martes, 24 de enero de 2012

¿Qué competencias debe poseer todo directivo para encontrar empleo?


Las competencias directivas son comportamientos habituales y observables que posibilitan el éxito en el desempeño de la función directiva. Estos comportamientos pueden medirse, puesto que son observables, y pueden desarrollarse, porque se trata de hábitos.

No hay un directivo igual que otro. Algunas competencias son inherentes a determinados tipos de personalidad, pero otras hay que desarrollarlas de forma consciente. El conocimiento de las distintas personalidades y de la propia sirve para detectar los puntos fuertes y las áreas de mejora personal, pero también para liderar equipos de forma más eficaz.

El desarrollo de las competencias directivas precisa información, formación y entrenamiento. Claves para afrontar un mercado donde las ofertas para directivos escasean y en España vienen de la mano de los Headhunters, o de los portales para directivos como Experteer


¿Como hacerse visible?

A través de los logros conseguidos, identificamos nuestras competencias, entonces, ¿Cuales son las competencias que debe poseer todo directivo para encontrar empleo?

Conocimiento, experiencia, inteligencia emocional...

El término “inteligencia emocional” se refiere a la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, los sentimientos de los demás, motivarnos y manejar adecuadamente las relaciones que sostenemos con los demás y con nosotros mismos.
Salovey y Mayer definieron a la inteligencia emocional como la capacidad de controlar y regular los sentimientos de uno mismo y de los demás, y utilizarlos como guía del pensamiento y la acción.

Daniel Goleman, en su libro, La práctica de la Inteligencia Emocional, adaptó este modelo para comprender la forma en que estos talentos influyen en el mundo laboral, incluyendo las siguientes 5 habilidades emocionales y sociales básicas:
  1. Conciencia de sí mismo: Capacidad de saber lo que estamos sintiendo en un determinado momento y de utilizar nuestras preferencias para guiar la toma de decisiones basada en una evaluación realista de nuestras capacidades y en una sensación bien asentada de confianza en nosotros mismos.

  2. Autorregulación: Manejar nuestras emociones para que faciliten la tarea que estemos llevando a cabo y no interfieran con ella; ser conscientes y demorar la gratificación en nuestra búsqueda de objetivos; ser capaces de recuperarnos prontamente del estrés emocional.

  3. Motivación: Utilizar nuestras preferencias más profundas para encaminarnos hacia nuestros objetivos, ayudarnos a tomar iniciativas, ser más eficaces y preservar a pesar de los contratiempos y las frustraciones que se presenten.

  4. Empatía: Darse cuenta de lo que están sintiendo las personas, ser capaces de ponerse en su lugar y cultivar la relación y el ajuste con una amplia diversidad de personas.

  5. Habilidades sociales: Manejar bien las emociones en las relaciones, interpretando adecuadamente las situaciones y las redes sociales, interactuar fluidamente, utilizar estas habilidades para persuadir, dirigir, negociar y resolver disputas; cooperar y trabajar en equipo.
A continuación enumeramos las competencias que todo directivo debe poseer para encontrar empleo.

Evidentemente no se puede ser fuerte en todas pero lo importante es evaluar las que poseemos y las que necesitamos para poder conseguir el puesto que que deseamos.

Conocimiento personal
  1. Autoconciencia emocional: Es la conciencia y el reconocimiento de los propios sentimientos y el entender cómo afectan al propio comportamiento. La conciencia de los propios puntos fuertes y oportunidades de desarrollo.
Dominio personal
  1. Orientación al logro: Es buscar la mejora del desempeño propio y de los demás estableciendo unos objetivos medibles, que sean un reto y calculando el riesgo que conllevan.

  2. Adaptabilidad: Es cambiar el comportamiento para adaptarse mejor a las situaciones.

  3. Autocontrol emocional: Es la inhibición de las necesidades y los deseos personales en beneficio de las necesidades de la organización, de la familia o del grupo, regulando los impulsos y las emociones perturbadoras.

  4. Visión positiva: Es ver las circunstancias, a sí mismo y a los demás de forma positiva y llena de posibilidades.
Conocimiento de los demás
  1. Empatía: Es entender a los demás

  2. Comprensión de la organización: Es entender las redes de contactos y relaciones dentro de las organizaciones, y cómo se consigue que se hagan las cosas.
Habilidades sociales
  1. Gestión de conflictos: Es hacer aflorar el conflicto, reconocer los sentimientos y los puntos de vista de todas las partes y redirigir las energías hacia un ideal común.

  2. Desarrollo de otros: Es ayudar a los demás a desarrollarse.

  3. Influencia: Es convencer de forma persuasiva y atractiva a los demás

  4. Liderazgo inspirador: Es inspirar y mover a los demás a seguirle transmitiendo una visión convincente o compartida de la organización.

  5. Trabajo en equipo: Es estimular a los integrantes de un grupo para que trabajen juntos de forma efectiva.
Capacidades cognitivas
  1. Pensamiento sistemático: Es una serie de cosas o procesos como un conjunto de múltiples relaciones causales.

  2. Reconocimiento de pautas: Es identificar un patrón o pauta en una mezcla de datos desorganizados o aparentemente inconexos.


domingo, 22 de enero de 2012

¿Quieres analizar un problema? Aplica el método 5w´s y 1 h



Aplique el método de las 5w's y una H para analizar el problema.

Por: Calidad total
El método 5 W's y 1 H es una herramienta de análisis que apoya la identificación de los factores y condiciones que provocan problemas en los procesos de trabajo o la vida cotidiana. Las 5 w's vienen del inglés, y son Who, What, Where, When, Why (quién, qué, dónde, cuándo, por qué), ésta última (why, por qué), tantas veces como sea necesario (al menos 5 veces como sugería el Dr. Edwards Deming) y se incluye la H, "How" (cómo).

 
Cuando identificamos un problema y preguntamos varias veces ¿por qué?, las respuestas nos muestran una jerarquía vertical de problemas, en donde la primera respuesta es "el gran problema" a partir del cual se pueden identificar una serie de condiciones que lo crean, y que se relacionan entre sí. Esta serie de condiciones "problema" muestran un esquema más claro de lo que es el "verdadero problema".


WhoQuiénparticipa en el problemaPersonas de la organización, proveedores, clientes o visitantes que están presentes o forman parte de la situación a resolver.
WhatQuées el problemaDelimite las características del problema
  1. materiales
  2. humanas
  3. logísticas
  4. tecnológicas
  5. financieras
  6. Relación e impacto entre características
  7. Efectos ocasionados por el problema
When(Cuándoocurre el problema) Identifique el momento, horario o época del año en que ocurre el problema, así como el punto en el diagrama de flujo de actividades en que sucede.
Es importante identificar en el diagrama de flujo el punto en que ocurre el problema.
Where(Dóndeocurre el problema)Define "la zona del conflicto" ya sea por su ubicación física en las instalaciones de la organización, o el proceso de trabajo del que se trate.
WhyPor quéocurre el problema, cuál es la ruta
  1. Por qué ocurre el problema?
    Respuesta 1):
  2. Por qué ocurre el problema de la respuesta 1?
    Respuesta 2):
  3. Por qué ocurre el problema de la respuesta 2?
    Respuesta 3):
  4. Por qué ocurre el problema de la respuesta 3?
    Respuesta 4):
  5. Por qué ocurre el problema de la respuesta 4?
    Respuesta 5):

Impactos y relación entre las causas identificadas.


y


HowCómoocurre el problemaSecuencia de sucesos que desencadenan o forman el problema.

Las matrices de análisis son de gran ayuda para manejar gran cantidad de variables, sin perder el objetivo:


1er. Por qué2o. Por qué3er. Por qué4o. Por qué5o. Por qué
Who Quién
What Qué
When Cuándo
Where Dónde
How Cómo ocurre
How Cómo resolverlo

lunes, 16 de enero de 2012

Los Mitos que envuelven a los emprendedores


En España, la falta de población emprendedora dispuesta a lanzar propuestas innovadoras y competitivas al mercado se debe en gran parte, a nuestros miedos y complejos a fracasar.

Los mitos acerca del mundo laboral, la falta de información y un uso inadecuado de internet de todos sus recursos favorecen este descenso tan acusado, encontrándonos entre seis países menos emprendedores.

Cuando asesoro a personas paradas y les planteo la posibilidad de iniciar un negocio por su cuenta, normalmente encuentro respuestas de miedo y cautela, sólo considerando la posibilidad de trabajar para otros o para el estado. Y cuando les respondo por los motivos, suelen respaldarse en la crisis económica, la falta de preparación o la “convicción” de que sus negocios serán improductivos. 

Es curioso comprobar los mitos que envuelven al mundo empresarial, se suelen calificar a los emprendedores como “jugadores”, “solitarios” y “manipuladores”, mientras que la única forma de negocio se encuentra en alquilar un local y exponer al público tus productos.

¿Qué errores encontramos? Pues que no hace falta nacer emprendedor, ni tener una idea brillante, ni poseer un local físico. Sólo es necesario las ganas, ser proactivo (es decir, empezar por buscar tú las oportunidades en lugar de que ellas vengan a ti) y utilizar todos los recursos a tu alcance.

Para poner un ejemplo, unos amigos ingenieros decidieron unirse para desarrollar una máquina que mejorase la vida de aquellos que hayan sufrido un desprendimiento de retina (que uno de ellos había pasado previamente). Tras trabajo y muchas ganas desarrollaron el producto y hospital tras hospital, mostraban su producto para que los médicos lo ofreciesen a sus pacientes, a la vez que utilizan los recursos que les ofrece la red para aumentar las ventas, sin necesidad de invertir en un local físico.

Éste es uno de los muchos ejemplos que rompen con todas aquellas creencias en contra de los emprendedores: se hicieron a base de mucho esfuerzo, aprendieron cómo funcionaba el mundo empresarial paso a paso, y se mantuvieron en todo momento activos en contacto con los posibles clientes potenciales ¿el resultado? Una fuente de ingresos eficaz y productivo.

Debemos quitarnos las vendas del miedo y enfrentarnos a nuevos horizontes, ya que ésa es y será la llave de gran parte de la productividad y del crecimiento económico en estos momentos de crisis, además de suponer un importante estímulo psíquico para enfrentarnos a la difícil situación en la que nos encontramos. En definitiva: ¡sólo mejoraremos si actuamos como un ejemplo, animando a otras personas a emprender!



...Y si queréis comprobar por vosotros mismos los que es un grupo emprendedor, aquí os dejo su página web: http://apvisual.es/

Mónica Martínez

martes, 10 de enero de 2012

Los 4 ases en los negocios: Innovación, Creatividad positiva, internacionalización y emprendimiento

¿Nos queda otra opción?

Aparte de la formación continua y la inversión en I+D+i debemos agregar la C+ I + e no es una formula más es una necesidad .

En I+D estamos atrasados, en donde participamos lo hacemos bien, el error podría ser dejar que el talento se nos escape. Pero lo que si podemos hacer ya es innovar, desarrollar la creatividad + (hacer las cosas diferentes, mejor y que nos copien, que a partir de ese momento generemos norma),  la que da soluciones, la que presenta proyectos la que cuestiona de forma constructiva y actúa.

Evidentemente debemos montarnos en el carro de la internacionalización de productos de valor o los llamados productos democratizadores a través del diseño.

Y por último atrevernos a emprender, la cosa está difícil pero hay que dejar de llorar...

"Mientras unos lloran otros fabrican servilletas de papel"

Eres libre de elegir






Es evidente que estas fotos son una parodia de lo que es la creatividad, la innovación... , pero las cosas las tenemos que ver desde la optica del mercado, presentar propuestas de valor originales y claras, ejecutarlas impecablemente y desarrollar una cultura resiliente para empezar de nuevo una y otra vez y tantas veces como haga falta.

lunes, 2 de enero de 2012

Mitos y verdades del cerebro



No es cierto que usemos sólo el 10% ni que la música de Mozart haga más inteligentes a los bebés. Su funcionamiento, sin embargo, sí puede mejorar gracias a los videojuegos. Nos permite realizar complicados cálculos o tomar decisiones sin pensar y requiere menos energía que la bombilla de una nevera. Los neurólogos estadounidenses Sandra Aamodt y Sam Wang desentrañan en 50 curiosidades los secretos de los fascinantes 1.400 gramos de materia que se alojan en el cráneo de cada uno de nosotros.

Por: El Mundo-Megazine

MITOS

1. Beber no destruye neuronas. Beber en exceso durante muchos años da lugar a que se reduzca el tamaño del cerebro pero, por lo general, se trata de un fenómeno reversible. El vino tinto puede incluso proteger el cerebro, al reducir el riesgo de derrames cerebrales, siempre y cuando la dosis oscile entre dos vasos a la semana y hasta tres vasos al día como máximo.

2. Un golpe fuerte en la cabeza no cura la amnesia. Por mucho que el cine se haya empeñado en convencernos de lo contario. Tampoco se consigue con hipnosis ni con la visión de un objeto muy apreciado; en cuanto a la neurocirugía, es más probable que, en lugar de remediar la pérdida de memoria, la cause.

3. La mitad izquierda no es "racional". Esa región de la corteza cerebral es la que produce el lenguaje y resuelve los problemas, pero ello no quiere decir que sea la "mitad racional". La parte izquierda del cerebro necesita lógica y orden, hasta el punto de que, si algo no tiene sentido, lo habitual es que el cerebro invente una explicación verosímil.

4. El estado de ánimo de ellas no es más variable que el de ellos. Lo que ocurre es que tanto unos como otras tienden a recordar mejor los cambios del estado de ánimo de las mujeres, por lo que las personas a las que se les pide que recuerden el grado de variabilidad de su estado de ánimo o del de su pareja mencionan más cambios de humor en ellas.

5. El cerebro no es como un ordenador. Dado que se ha desarrollado a lo largo de millones de años a través de la selección natural, cuenta con sistemas que surgieron con un propósito determinado y que posteriormente se han adaptado para otro, incluso aunque no funcionen perfectamente. Por tanto, no es la obra de un ingeniero.

6. Los ciegos no oyen mejor. No gozan de unas condiciones mejores que las personas videntes para identificar los sonidos, aunque sí es cierto que tienen una mejor memoria, especialmente para el lenguaje. También son más diestros en la localización de sonidos débiles. Ambas habilidades pueden ayudarles a reconocer mejor todo aquello que les rodea.

7. Escuchar a Mozart no hace más listo a un bebé. Este mito surge de una investigación realizada entre estudiantes de enseñanza superior que detectó que esa actividad producía un efecto limitado, que duraba sólo media hora. Sin embargo, aprender a tocar un instrumento musical se asocia con un incremento de la capacidad para el razonamiento espacial.

8. Las vacunas no causan autismo. En varios países, suprimir el componente de las vacunas que se aseguraba que causaba autismo no ha tenido ningún efecto en los índices de diagnóstico del autismo. Por lo general, el autismo está causado más bien por la herencia de una multiplicidad de genes defectuosos.

9. Los pliegues exteriores no guardan relación con la inteligencia. Las circunvoluciones o relieves están más bien relacionadas con el tamaño del cerebro, porque gracias a esa disposición cabe más cerebro en un espacio más reducido. En los cerebros más grandes, la corteza contiene asimismo más materia blanca, las fibras de asociación que conectan regiones distantes del cerebro.

10. Es falso que sólo empleemos el 10%. En Estados Unidos, esta aseveración apareció por primera vez en los escritos de Dale Carneige, un autor de libros de autoayuda que no era científico. Carneige citó mal un pasaje del psicólogo William James, quien en realidad había afirmado que utilizamos apenas una fracción del potencial del cerebro.

El mito del 10% es la falsa creencia sobre el cerebro más extendida, pues apela a nuestro deseo de mejorar. Algunas encuestas han descubierto que esto es lo que piensa la mayoría de las personas de Estados Unidos y de Brasil. Hoy en día los científicos saben que la totalidad del cerebro es necesaria para su funcionamiento normal, tal como demuestran las consecuencias de los derrames o daños cerebrales. Incluso el daño limitado a una parte muy pequeña del cerebro puede detectarse por los síntomas neurológicos.

VERDADES

11. La fuerza de voluntad aumenta cuando logramos algo. Es como un músculo y puede entrenarse. Después de llevar a cabo una tarea que requiera autocontrol, las personas ya no acometen una segunda tarea con el mismo grado de esfuerzo, aun cuando una y otra tareas no tengan nada que ver. Esta reserva común de fuerza de voluntad se va fortaleciendo con la práctica. En consecuencia, la disciplina acrecienta la fuerza de voluntad.

12. El ejercicio físico favorece al cerebro en la vejez. Hace que el oxígeno y la glucosa sigan fluyendo cuando la persona envejece. Practicarlo de forma regular mejora el funcionamiento del cerebro en las personas mayores, que pueden sufrir problemas de planificación y de pensamiento abstracto porque la corteza frontal se reduce con la edad.

13. Es capaz de sintonizar sonidos. Resulta complicado utilizar el teléfono móvil en un lugar ruidoso. Taponarse el otro oído con un dedo no da resultado. En lugar de eso, tápese el micrófono del aparato para oír mejor. Este truco aprovecha la capacidad del cerebro para separar las señales que le llegan desde diferentes lugares.

14. Nos permite movernos por el espacio, como un navegador. Uno de los trabajos más arduos del cerebro es lo que consigue hacer sin que nos demos cuenta.

Es relativamente fácil hacer que un ordenador aplique reglas lógicas y efectúe operaciones matemáticas, pero resulta difícil que evalúe una imagen visual y se desplace con facilidad por el espacio, como hacemos los humanos automáticamente. Por ejemplo, el cerebro humano puede distinguir objetos visualmente e identificar voces en una fiesta, tareas que son todo un reto para un ordenador.

15. Reaccionamos antes de pensar. A menudo nos damos cuenta de nuestra respuesta a un acontecimiento sólo cuando ya hemos comenzado a reaccionar. Por ejemplo, si se pide a un grupo de personas normales que reaccionen a un estímulo visual, éstas suelen indicar haber adquirido conciencia del estímulo medio segundo después de comenzar a reaccionar. De esta manera, la conciencia actúa como una especie de intérprete que proporciona información retrospectiva sobre nuestras acciones.

16. Toma atajos y se equivoca. El cerebro suele buscar rápidamente una respuesta adecuada, en lugar de emplear más tiempo para dar con la respuesta perfecta. Esto significa que toma atajos y da muchas cosas por sentadas.

Responda al siguiente problema lo más rápidamente que pueda, sin hacer las operaciones matemáticas: una raqueta y una pelota cuestan 1,10 euros. La raqueta cuesta un euro más que la pelota. ¿Cuánto cuesta la pelota? Es posible que haya dicho 0,10 euros, pero la respuesta correcta es 0,5 euros.

17. Los testigos presenciales no son fiables. El cerebro se desembaraza de la mayor parte de la información que le llega del exterior una vez que ha comprobado que no reviste novedad.

Por esa razón los testigos presenciales son manifiestamente de escasa fiabilidad, en parte porque todos creemos que vemos y recordamos más detalles de los que realmente podemos ver y recordar.

18. No siempre interpretamos los hechos con lógica. Durante la mayor parte del tiempo, el cerebro interpreta aquello que presenciamos de acuerdo con unas reglas generales que son fáciles de aplicar, pero que no siempre guardan una lógica. Requiere muchísimo esfuerzo aplicar en todo un análisis pausado y meticuloso, que es apropiado para realizar cálculos matemáticos o resolver rompecabezas.

19. El futuro nunca se ve de modo realista. Cuando pensamos en cómo será nuestra situación en el futuro, nuestros cerebros se imaginan detalles poco realistas y dejan fuera otros que pueden ser importantes. En consecuencia, nos inclinamos por igual a pasar por alto tanto dificultades como oportunidades cuando planificamos nuestras vidas.

20. Sólo consume el equivalente a dos plátanos. Todo el consumo de energía puede medirse con la misma unidad de potencia: el vatio. El cerebro sólo emplea 12 vatios, menos que la bombilla de su nevera, pero puede hacer mucho más. Cada día el cerebro utiliza la cantidad de energía que contienen dos plátanos grandes. No es mucha potencia, pero es una gran proporción del presupuesto energético de todo el cuerpo, que es de unos 70 vatios.

21. Dispone de una especie de reloj. Cuando realizamos vuelos de larga distancia hacia el este o el oeste, este reloj tarda algún tiempo en ponerse en hora. Permanecer despierto no pone en hora el reloj, pero la luz sí cambia su hora. La luz fija el reloj interno según la hora que el cerebro calcula. Por lo general, cuando es por la tarde en el lugar del destino de un viaje, la luz pone en hora el reloj cerebral de forma correcta, independientemente de que se haya viajado al este o al oeste. No obstante, no es bueno viajar demasiado.

Atravesar muchas zonas horarias más de dos veces al mes es peligroso para la salud, pues puede ocasionar daño cerebral y problemas de memoria, probablemente debido a las hormonas del estrés.

22. Cada vez que recordamos algo, borramos y rescribimos el recuerdo. Ello que permite que, al final, recordemos cosas que en realidad no han ocurrido jamás. Eso explica por qué es frecuente que diferentes personas recuerden los mismos hechos de manera diferente.

23. La tensión crónica hace perder la memoria. Una excitación emocional incrementa la acumulación de detalles importantes en la memoria de largo plazo. La tensión nerviosa activa la secreción de unas hormonas que actúan sobre el hipocampo y la amígdala para reforzar la memoria. La tensión crónica, por el contrario, puede dañar el hipocampo y dar lugar a pérdidas permanentes de memoria.

24. No distingue el sabor del azúcar. A los ratones de laboratorio la Coca Cola Light no les sabe dulce. El ingrediente que la endulza (el aspartamo) actúa al reaccionar con las papilas gustativas de la lengua sensibles al dulzor, mensaje que recibe el cerebro. Pero las papilas de los ratones reaccionan sólo al azúcar y a la sacarina, pero no al aspartamo.

25. El picante no da calor aunque haga sudar. El receptor gustativo que identifica la capsicina, el compuesto químico que hace que la comida sepa picante, detecta también las temperaturas elevadas. Ésta es la razón por la que los alimentos fuertemente especiados hacen sudar. Las terminaciones nerviosas sensibles a la capsicina están repartidas por todo el cuerpo, como cualquiera puede comprobar simplemente tocándose los ojos con los dedos después de haber picado unas guindillas.

26. Estornudar tras un orgasmo es un "fallo" cerebral. A muchos hombres les sucede de forma frecuente. La razón es que las ramificaciones cerebrales son una maraña intrincadísima que puede llevar a que extraños cruces de cables produzcan movimientos reflejos diferentes. Otro efecto producido por lo mismo: una de cada cuatro personas estornuda cuando mira una luz resplandeciente como, por ejemplo, el Sol.

27. Nadie puede hacerse cosquillas a sí mismo. La razón es que el cerebro propio predice lo que cada cual va a sentir en respuesta a sus propias acciones. Se puede aprovechar esta facultad del cerebro para defenderse de que le hagan cosquillas a uno: basta con poner una mano encima de la mano de la otra persona mientras las hace.

28. Los bebés desconectan las conexiones neuronales que no utilizan. En general, desechan las que no se usan lo suficiente durante los dos primeros años de vida. Si el cerebro fuera un rosal, las experiencias de mundo exterior serían la técnica que se utilizaría para podar, no el fertilizante.

29. Quien sufre abusos durante la infancia es más vulnerable al estrés. Se ha descubierto en experimentos con ratas (lo que podría trasladarse a los humanos) que una buena crianza las hace de adultas menos vulnerables al estrés al reducirse la intensidad de las respuestas de su sistema de hormonas del estrés. Una mala crianza aumenta el riesgo de depresión, ansiedad, obesidad, diabetes, hipertensión y dolencias cardiacas.

30. Sí se aprende mejor un idioma en la niñez. Los niños pequeños reconocen los sonidos de todos los idiomas pero, a partir de los 2 años de edad, sus cerebros empiezan a encontrar dificultades para diferenciar sonidos que no son habituales en su lengua materna.

31. Los adolescentes están "equipados" para comportarse bien. Durante la adolescencia, se aprecia en los individuos una mejora en la planificación y organización del comportamiento, en la inhibición de las reacciones, en la capacidad de atención, en la memoria y en el autocontrol emocional. Probablemente es debido a que las conexiones en la corteza cerebral prefrontal, que son importantes en la regulación del comportamiento, se siguen desarrollando hasta los 20 años de edad.

32. Su envejecimiento nos hace más felices. A medida que las personas envejecen se aprecia una mejora en la superación de los pensamientos negativos y en el control de las emociones. Esto puede explicar por qué las personas mayores tienden a ser más felices que las jóvenes.

33. Los videojuegos mejorar el funcionamiento cerebral. Estudiantes de Enseñanza Superior que juegan regularmente a este tipo de juegos son capaces de registrar más objetos en un estímulo visual breve que los que no juegan. Además, los que juegan reelaboran la información más rápidamente, reconocen más objetos de un golpe y pueden cambiar de tarea con mayor facilidad.

34. No memoriza el temario del examen de una sentada. El cerebro retiene información durante más tiempo si se hacen descansos entre sucesivas tandas de estudio. Dos sesiones separadas de estudio pueden facilitar que se asimile el doble de conocimientos que una única sesión de la misma duración total.

35. Sí se renuevan las neuronas en la edad adulta. Nacen en el bulbo olfativo, que procesa los olores, y en el hipocampo, que es importante para la memoria. El ejercicio o el aprendizaje mejoran la supervivencia de estas neuronas.

36. Elegir no es su fuerte. Las personas tienden a sentirse más satisfechas con las decisiones que toman cuando tienen que elegir entre pocas alternativas que cuando tienen muchas opciones. Tener que hacer muchas comparaciones puede reducir la sensación de satisfacción porque lleva a lamentar no haber elegido las alternativas que hemos despreciado.

37. La depresión moderada se cura sin pastillas. Al terminar el día, pueden ponerse por escrito tres cosas buenas que hayan ocurrido y una breve exposición de las circunstancias que han propiciado cada una de ellas. Este ejercicio aumenta la sensación de felicidad y aminora los síntomas de depresión moderada en un plazo de unas pocas semanas.

38. El amor es una droga. Las regiones del cerebro que causan las drogadicciones también reaccionan a estímulos positivos naturales como el amor. Estas regiones ayudan a los animales a establecer vínculos con sus iguales –lo que puede explicar las razones de su existencia–, a pesar de los daños colaterales que causa una adicción.

39. Los orgasmos nos hacen ser más confiados. La oxitocina, una hormona que se libera durante el orgasmo, hace que aumente la confianza entre las personas en las relaciones sociales. Personas a las que se les suministró oxitocina pulverizada por vía nasal presentaron dos veces más probabilidades de entregar dinero a otra persona que las que no recibieron el tratamiento, lo que da a entender que la experimentación de orgasmos puede influir en la toma de decisiones.

40. Los hermanos pequeños tienen más probabilidades de ser homosexuales. De hecho, tener un hermano mayor es el factor conocido que puede predecir mejor la homosexualidad. La presencia de un feto masculino puede hacer que las mujeres embarazadas produzcan anticuerpos contra algunas moléculas que determinan la orientación sexual. En embarazos posteriores el anticuerpo podría inhibir esta molécula.

41. El cerebro de las mujeres las traiciona en matemáticas. En muchos países existe el tópico de que las chicas no son muy buenas en matemáticas. Las niñas tienen peor rendimiento en los exámenes si antes de hacerlo les piden que indiquen su género. Sin embargo, obtienen un mejor resultado si antes del examen escuchan una conferencia sobre matemáticas famosas o si les recuerdan que son buenas estudiantes.

42. Los hombres y las mujeres se orientan el espacio de diferente manera. Las mujeres dependen más de puntos de referencia para navegar, y muchas suelen dar indicaciones del tipo de "gira a la izquierda en la fuente y busca la casa roja".

En cambio, los hombres identifican la dirección correcta a partir de un mapa mental del espacio: "Siga hacia el este un kilómetro y luego gire en dirección norte". Sin embargo, las mujeres recuerdan el lugar de los objetos más fácilmente que los hombres.

43. Somos cada vez más inteligentes. Las puntuaciones medias en las pruebas de inteligencia han aumentado entre tres y ocho puntos por década en el siglo XX en muchos países industrializados. El hecho no se debe a la evolución sino a la mejora de las condiciones de vida de los niños económicamente más desfavorecidos.

44. Ciertos circuitos cerebrales se han especializado en la imitación. Tales circuitos pueden ser importantes para los sentimientos de identificación o empatía. Las llamadas «neuronas especulares» se activan cuando el animal realiza una acción como, por ejemplo, asir firmemente su comida, o cuando ve a otro animal realizar esa misma acción.

45. Ciertos daños de los derrames cerebrales pueden evitarse. Entre los síntomas de un derrame cerebral figuran la imposibilidad repentina de mover una extremidad, o de hablar, o también el entumecimiento de una parte considerable del cuerpo. El tratamiento del derrame cerebral puede evitar daños a largo plazo, pero sólo si el paciente acude a un hospital en un plazo de muy pocas horas.

46. Los espejismos no son una leyenda. Pueden producirse visiones como consecuencia de un trastorno en el funcionamiento del cerebro. Los montañeros informan a veces de haber visto a su lado compañeros a los que no conocen, de haber observado una luz emitida por ellos mismos o por otros o de haber sentido miedo de manera repentina, todo lo cual puede derivar de privación o insuficiencia de oxígeno en los lóbulos temporal y parietal de la corteza cerebral.

47. Muchos "poseídos" eran ,en realidad, enfermos cerebrales. En tiempos se practicaban exorcismos a personas cuyo comportamiento resultaba extraño e inexplicable. En la actualidad se sabe que muchas de esas personas habían padecido enfermedades neurológicas como, por ejemplo, epilepsia o esquizofrenia.

48. Después de la amputación de una extremidad, los pacientes pueden sentir la presencia de una "extremidad fantasma". La razón es que el cerebro tiene registrado un mapa del cuerpo y tarda un tiempo en asimilar que desaparezca la representación de la extremidad perdida.

49. El dolor reside en el cerebro y puede controlarse. La actividad cerebral determina totalmente la sensación de dolor y su intensidad. Los científicos están intentando emplear imágenes del cerebro y técnicas de retroalimentación para enseñar a las personas a activar por su propia cuenta las zonas del cerebro que controlan el dolor.

En un experimento se logró que el cerebro de un experto en meditación inhibiera su respuesta al pinchazo de una aguja en la mejilla. Este método podría emplearse para que los enfermos de dolor crónico redujeran la sensación de malestar activando voluntariamente el efecto placebo.

50. La ciencia trabaja en conseguir que los paralíticos muevan sus extremidades. Los investigadores están trabajando en el diseño de prótesis de brazos para ayudar a pacientes que sufren parálisis prácticamente totales. Mediante una monitorización de la actividad del cerebro, los investigadores pueden deducir cuál es el movimiento que pretenden reproducir y utilizar esa información para guiar un brazo artificial

Por: Sara AAmodt es editora de la revista "Nature Neuroscience". Sam Wang es neurólogo y profesor en la Universidad Princeton. Juntos han escrito 'Entra en tu cerebro' (Ediciones B).