lunes, 29 de abril de 2013

4 técnicas para generar ideas en tu negocio


Es tiempo de que se te "prenda el foco" y reflexiones acerca de tu próxima gran idea que impulsará a tu compañía.

Es el momento perfecto de que te sientes a reflexionar cuál será la próxima gran y revolucionaria idea que impulse el crecimiento de tu negocio.

Por Gwen Moran

¿Aún no sabes de qué se trata? El experto y consultor en innovación Thomas Koulopoulos dice que no estás solo. Los emprendedores tienden a enamorarse de sus ideas de negocio originales o de su propia visión, lo que impide el crecimiento de su negocio, afirma. Para impulsar los momentos de que se te “prenda el foco”, te damos algunas técnicas para generar ideas:

Abraza el miedo

Pregúntate a ti mismo, ¿qué te asusta? Después, explora ese rincón oscuro.  ¿Qué pasaría si revisaras tu producto y lo reintrodujeras al mercado?, ¿Qué características tendría?, ¿Dónde invertirías tu dinero si reemplazaras tu actividad actual por otra? Si algo está funcionando para ti, ¿hay manera de que lo hagas mejor?

En cuanto a tu competencia, en lugar de estudiar qué es lo que están haciendo, contempla a qué le temen ellos. No dejes que el miedo te impida explorar nuevas ideas.

Aprieta el gatillo

Genera nuevas ideas con un ejercicio que Koulopoulos propone. Primero, define cuál es tu problema o tu reto. Por ejemplo, imaginemos que quieres crear un nuevo producto que compita en el mercado de las barras proteínicas. Después, reúne artículos que no tengan relación alguna con el problema como una engrapadora, una taza de café, un tapete de yoga y un lápiz. “Los pones en una mesa y luego los relacionas con el problema”, indica el experto. “Lo que ocurre es que la gente empieza a pensar en formas muy poco convencionales”. Tal vez tus barras proteínicas podrían ser formuladas con ingredientes herbales para la energía (esta idea surgió a partir de la taza de café) o para la relajación (por el tapete de yoga). Las ideas no tienen que tener sentido al principio. La meta es encontrar maneras de conectarlas con el producto. 

Crea tu matrix

Reúne a tu equipo y crea una matrix inmensa (a la que él llama “matrix morfológica”) con todas las formas posibles en las que puedes resolver un problema o aprovechar una oportunidad. Cuando este ejercicio se hace en grupos, Koulopoulos dice que motiva a que todos piensen cómo atacar cada elemento del problema. Después, recombina esos elementos en formas únicas y diferentes. En Estados Unidos, hace poco Burger King sacó el sundae bacon (con tocino), “es un buen ejemplo de cómo puedes tomar los recursos existentes en una empresa y recombinarlos para crear algo nuevo que está haciendo que la gente hable de él”, añade.

Tómate un tiempo libre

Haz una pausa y tómate un descanso alejado de tu negocio, aunque sea una escapada de fin de semana o un día libre. Descansa y recarga tus energías y tu mente para motivar la creatividad y evitar el desgaste, el cual es el mayor enemigo de las grandes ideas.

viernes, 26 de abril de 2013

Cómo eliminar el miedo a la competencia


Una de las mayores preocupaciones como profesional o emprendedora es siempre la competencia. De hecho, es una de las primeras cosas que se tienen en cuenta: analizar la competencia. Es algo inteligente y hasta imprescindible, desde luego; pero también puede ser perjudicial porque incrementa mucho tu inseguridad, sobre todo si aún no estás bien establecida. Lo primero que piensas es, “Pero como van a encontrarme a mi si hay miles de... (coaches, abogadas, médicos, lo que sea)”. Y te entra una angustia que prácticamente hace que quieras abandonar. Otra opción es pensar que no estás a la altura, que nunca vas a poder llegar tan alto como… y te comparas con gente que lleva ya años en la industria.


Esto nos pasa a todos, especialmente al comienzo de algo nuevo. Analizar la competencia es algo que como negocio tienes que hacer (y como profesional también), pero no para compararte sino para ver lo que hay, lo que funciona, lo que te gusta y lo que no. ¿Qué puedes hacer entonces para no agobiarte o paralizarte por el miedo a la competencia?

1. Tener muy claro tu modelo de negocio, qué quieres ofrecer y a quién. O, si eres profesional, tener muy claro qué quieres profesionalmente. Para eso, tienes que sentarte a pensar en lo que tú quieres, no en lo que está haciendo la competencia que yo tengo que copiar. NO. Puedes analizar la competencia para coger ideas y ver lo que te gusta pero no para copiar. Primero porque es algo desleal e ilegal y, segundo, porque serías una vulgar copia. Aplica lo que te guste a tu negocio de forma personalizada y piensa en qué es lo que de verdad te gustaría hacer a ti, aunque sea diferente de lo que hace la mayoría….

2. Se tu misma. Hay una cosa que te diferencia del resto del mundo, tu misma. Por mucho que haya miles de profesionales con tu especialidad, ninguno son tú, con tu estilo, tu personalidad; y solo eso ya atraerá a muchas personas. Lo único que tienes que hacer es mostrarte cómo eres. Esto es lo que te decían tus padres y lo que dicen en las películas pero es verdad. No finjas algo que no eres porque no va a funcionar. Se natural, se tú. Que te encanta hacer bromas, hazlas con tus clientes, que te encanta bailar, aplícalo a tu negocio, que dices tacos más que hablas. Sé tú, esa es la mejor manera de separarte de la competencia: tus experiencias, por lo que has pasado, tu sentido o no del humor, tu forma de escribir, tu optimismo o dureza….

3. Deja de querer gustarle a todo el mundo. Lo entiendo perfectamente y, además, es característica propia de las mujeres, queremos caerle bien a todo el mundo, queremos que a todo el mundo le guste como somos, lo que vendemos, cómo escribimos y los colores de nuestra web. El hecho es que eso no va a a pasar. Por muy maravillosa, elegante e inteligente que seas y por increíble que sea lo que vendes, siempre habrá gente a quien no le gustes. Punto.

Lo mejor de todo esto es que no pasa nada, es ley de vida. Aunque te pique un poco no te tienes que obsesionar, porque empezarás a ser quien no eres solo para gustar y eso no te lleva a ninguna parte, te diluyes entre la multitud. Volvemos al punto anterior, se tu misma, eso te hará diferenciarte y sí, probablemente tendrás más críticas, pero también tendrás muchas personas encantadas con lo que haces porque solo tú lo haces así. ¿Qué te llegan críticas? Aplica lo que corresponda, mejora tu servicio y no te enganches en discusiones inútiles.

Fuente: Degerencia

lunes, 22 de abril de 2013

6 excusas que están arruinando su negocio (y cómo erradicarlas)


¿Es usted del que pone excusas y excusas para justificar lo que está haciendo o no está haciendo en su negocio? Pues sepa que escudándose en las excusas está muy probablemente arruinando en su negocio.

En el mundo empresarial las excusas son auténtico “veneno”. Pero, ¿cómo podemos identificar las más tóxicas y al mismo tiempo librarnos para siempre de ellas?

Por: Erika Napoletano

1. “No tengo tiempo”

Si no es capaz de encontrar tiempo para su negocio, es muy probable que éste no le importe
.
Cómo erradicarla: identifique primero lo que es realmente importante en su negocio y, si usted no puede hacerlo todo, busque a alguien que le ayude en la tarea.

2. “No puedo trabajar en mi negocio porque estoy demasiado ocupado con mis clientes”

Si dice eso es porque no se contempla a sí mismo como su propio cliente.

Cómo erradicarla: conviértase a sí mismo en su primer cliente todos los días. O en el último. No importa en realidad el orden. Lo importante es que en su agenda diaria haya siempre un hueco para trabajar en su negocio. Además, dedicar ese tiempo es lo que mejor que puede hacer por sus clientes.

3. “Es demasiado caro”

Si pone el dinero como excusa para no hacer cosas, es que quizás no es demasiado creativo.

Cómo erradicarla: si rebusca, es muy probable que encuentre opciones más “baratas” para sacar adelante sus proyectos. Échele imaginación, pague a plazos, abra una libreta de ahorros o infórmese sobre posibles subvenciones. La última opción es quedarse cruzado de brazos.

4. “No sé por dónde empezar”

Lamentablemente en el mundo de los negocios no existe un “Google Maps” que nos diga por dónde debemos empezar nuestra ruta. Pero, ¿cree realmente que esta excusa es razonable?

Cómo erradicarla: si no sabe por dónde empezar, empápese de lo que están haciendo otros, rastree información, haga cursos y pida ayuda. Tarde o temprano, encontrará la “brújula” que le muestre el camino a seguir.

5. “No es suficientemente bueno”

Tampoco fueron suficientemente buenos los 1.600 primeros intentos de Edison a la hora de crear filamentos para sus famosas bombillas. Pero si no se arriesga a hacer algo que puede en principio no sea lo suficientemente bueno, no logrará nunca dar con algo verdaderamente genial.

Cómo erradicarla: si tiene una idea, agárrese a ella. Si intenta pone en práctica una idea, pueden pasar dos cosas: que triunfe o que fracase y obtenga al mismo tiempo el conocimiento necesario para poner en marcha otra idea. Para triunfar, antes hay que experimentar.

6. “No soy suficientemente bueno”

Si de su boca salen palabras como éstas, es que probablemente no es suficientemente bueno.

Cómo erradicarla: sólo usted puede cambiar la percepción que tiene de sí mismo. Pero puede hacerlo rodeándose de las personas adecuadas y dejando de lado de una vez por todas a las personas “tóxicas”.

viernes, 19 de abril de 2013

Cómo manejar los desafíos de una empresa familiar


Cuando hablamos de empresa familiar, estamos hablando de cosas peculiares que sin duda no lo tienen las empresas constituidas con socios personas con las que no tenemos vinculación sanguinea alguna. Por ejemplo las empresas familiares pueden presentar algunos desafíos únicos empresariales incluida la delegación indebida de funciones, roles definidos y responsabilidades familiares y las relaciones que se tensan en emociones y puede causar malas decisiones de negocios. Si usted está en un negocio con sus familiares, siga estos consejos para que su empresa familiar prospere.

1. Anotar las fortalezas de cada miembro de la familia.  Establezca límites y tenga claramente definidos los roles, las responsabilidades y la autoridad, esto puede determinar si una empresa familiar tendrá éxito o no. En un negocio de la familia, el orden es incluso más importante que en cualquier otro tipo de negocio, ya que tiene dos cosas que se tensan constantemente.

2. Mantenga asuntos personales fuera de la empresa. Los familiares suelen tener una idea de la personalidad del otro y el proceso de pensamiento que no ocurriría con los socios comerciales, por lo que cruzar la línea profesional del terreno personal es fácil. Por ejemplo usted dice cosas a sus padres que no le diría a nadie. Deje sus emociones en la puerta y recuerde que los miembros de la familia son sus compañeros de trabajo cuando se está en la oficina.

3. Sea comprensivo de la brecha generacional. Las diferencias generacionales pueden crear algunos problemas, pero la sabiduría de los   padres llevan a la empresa y dice que las viejas y nuevas formas de hacer las cosas crean un equilibrio que los clientes encuentran atractivo.

4. Independiente de personal profesional a tiempo. Aunque idealmente actuando como una familia en su casa y profesionales en el trabajo, la mayoría de las empresas familiares operan en ambos niveles en todo momento. Se recomienda establecer límites de tiempo en las discusiones de negocios en la mesa para que todos los involucrados tengan un descanso de sus respectivos trabajos.

Fuente: Mundonegocios

miércoles, 17 de abril de 2013

Una vida plena o resignada… ¿Cómo es la tuya? 4 Claves para despertar tu entusiasmo


De alguna manera, lo sabemos.

Lo reconocemos.

En lo profundo de nuestro ser, de nuestro sentir, hay una verdad que a veces no sabemos cómo escuchar, mucho menos cómo vivir.

Por: Leo Alcalá

Y en palabras más, palabras menos, esta es la esencia:

La vida es para vivirla a plenitud…

Desde quienes somos realmente. En total autenticidad y libertad. Libertad para ser y hacer lo nos nace del alma ser y hacer.

Esta sensación —la de un saber que sin palabras nos recuerda que la vida es para otra cosa que no es preocuparnos por pagar las cuentas ni mantener el status quo ni quedarnos atrapados en el succionador remolino de la cotidianidad— surge como un llamado.

Un llamado del alma, de quienes somos realmente, que está buscando expresarse, revelarse y experimentarse.

¿Lo sientes? ¿Sientes ese llamado?

¿Intuyes que tiene que haber otra manera de vivir?

¿Una que no sea la de la permanente carrera por alcanzar lo que creemos que en un futuro nos hará feliz?

¿Una que no sea la de tolerar y mantener por costumbre una vida que ya no es reflejo de lo que realmente queremos?

La hay.

Es posible.

Es posible salirnos del succionador remolino y de la permanente carrera.

Es posible hacer de nuestra vida un juego de expresión, expansión y disfrute de quienes somos, en vez de una lucha por sobrevivir.

Pero para eso, necesitamos desaprender. Y aprender nuevas maneras de ser.

Necesitamos desaprender cómo le entregamos poder al afuera para determinar nuestras vidas.

Desaprender cómo nos aferramos a la ilusión y la necesidad de controlar y predeterminar lo que será.

Desaprender a darle poder a nuestra mente y nuestros pensamientos por encima de quien realmente somos (una pista: tú no eres tus pensamientos más de lo que eres tu mano derecha).

Desaprender a desconfiar de la vida… y de nosotros mismos.

Y en ese soltar, en ese despertar de las hipnosis desde las que nos hemos restringido, frenado y limitado, reencontrarnos con nuestra esencia y libertad.

Reconectarnos con una manera diferente de vivir. De dejarnos ser. Y de disfrutarnos esta maravillosa aventura que es nuestra existencia.

Y desde ese soltar y redescubrir, aprender a vivir por resonancia… no por justificación.

Vivir según lo que te hace vibrar. Según lo que te entusiasma y enciende tu alma.

Dejando a un lado —o mejor dicho, atrás— las justificaciones que hemos usado para mantenernos fuera del camino que nuestra alma clama recorrer.

Vivir por resonancia requiere que:

Puedas conectar con lo que te entusiasma y lo que refleja lo que te hace vibrar.

Te abras al proceso de moverte y expandirte, dispuesto a pasar por la incertidumbre que eso pueda implicar.

Te atrevas a hacerte eco de tu llamado y tu entusiasmo en la acción.

Y vayas desmontando las hipnosis (las creencias, historias y justificaciones), que frenen tu camino, tu libertad y tu autenticidad.

Sobre esta manera de vivir, y sobre el proceso de hacerla tuya, quiero compartir mucho más. Hay distinciones, principios y anécdotas a contar.

Fuente: Inspirulina

lunes, 15 de abril de 2013

3 Consejos para encontrar el equilibrio entre trabajar poco y trabajar demasiado


La independencia del empresario no es un mito. Como fundador joven, se dará cuenta de que no hay tal cosa como una rutina de nueve a cinco, y la libertad que viene con esa flexibilidad puede terminar como un valor incalculable.

Pero, como cualquier trabajo, hay privilegios y sacrificios. Algunos empresarios libremente darán a su negocio todo el día. A veces hasta la exageración. Conozco a muchos empresarios que terminan el dia en 16 horas diarias en lugar de dar un paso atrás y volver a evaluar lo que funciona y lo que no.

Por otro lado, siempre es posible trabajar muy poco y salir de su negocio con un potencial sin explotar. Así que, ¿cuál es la mejor manera de lograr una armonía entre estos dos extremos?

He aquí tres consejos:

1. Dar prioridad.  Es mejor establecer metas razonables que se alinean con su propósito y pasiones. ¿Qué es lo que más le interesa? ¿Dónde está lo necesario para pasar su tiempo? ¿Y cuál es la mejor manera de lograr un equilibrio entre las dos?

2. Seguimiento de su progreso. Estar al frente de una empresa exitosa no se trata sólo de la filosofía, sin embargo. También se trata de tomar decisiones difíciles. Es por eso que es fundamental contar con sistemas de rendición de cuentas, como la medición de los números en una base diaria.

Hacer un seguimiento de las métricas diarias es clave para trazar y mantener el crecimiento de los beneficios, así como el tamaño de su empresa. Después de todo, es peligroso contratar a nuevos empleados sin saber si usted puede permitirse el lujo de contratar a más personal o las posiciones que usted necesita para contratar. Además, conociendo sus indicadores también le ayudará a trazar el rendimiento de sus empleados actuales, por lo que puede ser una manera más informada.

3. Pida ayuda.  Su primer y mejor recurso es su personal. El segundo es su dedicación y pasión. Pero hay otro recurso que permanece sin explotar a muchos empresarios: los empresarios del compañero.

Usted encontrará que otros emprendedores que pueden ofrecer una perspectiva y una visión de cómo hacer crecer su negocio de una manera inteligente, sostenible – sin poner una tensión en su vida personal.

Además, un buen entrenador le mantendrá a si mismo haciendo las preguntas correctas, mantenga sus prioridades en orden, y manténgase enfocado en los objetivos. Después de todo, al igual que existen innumerables tipos de pequeños negocios exitosos, hay maneras ilimitadas para crear un satisfactorio, exitoso balance vida-trabajo.

Fuente: mundonegocios

viernes, 12 de abril de 2013

2 secretos para aprovechar tu poder mental y multiplicar tu dinero


#1. Enlista todo lo que le agrega valor a tu vida: Enlistar todas las cosas que te hacen una persona prospera es un ejercicio que te ayudará a enfocar tu mente en la presencia de lo que deseas. Cuando usas tu mente enfocada en lo positivo en aquello que demuestra que la abundancia es tangible en tu vida, tu cerebro se prepara para atraer más de lo mismo.

Por: Sandra P. Coral D.

Por ello fíjate en las pequeñas y grandes cosas que hacen que tu vida se facilite más porque cuentas con muchas herramientas para ello. Comienza por tu cuerpo y agradece cada parte del mismo porque sin él no podrías llevar a cabo la difícil tarea de vivir, continua con tu cama, tu casa, tu cobija, tu familia, los alimentos que cada mañana te energizan para seguir con tus actividades y poco a poco ve analizando todo lo que le agrega valor a tu vida. Encontrarás que existen muchas cosas en las que ni habías reparado, y sin embargo esta lista te ayudará a sentirte más próspero, más abundante y te alejará del camino de la queja.

#2. Enfócate en abrir más canales de riqueza en tu vida: Enfocar tu mente con imágenes que te ayuden a sentirte por anticipado en el nivel de riqueza que deseas te representará un salto cuántico hacia ese nivel porque tu mente comenzará a encontrar opciones donde antes no había buscado, cuando te concentras en crear nuevas entradas la mente te presenta ideas que pueden llegar a convertirse en ideas millonarias, solo necesitas ser creativo y tener mucha constancia y perseverancia en tomar acciones para llegar hacia dónde quieres.

Atraer más riqueza a tu vida no es imposible, sólo es cuestión de estar abierto a nuevas posibilidades, de tomar riesgos y de ser contante porque todo tiene un trabajo y un proceso de realización y si eres de los que se desespera porque deseas multiplicar su dinero en un día, una semana o un mes y no está dispuesto a trabajar por más tiempo para lograr sus sueños entonces te aseguro que te llevaras una decepción con ello. No te apegues a los resultados, disfruta el usar tu mente como herramienta para abrir un puente con la riqueza pero no quieras acelerar las cosas porque todo llega a su debido tiempo.

lunes, 8 de abril de 2013

4 consejos para saber si debes abandonar tu idea de negocio


Estos tips te ayudarán a saber si debes perseverar con tu empresa o si es recomendable que la dejes ir y busques otra oportunidad.

Los grandes emprendedores suelen hablar de la persistencia, de cómo dejar atrás el miedo al ridículo y las dudas para alcanzar el éxito que nadie creía fuera posible. Sin embargo, los grandes líderes tienen otra habilidad que muchas veces se olvida: la sabiduría de abandonar las ideas que fracasan o que pierden su brillo. Como emprendedor, ¿cómo saber cuándo es el momento de dejar ir?

Por: Nadia Goodman


Tristemente, no existe ninguna fórmula para tomar esa decisión. Saber tomar esa decisión se trata de percibir cuándo tu esfuerzo ha sido productivo y cuándo no.

Para ayudarte a decidir si es momento o no de superarlo y seguir con otra cosa, te damos estos cuatro consejos:

1. Asegúrate de que aún lo amas. Si estás teniendo dudas, pregúntate a ti mismo si todavía sientes un impulso por crear ese producto; piensa si hablas constantemente de él, si te emociona usarlo y escribes acerca de tus ideas. Recuerda que el entusiasmo es el palpitar de tu compañía.

Usa a tu propio equipo como punto de referencia. Identifica si usan tu producto, hablan de él con sus amigos y si lo promueven en las redes sociales. Si tu equipo nota que tú ves el trabajo como un pendiente, entonces es momento de renunciar.

2. Date una fecha de expiración. El emprendedurismo siempre está acompañado de retos, por lo que debes asegurarte que no abandonas demasiado pronto. Se recomienda que establezcas una fecha límite (como de tres años, dependiendo del negocio) en la que definas si debes seguir con tu negocio o si de verdad no funciona.

Al mismo tiempo, establece fechas límite más cortas -algunas semanas o meses- para probar proyectos de corto plazo. Tus puntos de referencia te dirán cuándo necesitas hacer ajustes en tu implementación, mientras que la fecha de expiración te dirá cuándo tu concepto se define como fracaso.

3. Habla con mentores. Cuando estás considerando darte por vencido, explícale la situación a emprendedores exitosos que estén cerca de ti. La claridad la puedes encontrar en el mismo proceso de explicar tu situación y escuchar la reacción de los demás.

Admitir la duda podría parecer amenazador en un comienzo, pero es un miedo que debes superar.

4. Visualízate en cinco años. Si te estás debatiendo entre si debes abandonar una idea, observa a tus competidores, a aquellas compañías similares que ya han alcanzado el éxito.

viernes, 5 de abril de 2013

15 preguntas para evaluar una idea de negocio


Hay quien dice que si tienes una idea, tienes un tesoro. Lo cierto es que si tienes una idea, únicamente tienes eso, una idea, aunque ya es un buen comienzo. Decir que, analizar la viabilidad de una idea de negocio no suele ser una tarea sencilla, pues requiere de un estudio de mercado, un plan de negocio y algo no menos importante, que es la predisposición del propio emprendedor, ya que en ocasiones, muchas personas deciden emprender, cuando realmente no están dispuestas a ejecutar el sacrificio que a veces conlleva el ser tu propio jefe.

Antes de emprender un negocio, responde estas 15 preguntas:

Por A.Carlos González



1. ¿Mi grado de implicación en el negocio será del 100%?,¿Estaré dispuesto a sacrificar parte de mi vida personal?


2. Realmente...¿Tengo experiencia en la gestión de un negocio?,¿sabría hacerlo?


3.¿Conozco perfectamente mi producto o servicio, mi competencia, los precios de mi competencia, etc..?


4. ¿Mi idea es fácil de copiar y superar por nuevos emprendedores o empresas ya existentes?


5. ¿Podría convencer a un inversor en menos de 60 segundos para que invirtiera en mi proyecto?

6. ¿Sabría cómo crear un valor añadido a mi producto que no tenga mi competencia?


7. ¿Será fácil convencer a un cliente para que me compre a mí en lugar de su actual proveedor?


8. ¿El riesgo de endeudamiento es demasiado elevado?, ¿Estoy dispuesto a endeudarme?, ¿será fácil recuperar la inversión?, ¿tengo un plan B en caso de que no salga como esperaba?


9. ¿Dispongo de reserva de capital suficiente para hacer frente durante el inicio del negocio?


10. ¿Tengo un mercado objetivamente amplio o es reducido?, En caso de ser reducido, vuelta al punto 7, ¿Podría quitarle clientes a la competencia?


11. ¿Sabré cómo dar a conocer mi idea para llegar a un amplio número de potenciales clientes?


12. ¿Necesito un local para mi negocio en sus inicios?, ¿dispongo de local?, ¿podré pagar un local situado en la zona estratégica que necesito?, ¿puedo comenzar el negocio sin dinero?

13. ¿Soy un experto en mi sector o soy uno más de los muchos ya existentes?


14. ¿Realmente quiero emprender un negocio o lo hago por completa y absoluta necesidad?


15. Sincera y honestamente... ¿Tendré éxito con mi idea?.

Todas estas preguntas son importantísimas, ya que el no tener en cuenta cualquiera de ellas te puede llevar al fracaso. No obstante, me detengo en la número 15, pues aparentemente puede parecer una pregunta absurda, pero un alto porcentaje de emprendedores, cuando le preguntas una primera vez si creen que van a tener éxito con su idea, te dicen que sí. La segunda vez titubean y la tercera ya no lo saben.

Otros realmente no quieren la carga de un negocio propio, aunque no tienen más remedio por la situación actual. Eso no es del todo malo, pues cualquier persona puede aprender, siempre y cuando, volvemos a repetir, sienta pasión al menos en lo que va a iniciar.

Para que nadie se sienta deprimido al dudar con alguna de estas preguntas, es muy normal que surjan dudas, ya que de esas dudas obtendrás las respuestas a preguntas que no te habías llegado a hacer. Una vez tengas claras las respuestas a estas 15 preguntas, pasa al nivel superior: Análisis de mercado, plan de negocio, viabilidad de financiación, etc...

Fuente: Negocios1000

lunes, 1 de abril de 2013

10 Claves para identificar nuevas oportunidades de negocio


nuevas oportunidades
Si hay un aspecto que define al emprendedor, ya sea el valiente que está montando una startup o el que lanza nuevas líneas de negocio en una empresa consolidada, es su capacidad de identificar nuevas oportunidades de negocio y sobre todo, de ir más allá y ponerse a trabajar para aprovecharlas… pero ¿cómo hacerlo? ¿qué opciones hay?

¿Cómo podemos detectar ideas para nuevos negocios?

Como a menudo los clientes con los que trabajo me preguntan cómo pueden identificar ideas u oportunidades de negocio sobre las que construir ese modelo innovador que todos perseguimos, he decidido recopilar las principales fuentes de identificación de nuevas oportunidades que existen según mi experiencia:

Por: Javier Megias

1.ENCONTRAR CLIENTES INFRASERVIDOS (O SUPRASERVIDOS)

La base de la creación y aprovechamiento de un nicho de clientes es identificar un grupo de clientes cuyas necesidades sólo se encuentran parcialmente resueltas, es decir, que aunque pueden cubrir la base de su problema no están contentos con cómo se atienden sus necesidades concretas (derivadas habitualmente de que son una “tribu” o nicho, como por ejemplo los clientes eco-conscientes, los fans de las mascotas…etc). De forma similar existen clientes que consideran que la actual oferta del mercado es “excesiva” para lo que ellos necesitan, y serían más felices con una oferta más barata pero con mejores precios (como sucede con las aerolineas low cost)

2.BUSCAR INEFICIENCIAS EN EL MERCADO

Es decir, buscar aspectos en los mercados que pueden ser mejorados y permitan que los clientes aprovechen mejor sus productos o servicios. Esto supone por ejemplo incrementar la información de la que dispone el cliente para que tome mejores decisiones, hacer que sea más fácil obtener un producto o servicio mejorando su acceso, optimizar los procesos para que la relación sea más rápida…etc. Dicho de otra forma, arreglar algo en el mercado que pensamos que no funciona suficientemente bien (por ejemplo, los comparadores de precios de hoteles existen para facilitar un proceso ineficiente a sus clientes, la búsqueda del mejor precio entre cientos de opciones)

3.NUEVOS SEGMENTOS DEMOGRÁFICOS O DE MERCADO

Periódicamente aparecen nuevos segmentos de clientes, ya sea porque hay cambios en demografía (incremento de población mayor, nuevas clases sociales…etc.) o simplemente porque un segmento que no era representativo se convierte en importante (clases sin acceso a determinados productos que han visto mejorar mucho su situación económica en los últimos años)… y el reconocer su existencia y analizar sus necesidades concretas suele ser un buen punto de partida para nuevos negocios.

4.BUSCAR FRUSTRACIONES NO RESUELTAS

Este es posiblemente uno de los elementos más poderosos para identificar negocios viables, y no hablo sólo de “necesidades” sino de aspectos en el día a día que hagan que un cliente se sienta frustrado (lo que diferencia una necesidad de una frustración es su nivel de intensidad, cuanto mayor es más probable es que el cliente esté dispuesto a pagar). Suele ser el origen de productos de tipo “aspirina”, y  normalmente la mejor forma de identificar estas frustraciones es a través de la experiencia personal o la de alguien cercano que sufre dicha frustración.

5.NUEVAS TECNOLOGÍAS O PRODUCTOS

Uno de los elementos que más rápido transforma mercados es la aparición de una nueva tecnología… ya que si hacemos un buen análisis encontraremos decenas de oportunidades que pueden acompañar a la misma. Esto ha pasado con productos como el iPad (que ha llevado a nuevos usos educativos, de salud, de entretenimiento o profesional) o la tecnología GPS (que más allá de la navegación ha revolucionado por ejemplo el mundo del deporte).

6.NUEVAS LEGISLACIONES O POLÍTICAS

La aparición (o desaparición) de normativas, leyes o políticas suele ser el germen de gran cantidad de productos y servicios que o bien son “paliativos” y facilitan la adaptación a la ley o bien son productos vacuna que gracias a su contratación podemos evitar un dolor futuro. Requieren estar muy atento a la aparición de nuevas normativas y reaccionar muy rápido una vez éstas se lanzan. Los cientos de productos y servicios que han servido para adaptarse a las normativas de protección de datos de carácter personal o a los cambios de regulación en el campo de la energía fotovoltaica son buenos ejemplos.

7.CAMBIOS EN LAS ESTRUCTURAS DE COSTES

A veces, consecuencia de la producción a gran escala de un tipo de producto (como ha sucedido con los componentes de los teléfonos móviles) y el abaratamiento de los recursos necesarios o de la adopción de una nueva tecnología o aproximación tecnológica (por ejemplo el uso de aplicaciones “en la nube”), se producen situaciones que hacen viables productos o servicios que eran impensables hace tiempo o a los que sólo tenían acceso los segmentos más altos del mercado. Este tipo de oportunidades de nuevo negocio permiten transformar no-clientes en clientes.

8.POSIBILIDAD DE ELIMINAR BARRERAS TRADICIONALES

A menudo tenemos muchas ideas en la cabeza a las que no les dedicamos ni un segundo porque nuestra forma de entender el mundo o la forma en la que funcionan ahora las cosas las hacen inviables. Para poder evaluar de forma real y ver si esas barreras son un problema infranqueable o simplemente un desafío suele funcionar preguntarse cosas como “¿Si tuviera una varita mágica cómo resolvería este problema?” o “¿Qué reglas establecidas en el mercado o la industria son así ‘porque si’ y que nadie cuestiona?”.

9.VARIABLES COMPETITIVAS INCORRECTAS EN MERCADOS SATURADOS

A veces cuando estamos compitiendo en un mercado saturado (caracterizado por que al cliente sólo le preocupa el precio, no valora nuevas características y además la competencia cada vez es más intensa) la mejor idea es replantear si estamos “luchando” la batalla correcta. Por ejemplo, en el caso del mercado de la insulina hace años todos los laboratorios competían en el factor “% de pureza” cuando para el cliente el producto ya era suficientemente bueno, y por tanto sólo le preocupaba el precio. Entonces uno de los actores, Lilly, se planteó que lo importante ya no era la pureza sino la comodidad de aplicación, y para ello creó las plumas auto-inyectables que facilitaban enormemente el uso de la insulina.

10.COSAS QUE FUNCIONAN EN OTROS SITIOS

Por último, cuando alguien me dice que no tiene ideas de negocio siempre le recomiendo viajar… no sólo por el hecho de que abre la mente y te expone a nuevos entornos y personas, sino porque es habitual que descubras que algo que triunfa en otra ciudad/país/continente pueda funcionar en tu mercado, o lo contrario, algo que funciona en tu mercado pueda funcionar en otro país (como ha pasado con el auge de los churros en China)

Cada uno de estos puntos o estrategias te puede ayudar a identificar nuevas oportunidades sobre las que construir un modelo de negocio innovador… pero recuerda que lo que decidas es sólo una idea “candidata”, todavía tienes que validar las hipótesis en las que se basa tu idea, salir a la calle, hablar con clientes y ver si realmente es algo que vale la pena, porque:

No vendas lo que puedes construir. Construye lo que puedas vender

Fuente: Javiermegias