y por qué no decirlo, una mejora de los procesos. Una apuesta decidida por la innovación como vía sostenible para sociedades y economías avanzadas como la española. [Juan Mulet]

21. ¿Qué haces tú que no hace nadie? Silicon Valley.
Respeto por las ideas, sin miedo al riesgo, multiculturalidad, apoyos, capital riesgo, fondos de inversión, tecnología, innovación…. a pocos kilómetros de San Francisco, Silicon Valley. Pocas personas son capaces de transmitir una pasión igual por lo que hacen y por los proyectos que llevan a cabo. Xavier Verdaguer en su viaje a Estados Unidos para estudiar, descubrió la energía positiva de emprendimiento que le hizo replantearse nuevas oportunidades de negocio. [Xavier Verdaguer]

miércoles, 21 de diciembre de 2011

24 Ideas para Ganar Dinero en Navidad

24 Ideas para Ganar Dinero en Navidad
1. Venta de juguetes. Puedes comprar un lote de juguetes a buen precio con distribuidores mayoristas y abrir un pequeño bazar en la cochera de tu casa.

2. Venta de ropa de ocasión. Similar a la idea anterior, puedes conseguir un lote de ropa de ocasión y venderla con tus amigos, compañeros y familiares o bien hacer un bazar.

3. Comida de temporada. Si te gusta la cocina, que tal preparar exquisitos platillos o dulces de ocasión y venderlos en tu vecindario.

4. Organización de fiestas. Una idea más elaborada que seguramente requiere más logística. Organiza las fiestas de fin de año y gánate unos muy buenos $$ extras.

5. Casas de chocolate. Las casitas de chocolate suelen ser un excelente regalo para los amigos en esta época. Son muy fáciles de hacer y puedes aprenderlo rápidamente si te lo propones. Además te dejan muy buenas ganancias.

6. Paletas de dulce o chocolate. También puedes fabricar paletas con figuras de temporada que se venden bastante bien por unos cuantos pesos con amigos y familiares.

7. Elaboración de adornos de temporada. Si te gusta la costura o las manualidades, puedes elaborar adornos relacionados con la navidad como botas, calcetas, hombres de nieve, renos, santa clauses, etc.

8. Decoración de árboles navideños. Puedes ofrecer servicios de decoración para almacenes, tiendas y negocios. Si tienes habilidad para las manualidades, puedes cobrar muy bien tus diseños creativos.

9. Elaboración de tarjetas. Muchas personas regalan tarjetas a sus amigos y que mejor que una tarjeta elaborada especialmente y con diseños muy artísticos y creativos. Pon tu talento a trabajar y gana!

10. Vende promocionales a empresas. Muchas empresas dan regalos a sus empleados como recuerdo del fin de año. Qué tal si te conviertes en distribuidor de artículos promocionales.

11. Comercializa pascuas. Las flores de temporada como las pascuas son un excelente atractivo en esta época. Todo el mundo quiere tener una y tú puedes comprarlas por mayor y revenderlas a muy buen precio.

12. Cuidado de mascotas. Muchos acostumbran viajar y tomar vacaciones en fin de año pero necesitan que alguien cuide a sus mascotas, ¿qué tal una especie de "hotel" para esos pequeños caninos?

13. Regalos preparados. Los intercambios de regalos son una tradición en las empresas y familias. Que tal la preparación de obsequios económicos preparados con algún empaque atractivo. Seguramente los podrías comercializar muy bien.

14. Canastas navideñas. Otro obsequio común en esta época son las canastas llenas de comestibles, bebidas y quesos. Puedes armar tus propias canastas y ofrecerlas a precios excelentes sobre todo si llevan una dosis de ingenio en la presentación.

15. Vende figuras de cerámica. Las figuras que adornan los nacimientos tienen una alta demanda en esta temporada. Puedes comprarlas por mayor y revenderlas para este fin.

16. Árboles de navidad. Si hay un producto que todo el mundo quiere son los árboles de navidad. Puedes comprar tu propio lote y venderlo por muy buenos precios.

17. Uvas. Las uvas se venden por libra al igual que las manzanas y algunas otras frutas de temporada. Puedes adquirir cajas por mayor a precios cómodos y revenderlas por libra y en ésta época se vende muy bien.

18. Tamales. Otro producto típico de la temporada navideña son los tamales en sus distintas presentaciones y sabores. Si conoces la preparación y te gusta, no desaproveches tan grande oportunidad de ganar dinero.

19. Vinos. Las campanas de las 12 se celebran con vino y shampagne. Puedes comercializar los vinos con tus amigos, familiares y compañeros de trabajo. Necesitas desde luego un poco más de inversión.

20. Pavos y Piernas de Cerdo. Otros exquisitos platillos de época que puedes comercializar y ganar con ello unos buenos dólares extras.

21. Pan navideño. Si la repostería es lo tuyo, puedes preparar distintas opciones de pan o magdalenas de época para vender y compartir con los seres amados.

22. Fotos con Santa. Santa Clause es el personaje favorito de muchos. Porque no ponerte el disfraz y ofrecer con la ayuda de un amigo, fotos personales con el hombre de los regalos. Se cobran muy bien y la inversión es mínima.

23. Amenizar en Centros Comerciales. Puedes armar tu propia empresa de animaciones y ofrecer un show musical con Santa en centros comerciales. Puedes cobrarlo por hora y los administradores de estos lugares estarán encantados con tener un atractivo adicional en sus comercios.

24. Organiza conciertos musicales. Si te gusta la producción, puedes reunir un grupo de músicos y coristas y ofrecer conciertos en posadas y centros comerciales. Seguramente obtendrás mucha demanda y buenas ganancias.

lunes, 19 de diciembre de 2011

En un buen clima laboral fluye la productividad

En un buen clima laboral fluye la productividad
La satisfacción y retención de los empleados es una de las principales preocupaciones de CEOs y departamentos de Recursos Humanos en la actualidad. Saben bien que un ambiente laboral ameno, con una cultura que promueva el sentimiento de pertenencia y el compromiso con la tarea es una fuerte ventaja competitiva.

Los tiempos cambian, y las sociedades y sus necesidades también. Así como la nueva Era del Conocimiento implica que las empresas sean más o menos competitivas según la gestión del capital intelectual,  un componente vital de este activo intangible es el clima organizacional;  el fruto de la relación de la empresa con sus empleados en el día a día, las gestión de las normas internas, la comunicación interna, la capacitación según necesidades, la retribución por desempeño y los beneficios y todas las acciones y procesos que afecten el ambiente de trabajo, entre otras.

Los expertos Litwin y Stinger plantean nueve dimensiones que conforman el clima organizacional son: estructura, responsabilidad, recompensa, desafío,  relaciones, cooperación,  estándares, conflictos e identidad.  Estructura tiene que ver con que la estructura organizacional determina las relaciones dentro de la empresa, la responsabilidad de la empresa hacia los empleados y viceversa, las retribuciones y recompensas, el desafío que propone el puesto de trabajo, estándares a los que se quiere llegar (de formación, etc.) que tipo de conflictos se generan y cómo se gestionan y la identidad de la empresa; cómo se construye y cómo es percibida por los empleados.

Según la Real Academia Española, percepción es la “sensación interior que resulta de una impresión material hecha en nuestros sentidos”, por lo que cada uno de los aspectos antes mencionados son internalizados y percibidos por los empleados en forma diferente a lo que espera la empresa.

Alexis Goncalvez, Miembro Honorario de la Sociedad Latinoamericana para la Calidad (SLC) y Vice Presidente para Latinoamérica de Gestión de la Calidad del Citibank, es uno de los principales referentes en este sentido, y afirma que el concepto de percepción es  clave para comprender la importancia del Clima Organizacional.

La revolución de la producción en masa abrió un camino cultural, que permitía a los obreros acceder con su sueldo a ese mismo producto que ellos habían terminado y el sistema económico se retroalimentaba en parte gracias a esta "doble participación" del trabjador en el mercado.

En ese entonces el obrero era una pieza más en una línea de producción y en el consumo. Hoy es un individuo productor de valor agregado para la empresa y que genera capital social en la sociedad. Es entonces la medición del clima organizacional, la herramienta indicada para analizar cuál es la percepción del empleado en torno a la empresa y a su desempeño en el mercado. La  medición del clima laboral, (casi siempre a través de encuenstas directas) es el medio que permite trabajar en pro de un clima organizacional óptimo.

En la Era de Información, en la que todo concepto, investigación, y cambio llega al mismo tiempo a directivos y trabajadores, una gestión responsable del capital humano debe estar necesariamente centrada en la gente.

El clima organizacional nos permite conocer si la idiosincrasia y las prácticas de la empresa tienen una percepción positiva o negativa en los empleados, si se  consideran a sí mismos como espectadores apáticos o parte activa de los procesos organizacionales. Estas ideas, los trabajadores suelen enlazarlas con perspectivas y anhelos propios, que son muy difíciles de conocer para la alta dirección si no es a través de una interpelación directa. Otra información de relvancia que puede surgir, es la visión sobre la forma en que se plantea la relación estructural (verticalista o más horizontal)  la opinión sobre su puesto de trabajo en relación a las tareas, la autonomía que se le asigna y su compromiso con los desafíos que le propone el puesto.

La adecuada generación de una cultura interna positiva para los empleados es esencial en la búsqueda de un clima organizacional donde los conflictos internos apenas tienen lugar, el compromiso con la organización es enorme y la empresa es vista como un empleador destacado entre sus competidores .

Y nada de esto puede estar desligado de la noción de liderazgo. Un buen clima laboral depende siempre de líderes cercanos, que motiven, formen equipos interdisciplinarios y que crean en la comunicación como eje fundamental de la relación.
Un clima organizacional negativo repercute directamente en los objetivos de la empresa, y por más invisible que pueda parecer su influencia, hoy todos los expertos de management concuerdan en que tarde o temprano, un mal clima laboral es sinónimo de alta rotación, de baja productividad, aumento de la conflictividad interna y de la caída de la imagen de la marca.

La medición del clima organizacional estará muy ligada a la situación particular de cada empresa, y se podrá realizar a través de cuestionarios diseñados especialmente para cada caso. Los rasgos generales que deben tener estos estudios son el análisis de dos grandes esferas: la de orientación a la persona y la de orientación a los resultados. No hay encuesta de clima efectiva sin acciones posteriores de mejora y no hay encuesta de clima efectiva sin consideraciones sobre la realidad diaria del encuestado.

Como parte de la Sociedad de la información en la que vivimos, los datos arrojados por la Encuesta de clima no sirve de nada si no se lo utiliza como punto de partida de un progresivo cambio cultural. 

Es, en definitiva, una visión global de la empresa es el de una pequeña sociedad conformada por individuos interrelacionados entre sí en un objetivo común que es el mismo de la empresa. 

Es su actitud dinámica y en constante evolución lo que determina la permanencia de una empresa en un mercado altamente competitivo. Es la actitud del líder horizontal lo que garantiza un clima organizacional positivo y generador  de nuevas ideas y acciones.

jueves, 15 de diciembre de 2011

¿Cómo vivirías con el salario de tus empleados?

Cómo vivirías con el salario de tus empleados
Cuando hablamos de salario, lo hacemos sobre una realidad compleja en la que los rendimientos económicos de la empresa, el esfuerzo del trabajador, su motivación y otras consideraciones se unen a una base legal para culminar como una percepción monetaria.

Debido a la particularidad de cada empresa, no es posible realizar juicios generales sobre el sueldo, pero sí podemos reflexionar sobre algunos aspectos relacionados con el mismo. ¿Alguna vez te has preguntado cómo vivirías con el salario de tus empleados?

¿Una pregunta peligrosa?

El peligro de realizarnos esta pregunta, es que las emociones podrían alejarnos de la realidad contable ya que no siempre podemos pagar lo que nos gustaría por culpa de nuestros resultados económicos. Para que un negocio sea sostenible, debe respetar el equilibro entre todas su cuentas, especialmente con la que suele ser más abultada: los salarios.

Por otro lado nos encontramos con la idea de que a más salario, mayor rendimiento y que para comenzar a generar más beneficios debemos aumentar el sueldo a las piezas claves del organigrama. Debemos ser muy críticos con esto, pues no solo depende del salario sino de cómo estructuramos su parte variable (si existe) y cómo se vincula con el rendimiento, además de la dimensión de la plantilla y el reparto de tareas y responsabilidades.

Las pymes tienen muchas dificultades para competir salarialmente con las grandes compañías
Por tanto, no podemos esperar una mejora del beneficio simplemente aumentando el salario, sino que hay que ir más allá. Además, una vez realizado el incremento es prácticamente imposible volver a la situación anterior y además, nada recomendable en términos de clima laboral. La empresa es una organización con entradas y salidas de capital y hay cosas que son simplemente insostenibles.

El equilibrio debe estar en todo, incluido en nuestra mentalidad, ya que debemos mantenernos objetivos por la supervivencia del negocio, aunque no tanto como para descuidar el bienestar de los equipos de trabajo.

Por tanto, la pregunta puede ser peligrosa si no podemos ser objetivos, aunque en muchos casos puede ser una reflexión positiva y que puede ayudarnos a entender cómo viven nuestros empleados y en qué manera podemos ayudarles a prosperar.

Las malas prácticas

Un líder debe tomar las mejores decisiones en pro del beneficio común de la empresa y sus trabajadores, siendo algo que puede ser realmente complejo cuando hablamos de dinero. Aún así, existen algunos casos en los que el liderazgo empresarial no es justo ni ético y eso tampoco lo podemos ignorar.

Los niveles salariales no siempre se adecuan con los rendimientos empresariales, sino a conceptos como la categoría profesional o a una política de “mínimos”. Para muchos puede resultar arriesgado tomar medidas decisivas en materia salarial, pues las “vacas gordas” no viven para siempre y una estructura de “gasto” hinchada puede convertirse en un lastre que nos podría llevar al cierre.

Cada caso debería ser estudiado de forma individual, pero hay cuestiones imposibles de omitir y salarios ofertados que no se ajustan a los beneficios aportados por los empleados a las organizaciones, aunque por suerte también tenemos muchos ejemplos de lo contrario.

El caso de Enzo Rossi

Hace unos días, el diario italiano “La Reppublica” publicó la historia de Enzo Rossi, un empresario que probó a vivir durante un mes con el salario medio de sus empleados: mil euros. Para ello marcó su salario y el de su mujer en dicha cuantía.

Tras pagar sus gastos fijos se dio cuenta de que le resultaba imposible superar los primeros 20 días del mes, por lo que fue consciente de las dificultades que pasaban sus empleados, decidiendo subirles su salario en 200 euros, en vista de que el costo de la vida había aumentado en 150 euros al mes.

Más allá de que los gastos familiares se basan en parte en las condiciones particulares (igual que los gastos empresariales) y al estilo de vida de cada sujeto, consideró que los sueldos que pagaba eran insuficientes. Es decir, no solo quiso hacerlo sino que pudo.

Esto es un síntoma de que en algunos casos puede ser bueno hacer una reflexión de este estilo y tratar de ser simplemente justos, buscando lo mejor para la empresa y sus “elementos” básicos: las personas. Aunque eso sí, plantearse la subida de salario como una acción aislada podría ser menos eficiente que realizar una acción global encaminada a vincular los salarios a la evolución real de la empresa.

lunes, 12 de diciembre de 2011

El placer de lo sencillo

El placer de lo sencillo
El dinero puede proporcionarnos un estilo de vida muy cómodo y placentero, así como una falsa sensación de seguridad. Pero no puede comprar nuestra felicidad. Porque nuestro bienestar emocional no depende de lo que hacemos ni de lo que tenemos, sino de quiénes somos y de cómo nos sentimos.

Llevamos una existencia materialista para terminar dándonos cuenta de que las cosas importantes no pueden verse ni tocarse; solo intuirse y sentirse. Para apreciar los aspectos intangibles, cualitativos e inmateriales de la realidad, es imprescindible que exista cierto contraste entre nuestro estado de ánimo interno y nuestras circunstancias externas. Quienes padecen "pobreza emocional" creen que esta se debe a su "pobreza material". Pero lo que nos hace ricos o pobres emocionalmente no es nuestra economía, sino la percepción que tenemos de ella.

El clic evolutivo se produce en la medida en que gozamos de cierta "riqueza material" y seguimos experimentando la misma pobreza emocional. De pronto tenemos más dinero, pero seguimos sintiéndonos tensos e irritados. Tenemos éxito y respetabilidad, pero seguimos sintiéndonos solos y tristes. Tenemos confort y seguridad, pero seguimos sintiéndonos esclavos de nuestros miedos.

Gracias a este contraste entre nuestras riquezas materiales y emocionales cuestionamos las motivaciones que nos han llevado a un estilo de vida materialista. Pero hay corrientes sociales que anteponen la felicidad al dinero. Destacan el decrecimiento, la simplicidad voluntaria, el movimiento slow -"lento" en inglés- y el downshifting -"reducir la marcha"-. Tendencias que promueven disminuir el nivel cuantitativo de nuestra vida y aumentar el cualitativo.

LA PARADOJA DEL ÉXITO

"¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma?"

(Jesús de Nazaret)

Cada vez más seres humanos apuestan por llevar una existencia más tranquila, simple y sencilla. Porque... ¿de qué nos sirve lo que tenemos si no gozamos de tiempo para disfrutarlo? ¿De qué nos sirve pasar el día estresados y cansados? En definitiva, ¿de qué nos sirve ganar mucho dinero si no somos felices?

La necesidad de experimentar una "riqueza emocional" abundante y sostenible es la base del nuevo paradigma emergente, uno de cuyos pilares es "la filosofía del posmaterialismo". Y esta parte de la premisa de que la realidad la componen lo material, tangible y cuantitativo, y lo inmaterial, que solo podemos sentir por medio de nuestro corazón. Se trata de intregrar ambos, construyendo un estilo de vida equilibrado entre lo que somos, lo que hacemos y lo que tenemos.

EL SINSENTIDO COMÚN

"Hemos construido un sistema que nos persuade a gastar dinero que no tenemos en cosas que no necesitamos para crear impresiones que no durarán en personas que no nos importan" (Emile Henri Gauvreay)

Garantizada la supervivencia física y económica y teniendo cubiertas las necesidades básicas, expertos en el campo de la economía del comportamiento afirman que lo que hace perdurar el bienestar emocional no es lo que conseguimos ni poseemos, sino lo que ofrecemos y entregamos a los demás. Entre otros estudios, destacan los realizados entre los años 2005 y 2010 por el economista norteamericano George F. Loewenstein.

Sus investigaciones se centraron en los antagónicos efectos emocionales que producen la codicia y la generosidad. Y para ello, realizó un experimento sociológico con un grupo muy heterogéneo de seres humanos. El equipo liderado por Loewenstein seleccionó a 60 personas de diferentes edades, sexos, razas y profesiones, las cuales, a su vez, tenían múltiples divergencias en el plano social, cultural, económico, político y religioso.

El primer día los participantes fueron divididos en dos grupos de 30 personas. Todas recibieron 6.000 dólares (unos 4.520 euros). A los miembros del primer grupo se les pidió que en un plazo de dos meses se gastaran el dinero "en regalos a sí mismos". Y a los integrantes del segundo grupo se les dijo que usaran los 6.000 dólares "en regalos a otras personas".

Dos meses más tarde se obtuvieron resultados opuestos. La satisfacción de los miembros del primer grupo había durado "relativamente poco". Según las conclusiones, "tras el placer y la euforia inicial que les proporcionaba comprar, utilizar y poseer determinados bienes de consumo, los participantes enseguida volvían a su estado de ánimo normal". Con el paso de los días, algunos incluso "empezaban a sentirse más tristes, vacíos y decaídos, por no poder mantener la excitación conseguida con el consumo".

Por otro lado, los miembros del segundo grupo se habían sentido "mucho más satisfechos y plenos" que los del primer grupo. "El hecho de pensar de qué manera podían utilizar el dinero para beneficiar a los demás, ya era motivo suficiente para que los participantes experimentaran un bienestar interno".

DECADENCIA DEL EGOCENTRISMO

"Las personas más egocéntricas son también las más infelices" (Henry David Thoreau)

La mayoría utilizó los 6.000 dólares de manera posmaterialista, "creando experiencias y oportunidades". Regalaron viajes; pagaron matrículas universitarias; donaron el dinero a entidades sin ánimo de lucro, repartiéndolo incluso entre mendigos; hubo quien saldó parte de la deuda contraída por algún familiar. Entregados los regalos, "el sentir la alegría y el agradecimiento de otras personas provocaba en los participantes una intensa sensación de plenitud, que permanecía horas y días", relata Loewenstein.

La conclusión fue que "el egocentrismo, la codicia y la orientación al propio interés traen una sensación de vacío, sinsentido, escasez e infelicidad, mientras que el altruismo, la generosidad y la orientación al bien común son fuente de plenitud, sentido, abundancia y felicidad". Loewenstein corroboró así de forma científica y empírica que a nivel emocional "recibimos lo que damos".

LA PSICOLOGÍA DEL ALTRUISMO

"No hay mayor felicidad que ser cómplice de la felicidad de los demás" (Carmina Martorell)

La auténtica felicidad reside en nuestro interior. Cuando comprendemos e interiorizamos esta verdad, dejamos de querer que la realidad se adapte a nuestras ambiciones, necesidades y sueños. En consecuencia, desaparece la lucha, el conflicto y el sufrimiento. Poco a poco recuperamos la conexión con el bienestar duradero que anida en nuestro corazón. Con el tiempo, experimentamos abundancia y plenitud. En base a este nuevo estado de ánimo, de forma natural e irremediable entramos en la vida de los demás con vocación de servicio.

Abundancia y prosperidad
Las personas que nos hemos comprometido con resolvernos emocionalmente no sentimos el impulso de saciar constantemente nuestros deseos. Así es como empezamos a orientar nuestra existencia al bien común. Eso sí, sin perder nunca de vista la necesidad de llevar un estilo de vida equilibrado, aprendiendo a descansar y a recuperar la energía que invertimos al servicio de otras personas. Para ofrecer y dar, primero hemos de tener. Y no olvidarnos nunca de que el altruismo es la forma más eficiente y sostenible de vivir. El hecho de aportar algo significativo a otros seres humanos nos produce una gran sensación de satisfacción y agradecimiento. Dar es recompensa suficiente cuando damos desde nuestra verdadera esencia. La paradoja es que al obrar con sabiduría recibimos mucho más de lo que hubiéramos podido imaginar.

Fuente: El Pais

domingo, 11 de diciembre de 2011

Coca Cola, IBM e Intel entran en el negocio del agua


Mirándolo fríamente, el negocio de Coca Cola no es muy diferente que el de cualquier empresa de procesado de aguas. Toman la materia prima de los acuíferos, la tratan y la ponen al alcance de los consumidores. Sin embargo, hay un pequeño matiz que lo hace sensiblemente más caro: la compañía de refrescos necesita 2,4 litros de agua para fabricar un litro de sus bebidas o, lo que es lo mismo, para ganar un dólar.

Esta dependencia ha hecho que la multinacional estadounidense, junto a otras como IBM, Intel o General Electric, hayan diseñado un programa para buscar una mayor eficiencia en el uso del agua, según afirma un artículo de la revista económica Fast Money. La publicación asegura que no se trata de una repentina preocupación por el medio ambiente, sino de cómo la futura escasez de acuíferos podría acabar con su negocio.

Desde 2004, Coca Cola ha conseguido reducir su uso en más de 30.000 millones de litros, lo que supone un ahorro de casi el 9% del gasto. Las empresas se están dando cuenta de que su consumo de agua es determinante también en los importes de sus facturas de electricidad, carburantes y gestión de desechos químicos.

Negocio, no ecología

Coca Cola, Intel e IBM no han puesto en marcha este tipo de iniciativas para sorprender a los consumidores, sino porque no les queda más remedio. El agua es un bien finito y de precio ascendente, con lo que un menor uso de esta materia prima supone una mejor dirección empresarial.

De hecho, IBM ha ido un paso más allá. La compañía informática ha sabido convertir en un negocio el reciclaje del agua que usan en su fábrica de Burlington, en Vermont (EEUU). La factoría emplea cada día 12 millones de litros en la fabricación de microchips. Esta ingente cantidad de líquido, especialmente puro, para la fabricación de semiconductores, supone una factura mensual de cerca de 100.000 dólares.

Sin embargo, desde hace unos años, este desorbitado importe ha dejado de ser un problema. IBM ha edificado una planta de tratamiento de agua adyacente a la factoría en la que fabrica hasta nueve variedades de fluidos distintas, desde los diseñados específicamente para el uso industrial hasta los creados para enfriar el ambiente en los aparatos de aire acondicionado. No sólo eso: estas aguas a la carta se venden por precios entre cuatro y 10 veces mayores que el agua corriente.

El gran mercado del agua inteligente

Con medidas como ésta, la empresa informática consigue ahorrar cada año 740.000 dólares en consumo de agua, además de 600.000 dólares extra derivados de filtraciones y 2,3 millones más de los recibos de luz y carburantes.

Esas jugosas cifras también están detrás de la recién creada división de aguas de General Electric, la mayor compañía eléctrica de Estados Unidos, que ya cuenta con 8.000 empleados, 50 instalaciones de procesamiento en todo el mundo y unos ingresos anuales de cerca de 2.500 millones de dólares.

Los expertos afirman que el negocio del agua a nivel planetario ronda los 400.000 millones de dólares, lo que supone cuatro veces el volumen de negocio de gigantes como IBM. De ahí que las grandes empresas luchen por un mercado emergente de aguas inteligentes que podría suponer unos ingresos anuales de hasta 20.000 millones de dólares.

Por: Roberto Arnaz; Fuente Yahoo Finanzas

viernes, 9 de diciembre de 2011

La verdad sobre la autoayuda

Aunque la mayoría de las personas no van hacia ninguna parte, es un milagro encontrarse con una que reconozca estar perdida". Estas palabras del filósofo José Ortega y Gasset (1883-1955) siguen vigentes en la actualidad. La gran mayoría de nosotros nos limitamos a sobrevivir. Trabajamos. Consumimos. Y tratamos de divertirnos todo lo que podemos. Pero en general no sabemos para qué vivimos. De ahí que muchos vaguemos por la vida como "boyas a la deriva".

Y no es para menos. Desde que nacemos, la sociedad nos condiciona para convertirnos en empleados y consumidores, de manera que perpetuemos el funcionamiento económico del sistema. Tanto es así, que hemos sido adoctrinados para buscar nuestro bienestar fuera de nosotros mismos. Prueba de ello es que confundimos la verdadera felicidad con sucedáneos como el placer, la satisfacción o la euforia temporal que nos proporcionan el consumo de bienes materiales, los triunfos profesionales o el entretenimiento. Y debido a nuestra falta de autoestima y de confianza en nosotros mismos, a menudo construimos un estilo de vida de segunda mano, prefabricado.

Frente a este escenario socioeconómico, la crisis existencial es casi inevitable. En esencia, consiste en reconocer que nuestra forma de pensar y de comprender la vida es limitada y errónea. Y en consecuencia, iniciar un proceso de cambio y evolución personal, buscando una nueva manera de relacionarnos con nosotros mismos y con nuestras circunstancias. Así es como aprendemos a seguir los dictados de nuestra conciencia y de nuestra intuición, desarrollando nuevas competencias emocionales que nos permitan obtener resultados de mayor satisfacción.

EL NEGOCIO DE LA AUTOAYUDA

"No hay mayor negocio que vender a gente desesperada un producto que asegura eliminar la desesperación" (Aldous Huxley)

A lo largo de la última década se ha multiplicado exponencialmente el número de personas interesadas en conocerse mejor y potenciar su inteligencia emocional. Y como consecuencia directa ha emergido con fuerza un nuevo sector profesional: el de la autoayuda. Debido al malestar generalizado, no solo se ha puesto de moda, sino que se ha consolidado como un negocio muy lucrativo. Cada vez hay más espacios en los medios de comunicación -como este que está leyendo- orientados a dar cobertura a estas nuevas necesidades y motivaciones emergentes. Y en las librerías comerciales, esta sección ya ocupa una parte significativa. De hecho, están aflorando "expertos" en el tema por todas partes. Hoy en día, todo el mundo conoce lo que es el coaching, aunque muy pocos saben exactamente para qué sirve.

Pero, ¿qué es la autoayuda? ¿Por qué suele tener una connotación tan negativa? En primer lugar, cabe señalar que la autoayuda es el concepto que se utiliza para etiquetar cualquier iniciativa psicológica, espiritual o esotérica alternativa a la terapia convencional y a la religión tradicional. Y eso, en sí mismo, ya es motivo para ganarse unos cuantos enemigos. Sobre todo porque puede robar parte de la clientela. Popularmente se suele ridiculizar por considerarse una "pseudociencia" llena de "charlatanes" y "vendedores de humo", sin títulos oficiales que acrediten su competencia y profesionalidad.

Más allá de la opinión que tengamos al respecto, la autoayuda es un movimiento psicológico cargado de buenas intenciones. Sin embargo, alberga una contradicción en sí misma. 'Autoayuda' quiere decir 'ayudarse a uno mismo'. Si bien los demás pueden escucharnos, apoyarnos y compartir con nosotros lo que han aprendido de sí mismos, nadie más puede resolver nuestros problemas y conflictos existenciales. Cada uno de nosotros está llamado a recorrer su propio camino.

NI DOGMAS NI GURÚS

"Ten mucho cuidado de aquellos que te vendan sus propias creencias, pues están obstaculizando tu propio descubrimiento de la vida" (Anthony de Mello)

Cuentan que un sabio explicaba siempre una parábola al finalizar cada clase, pero los alumnos no siempre la entendían. "Maestro", le dijo uno de ellos una tarde. "Tú nos cuentas los cuentos, pero no nos explicas su significado". "Pido perdón por eso", se disculpó el maestro. "Permíteme que para enmendar mi error te invite a comer un rico melocotón". "Gracias maestro", respondió el alumno. "Quisiera, para agasajarte, pelarte el melocotón yo mismo. ¿Me permites?" "Sí. ¡Muchas gracias!". "¿Te gustaría que, ya que tengo en mi mano el cuchillo, te lo corte en trozos para que te sea más cómodo?", le preguntó seguidamente el sabio. "Me encantaría, pero no quisiera abusar de tu hospitalidad, maestro". "No es un abuso si yo te lo ofrezco. Solo deseo complacerte. Permíteme también que te lo mastique antes de dártelo". Y el alumno, con cara de asco, gritó nervioso: "¡No, maestro! ¡No me gustaría que hicieras eso!". El sabio hizo una pausa y concluyó: "Si yo os explicara el sentido de cada cuento, sería como daros de comer una fruta masticada".

Desde un punto de vista emocional, nadie puede ayudarnos. Como mucho, los demás pueden acompañarnos en nuestro proceso. Pensar lo contrario es un acto de soberbia y de superioridad. Las personas que creen que ayudan suelen posicionarse por encima de los que reciben dicha ayuda. En cambio, las personas que ejercen temporalmente el rol de acompañantes procuran mantenerse al mismo nivel, posibilitando que el aprendizaje sea recíproco. En vez de dar consejos y recetas sobre la manera en la que otros deberían vivir sus vidas, es mucho más útil y eficiente hacer preguntas y compartir reflexiones que nos permitan crecer en comprensión.

VICTIMISMO Y PATERNALISMO

"La mayoría de personas que ansían la libertad no quieren renunciar a sus cadenas" (Khalil Gibran)

El triunfo de la autoayuda tiene mucho que ver con la pérdida progresiva de credibilidad que están padeciendo las instituciones religiosas. De hecho, algunos sociólogos afirman que la autoayuda está en camino de convertirse en la gran religión del siglo XXI. Lo cierto es que ambas comparten una serie de paralelismos, entre los que destaca el paternalismo. Esta similitud pone de manifiesto el victimismo imperante en nuestra sociedad. En general, queremos que alguien o algo resuelvan nuestros problemas y conflictos. Por eso solemos aferrarnos a personas o instituciones que nos ofrezcan consuelo y nos garanticen seguridad.

De entre las personas que buscan asesoramiento para mejorar cualquier ámbito de su vida -ya sea a través de libros, cursos o consultas privadas-, muchos buscan un parche con el que aliviar su malestar a corto plazo. Fruto de la desesperación, anhelan dar con una fórmula mágica que erradique definitivamente su sufrimiento. Muy pocos estamos dispuestos a cuestionarnos a nosotros mismos, asumiendo que somos cocreadores y corresponsables no solo de nuestro estado de ánimo, sino también de nuestras circunstancias actuales. Tanto es así, que en la jerga del crecimiento personal empieza a hablarse acerca de los "cursillistas". Es decir, individuos que empalman un curso tras otro, del mismo modo que devoran decenas de libros de autoayuda sin apenas dedicar tiempo para digerir, procesar y -lo más importante- poner en práctica dicha información.

Si verdaderamente estamos motivados para cultivar el arte de la felicidad, la acumulación de conocimiento puede llegar a ser un obstáculo. Más que eruditos, lo esencial es que aprendamos a ser sabios. Y la sabiduría podría definirse como la capacidad de obtener resultados de satisfacción de forma voluntaria, lo cual es una cuestión de compromiso y entrenamiento. Y es que sabe más acerca del perdón quien ha perdonado una vez a alguien, que quien ha leído libros y hecho cursos sobre "aprender a perdonar" y todavía no ha perdonado. Dado que hay tantas herramientas y tantos profesionales en el mercado, es necesario que desarrollemos nuestro propio criterio. A la hora de escoger un referente, es más importante la energía que nos transmite su presencia que los títulos que cuelgan de la pared de su despacho.

Aunque se suelan meter en el saco de la autoayuda, existen muchas corrientes de pensamiento que promueven una verdadera curación a medio plazo. El denominador común de todas ellas es el autoconocimiento, un proceso que nos permite descubrir cómo funcionamos y qué necesitamos para ser felices. De hecho, la comprensión y sabiduría ya se encuentran en nuestro interior. Tan solo hemos de eliminar las capas de condicionamiento que nos separan de ellas. Eso sí, el primer paso suele ser el más difícil, pues consiste en vencer el miedo a conocernos.

CUESTIÓN DE HUMILDAD

"No puedo enseñaros nada, solamente puedo ayudaros a buscar el conocimiento dentro de vosotros mismos, lo cual es mucho mejor que traspasaros mi poca sabiduría" (Sócrates)

Lo mejor que podemos hacer quienes nos dedicamos profesionalmente al crecimiento personal es actuar como espejos donde los demás puedan verse reflejados. Lo importante es el mensaje, no el mensajero. De ahí que parte de nuestro aprendizaje consista en preservar la humildad. Para lograrlo hemos de estar comprometidos con nuestro propio autoconocimiento, trascendiendo la necesidad emocional de "ser alguien" (relacionada con el ego) y la necesidad económica de "conseguir algo", vinculada con la ambición y la codicia. Así es como podemos disfrutar de nuestra profesión con una auténtica vocación de servicio.

La autocrítica no solo es signo de madurez, sino que es la base sobre la cual construir una sana y honesta ética profesional. Y esta es especialmente necesaria en un ámbito tan delicado como es el de la autoayuda. Lo que está en juego es nuestra capacidad para inspirarnos los unos a los otros para aprender a disfrutar más plenamente de este milagro que llamamos "vida".

Fuente: El Pais

miércoles, 7 de diciembre de 2011

3 Consejos para sobrevivir a los viajes de negocios

3 Consejos para sobrevivir los viajes de trabajo
Viajar para trabajar es muy cansador. La mayoría de las personas retornan a sus casas agotadas de las esperas, la falta de sueño, el exceso de comida y el trabajo. Intente estas tres cosas para que se sienta renovado durante un viaje de trabajo:

Duerma lo suficiente. Esto es lo más importante que puede hacer. Calcule cuánto podrá dormir cuando llegue a su destino y si no es lo suficiente, duerma en el avión. Use anteojeras y tapones para los oídos.

Comience el día ejercitándose. No necesita un ejercicio intenso. Con sólo 20-30 minutos mejorará su temperamento. Pero no sacrifique su sueño para hacer esto.

Evite el mini bar. No hay nada bueno ahí. Si le cuesta resistirlo, pídale al hotel que lo saqué del dormitorio antes de que usted haga el ingreso.

Este Tip of the Day fue adaptado de "The Six Keys to Surviving on the Road" por Tony Schwartz.