lunes, 30 de septiembre de 2013

8 hábitos para acelerar el crecimiento de tu negocio en Internet

negocio en internet
Cuando iniciamos un negocio en Internet es porque tenemos sueños y metas que deseamos lograr. En este sentido nuestros hábitos juegan un papel fundamental.
Hoy quiero darte unos consejos que me han servido personalmente. Deseo que te sirvan a ti también de guía y gran ayuda para lograr tus metas con tu negocio en Internet.
Si los sigues, experimentarás un avance y el crecimiento de tu negocio en internet en este año 2013.
Quiero que sepas que la mayoría de los empresarios y emprendedores de Internet abandonan su proyecto por no cambiar sus hábitos.
Te explico mejor.
Por: Mari carmen Pinto 
Es muy fácil caer en ciertos hábitos que simplemente destruirán tu éxito empresarial y personal durante tu carrera en Internet si no te percatas de ellos y si ademas los continuas haciendo en este año 2013.
Todos estamos expuestos a ellos y yo no he sido la excepción.
Es por eso que es muy importante que tomes la firme decisión de cambiar tus hábitos para finalmente empezar por el camino correcto.
Observa estos consejos que yo misma aplico para mi a diario:
  1. Mantente alejado de la sobrecarga de información. Evita la compra de cada nuevo e-book, curso, etc. que caiga en tus manos. Haz algo con la información que ya tienes y empieza a aplicarla.
  2. No corras detrás de objetos brillantes que te prometen hacerte millonario de la noche a la mañana.
  3. ¡Lánzate ya! No esperes tenerlo todo perfecto para iniciar.
  4. Toma acción masiva con lo que ya tienes y con lo que ya sabes. Todo el conocimiento que posees se quedará en el anonimato si no tomas medidas.
  5. No dejes de pensar y soñar despierto. Haz algo para seguir adelante con tu proyecto en Internet. Es preferible hacer algo mal y equivocarse que no hacer nada.
  6. No trates de hacer 10 cosas a la vez. Enfócate en un modelo de negocio, domínalo y expándete una vez que ese negocio funciona prácticamente en piloto automático.
  7. Define tu objetivo, crea un plan para avanzar hacia el y toma acción masiva. No dejes que nada te impida avanzar hacia tu meta.
  8. Se persistente. Te enfrentaras a problemas, dificultades y fracasos a través de tus andaduras en Internet. No hay duda en ello. Lo único que te protegerá de abandonar tu proyecto es tu naturaleza de ser persistente. Recuerda: ¡SOLAMENTE fracasas si abandonas!

Pero si te da pereza aplicar los pasos anteriores, estarás…
  1. Perdiendo tu tiempo en Internet.
  2. Arruinando tus posibilidades de tener un negocio rentable en Internet.
  3. Destruyendo tu vida familiar.
  4. Ahogándote en las deudas por comprar todo tipo de información que sale a la luz.
  5. Matando tu confianza y quemando tu autoestima diariamente.
  6. Desmotivándote a ti mismo con la convicción de que nada funciona para ti.
  7. Teniendo una mentalidad negativa porque seguirás trabajando, pero sin tener nada productivo que mostrar.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Cinco síntomas que te convierten en un mal jefe

“¿Un mal jefe? ¿Estás de broma? Por supuesto que no soy un mal jefe.” Lo entendemos. Es la reacción lógica. Sin embargo no hace falta ser un acosador, o hacer mobbing a tus trabajadores para que pueda considerarse que determinadas actitudes te convierten en un mal jefe o al menos, en uno muy mejorable.

Por: Rodolfo de Juana
El cuello de botella
Todo, desde la decisión de crear una tienda on-line hasta pedir nuevos cartuchos de tinta para la impresora, pasa por ti y no se lleva a cabo si no tiene tu aprobación. ¿El resultado? En tu empresa sólo se llevan a cabo el 10% de las cosas que deberían hacerse, porque el grueso de las mismas permanece en una larga bandeja de entrada, a la espera de tu aprobación.
Como hemos comentado en otras ocasiones, el no saber delegar y el micromanagement, pueden convertirse en tus dos grandes enemigos.
Para aprender a evitar los cuellos de botella hay que saber identificar esas tareas que realmente vamos a tener que gestionar y cuáles otras podemos dejar en manos de personas en las que confiamos.
El síndrome de María Antonieta
Te crees el mejor del mundo y como eres el jefe de la empresa, te mereces un trato que lo haga evidente. Cambias de coche cada dos años, llevas ropa cara y estás a la última en tecnología. Las mejores vacaciones son las tuyas y por supuesto, siempre comes fuera, en los mejores restaurantes. Todo, a cuenta de la empresa.
Mientras tus empleados siguen trabajando con Windows 98, no han visto aumentado su salario desde la época de Aznar y no han oído hablar de lo que es un bonus o un incentivo por el trabajo bien hecho. Puede que pienses que es lo normal, después de todo no te has pasado al Ferrari. Los trabajadores lo tienen que entender, tú tienes tus necesidades.
Pero mientas te estás dando la gran vida, puede que muchos de ellos, probablemente los mejores, estén dando los últimos retoques a su curriculum para cambiar de empresa. Si quieres retenerlo, empieza por el tema de salarios, beneficios sociales y mejorar la conciliación dentro de la organización.
El dueño ausente
Nunca te han interesado realmente los negocios. Pero pensaste que podía ser divertido tener tu propio bar/restaurante o tienda de ropa y ver cómo van las cosas. Como la parte aburrida te aburría, pusiste a otra persona al cargo para que gestionase todo. Y hasta aquí todo bien. El problema es que no sólo te convertirse en un dueño ausente, sino que a la persona que pusiste al frente de la empresa no le diste poderes reales.
No permites que despida o contrate a nuevos empleados o que establezca nuevas reglas dentro de la empresa. Como los trabajadores lo saben, han tardado menos de dos meses en perderle el respeto. A lo mejor te roban a tus espaldas o no tratan bien a los clientes, pero no importa porque tu no te enteras de nada. Una vez al mes, cuando pones los pies en la tienda, todo parece que marcha sobre ruedas.
El adicto al trabajo
Te gusta tanto trabajar, que no entiendes que haya personas que no les guste tanto como a ti. ¿Quién no querría trabajar un fin de semana o renunciar a parte de sus vacaciones para sacar adelante ese proyecto tan interesante?  ¿Por qué nadie te responde a los e-mails que mandas los viernes a las tres de la mañana?
Muchos duelos de start-ups y pequeñas empresa, sufren este síndrome: auténticos Workaholics. Y no es que lo podamos criticar abiertamente. Al fin y al cabo, cada uno hace lo que quiere con su negocio. Lo que sí es criticable es que queramos que todos los que nos rodean también se conviertan en adictos al trabajo, que les obliguemos a trabajar, cuando no deberían estar haciéndolo.
El crítptico
Lo das todo por sentado. Crees que con unas vagas instrucciones, un ligero encogimiento de hombros y un dedo que apunta al infinito tus empleados ya saben qué es lo que quieres de ellos y lo que tienen que hacer. Tus farfulleos y circunloquios deberían resultar cristalinos, por lo que no comprendes por qué te preguntan las mismas cosas una y otra vez.
Tal vez si intentaras explicar las cosas una única vez, pero haciéndolo bien. Si pusieras en práctica lo que se conoce como feedback (¿te suena la palabra?) y si intentases tomar decisiones en vez de plantear acertijos y adivinanzas verías como todo comienza a ir mucho mejor.
Fuente: Muypymes

lunes, 16 de septiembre de 2013

Estrategias para manejar los conflictos de personalidad en el trabajo

conflicto en la empresa
“Los mayores conflictos no son entre dos personas, sino entre una persona y sí misma.” Garth Brooks

Todos en algún momento de nuestra vida profesional vamos a tener que lidiar con gente que no nos gusta o con las que nos parece que nunca podremos llevarnos bien. Un choque entre dos tipos de personalidades muy marcadas puede que probablemente sea la raíz de estos conflictos. A pesar de dar a veces todo nuestro mejor esfuerzo, parece que no podemos hacer que la relación funcione. El resultado final de esto es que la calidad y el disfrute de nuestro trabajo se van a resentir y nuestros niveles de estrés se dispararán. En la mayoría de los casos, cuando se producen conflictos de personalidad en el lugar de trabajo esta influye también en la relación con otros compañeros.

Por: Oliver

¿Cuál es el origen de los conflictos de personalidad?

Las diferencias en el estilo de trabajo: Las personas trabajan de diferentes maneras. Eso es una realidad en tu lugar de trabajo. Algunas personas trabajan rápidamente y completan sus tareas tan pronto como se le han sido asignadas, mientras que otros tienen que esperar hasta prácticamente la fecha límite en la cual tienen que terminar con esa actividad. A algunos les gusta trabajar en lo primero que les llega a la mano, mientras que otros prefieren trabajar metódicamente paso a paso a través de una lista de comprobación.

Las diferencias de fondo: El género, el origen étnico, las condiciones económicas y sociales, las opiniones políticas y/o las creencias religiosas pueden hacer que las personas vean las situaciones de diferente perspectiva. Nuestra percepción esta en gran parte determinada por nuestras experiencias y creencias personales. Estas diferencias en nuestra perspectiva puede tener un gran impacto en la forma en cómo interactuamos con los demás.

Las diferencias de actitud: El cinismo, la arrogancia o la irritabilidad, todo ello contribuye a una actitud de negatividad. Una actitud negativa interfiere con una comunicación efectiva. Nadie quiere estar cerca de una persona terriblemente negativa. Si eres naturalmente alegre, un tipo de persona optimista, es posible que tengas dificultades para tratar con alguien que tiene una actitud negativa. Algunas personas se quejan constantemente y buscan defectos, mientras que otros buscan lo positivo y se centran en encontrar soluciones. Esto hace que la colaboración sea extremadamente difícil.

Las personas competitivas frente a las cooperativas: Algunas personas sienten la necesidad de competir y de compararse constantemente, mientras que otras tratan de cooperar y trabajar juntos en lugar de tratar de ser mejor que otro compañero de trabajo. Es muy difícil trabajar con personas que tienen posturas condescendientes, mezquinas y/o agresivas. Una actitud constante de rivalidad y de socavar al otro puede ser muy agotador. Cuando una actitud competitiva es llevada al extremo, esto puede derivar en un sabotaje intencional, lo que pone a la otra persona en un estado perpetua defensiva.

Consecuencias que generan dichos conflictos

Los conflictos de personalidad existen, esto es un hecho comprobado. Sin embargo, es importante darse cuenta de que puede haber graves consecuencias cuando dos personalidades fuertes se enfrentan.

Estrés: Tener que lidiar con estos choques de personalidad provoca una gran tensión y ansiedad. Al estar en un constante estado de alerta al estar preparándote para la siguiente interacción desagradable, puede causar tensión tanto física como mental. En ciertas situaciones, esta tensión puede tener un impacto real sobre la salud física. A veces, el nivel de estrés es insoportable, haciendo que los trabajadores abandonen sus puestos de trabajo.

Baja productividad: Cuando los miembros de un equipo de trabajo están en conflicto entre sí, esto tiene un efecto negativo sobre el proyecto en su totalidad. Los conflictos drenan la energía y disminuye la productividad. La eficacia de los equipos se basa en gran parte en su capacidad para trabajar de manera cooperativa. Cuando esa cooperación se rompe, el progreso de todo el equipo sufre. No importa si estos choques de personalidad son manifiestamente obvios o sutiles, ellos afectan a la moral del equipo y en ocasiones a la oficina entera.

Como manejar los choques de personalidad

La buena noticia es que si bien los conflictos laborales son inevitables, hay maneras de minimizarlos.

Algunas cosas a tener en cuenta:

Tu camino no es siempre es el camino correcto y tu personalidad no es necesariamente la “normal”.
Exceptuando lo anterior, las personas tienen diferentes perspectivas. Todas son válidas.
Si se maneja de forma correcta, los diferentes tipos de personalidad pueden fortalecer un equipo, a través del aporte de ideas y soluciones.
Cuando los conflictos de personalidad han llegado al punto en que interfieren con la capacidad para trabajar, hay que tratar de lidiar con ellas.
Estrategias a aplicar:

1.-Aceptación. A veces todo lo que se necesita para deshacer un conflicto entre dos personas es un poco de bondad y comprensión. Cuando estamos en condiciones de aceptar las diferencias de personalidad, a menudo se desactiva la actitud defensiva y la fricción.

2.-Mantente profesional. Compórtate todo el tiempo de una manera profesional. Mantén la calma y se cortés durante las interacciones. Aún cuando existan diferencias de personalidad, si ambas partes siguen siendo profesionales, la confrontación podrá ser evitada. No es necesario que los compañeros de trabajo se caigan bien para trabajar juntos de manera efectiva. Actúa profesionalmente y no tomes las cosas como algo personal. Cuida tu tono de voz. Es importante asegurarse de que el tono de tus comunicaciones ya sea en persona, por correo electrónico o por teléfono sea apropiado y no hostil.

3.-Encuentra la fuente del problema. Cuando surgen conflictos de personalidad, es importante determinar cuál es el verdadero problema. ¿Es sólo una diferencia de opinión, o hay un problema subyacente más serio? Es una buena idea resolver el problema con la otra persona de forma directa. Es importante que ambas partes conozcan y tengan una comprensión del conflicto con el fin de tener alguna esperanza de resolución.

4.-Llévalo a instancias superiores: Si has sido incapaz de resolver un conflicto que está interfiriendo con tu trabajo, puede que sea necesario ponerlo en conocimiento de la administración. A veces la mediación eficaz por terceros es todo lo que se necesita para resolver los conflictos. Algunas compañías ofrecen talleres o capacitación que enseñan a sus empleados como lidiar con las dificultades y aprender a llevarse bien con los demás a pesar de las diferencias. Cuando estas estrategias no funcionan, puede ser necesario que la administración separe a las partes involucradas en el conflicto. En casos extremos, puede que sea necesaria que una de las partes sea transferida a otro departamento o división para eliminar el contacto.


Los conflictos de personalidad puede ser uno de los mayores retos en el lugar de trabajo. Los conflictos por lo general se pueden diluir mediante la aceptación, la comprensión, la acción apropiada y actuando de forma profesional. Es imprescindible recordar que si bien no se puede controlar la conducta de otras personas, si puedes controlar la forma como tú reaccionas a ello. Cuando los conflictos se pueden resolver, el resultado dará un lugar de trabajo más feliz y más productivo. Lo importante es no dejar que los conflictos de personalidad y relaciones destructivas en el trabajo interfieran con tu carrera. Lidia con ello, resuélvelo o al menos sigue adelante con tu vida.

lunes, 9 de septiembre de 2013

11 habilidades que vas a necesitar si quieres ser freelance

¿Qué habilidades necesita desarrollar un freelance? Y no hablamos ya de uno que quiere triunfar y destacar en su sector, sino uno que simplemente quiera ganarse la vida con cierta dignidad. Además de ser bueno en su campo, va a tener que adquirir una serie de habilidades que le van a ser necesarias para desarrollar su negocio personal. Las más importantes son las siguientes.

Por:Rodolfo de Juana
Fiscalidad/Contabilidad
En España la inmensa mayoría de autónomos y freelancers suelen confiar en gestorías y asesorías para que les lleven “el papeleo” y evitarse así sorpresas a finales de mes o trimestre. Aún así, todo freelance necesita tener unas nociones básicas en estos campos, por mucho que delegue en otros.
Y no sólo por aumentar su conocimiento personal, sino porque en su relación con el gestor, lo ideal es mantener una comunicación bidireccional en el que también el freelance sea capaz de valorar cuáles son sus mejores opciones.
Comunicación
Algo tan sencillo como saber expresarnos. Saber explicar correctamente lo que sabemos hacer, o en qué consiste nuestro proyecto. Y que nuestros potenciales clientes, los clientes que ya tenemos y otros freelancers con los que podemos colaborar, no tengan ninguna duda.
En el mismo sentido, el freelance no es ya esa persona que se aisla del mundo para trabajar frente a su ordenador. Necesita tener buenas habilidades de comunicación interpersonales porque aunque lo que finalmente se valora es la calidad del trabajo, valores intangibles como la simpatía, la facilidad de trato o el saber crear una conexión con el cliente, siguen teniendo gran peso.
Estimación
¿Sabes determinar cuántas horas te va a llevar trabajar en ese proyecto? ¿Sabes realizar una valoración económica inicial? Los freelancers que no sabes estimar ni tiempo ni costes, pueden acabar trabajando para proyectos en los que terminan perdiendo dinero.
¿Qué sabes hacer?
Diseñadores, programadores, creativos, escritores… en muchas ocasiones un cliente nos va a pedir más de lo que somos capaces de hacer. Por ejemplo, nos puede pedir el diseño de una web asumiendo que está implícita su programación, cuando son dos tareas muy diferentes.
No sólo es necesario tener nociones que se escapan de nuestro nicho, sino lo contactos necesarios como para poder pedir ayuda si la necesitamos.
Recursos Humanos
Como hemos visto en el punto anterior, en algunas ocasiones puede que necesitemos ayuda de otros freelancers que en la mayoría de las veces vamos a subcontratar. Y aunque sea muy reducida, tenemos que saber gestionar “nuestra plantilla”.
Negociación
La mayoría de los encargos que podamos recibir tienen un alto componente negociador. Sin renunciar a lo que es importante para nosotros, lo ideal es llegar a una solución de compromiso que sea buena para todas las partes.
Networking
Por muy buenos que seamos, poco dinero vamos a ganar si no tenemos clientes. Conseguir clientes, saber fidelizarlos y que además nos presenten a otros que pueden estar interesados en nuestro trabajo. Todo esto podemos conseguir si somos buenos networkers, tanto online, como offline.
Resolución de problemas
Los contratiempos y los problemas de última hora tarde o temprano van a acabar asomando la patita en nuestro proyecto. Por muy panificados que seamos, tenemos que estar preparados para dar una respuesta rápida y resolutiva a cualquier imprevisto.
Gestión de proyectos
Gestionar un proyecto supone conocer todas sus etapas, saber asignar responsabilidades, planificar y entender las fechas límite, destinar tiempo a la resolución de imprevistos, determinar qué tipo de comunicación se mantiene con el cliente, hasta dónde es admisible realizar cambios, estimar correctamente el presupuesto, etc.
Formación continua
El freelance no sólo tiene que mantenerse siempre informado sobre lo que ocurre a su alrededor, sino también formado. No puede ser el último en su sector en entender cómo puede sacar el máximo partido a las redes sociales, o en adaptarse al uso de esa gran herramienta que le va a ahorrar una buena cantidad de tiempo.
Comercial
La mayoría de los freelancers huyen como de la peste cuando se habla de desarrollar una faceta comercial. Muchos piensan que su trabajo habla por sí mismo por lo que no es necesario “salir a la calle” a buscar clientes. Y salvo contadísimas excepciones y hasta que realmente nos hagamos con un nombre de peso en nuestro sector, este es uno de los peores errores que podemos cometer.
Fuente: Muypymes

lunes, 2 de septiembre de 2013

5 Consejos para evitar la caída de ventas

caida en ventas
Mis ventas están cayendo… qué hago? : Esta puede ser una frase que te suene familiar, ya que en estos momentos de cambios y fluctuaciones económicas, es una situación que puede ser un común denominador.  Si tienes una situación parecida o mejor para que esperar a que te sientas identificado, mejor prevén. Aquí te doy algunas sugerencias para enfrentar éste problema, sin ser una solución mágica.

¿Qué hacer ante la baja de ventas?

1.- Buscar el origen de esa baja. Hacer un análisis profundo y serio de la trayectoria de las ventas y encontrar el origen de la baja o de la tendencia a la baja en las ventas. Detectar si los factores dependen de ti o de tu empresa; o si se refieren a condiciones externas.

2.- Una vez detectado el origen, es necesario actuar es tomar como dicen al “toro por los cuernos”, esto es de actuar hasta las últimas consecuencias, y hacer lo que te corresponda.  Revisar lo estas vendiendo, y tomar decisiones, ya sea cambiar productos, hacer variantes de productos, tener productos adicionales, etc.

3.- Diseñar una estrategia de venta  o mercadotecnia,  es decir, no sólo revisar tus productos, sino identificar cómo se están vendiendo, ya que si tus ventas sólo van caminando por donde las lleva el viento, tú puedes llevar ese viento a tu molino.  Sobre todo toma en consideración lo que tus clientes quieren, lo que éstas demando en este momento y concéntrate en ello, recuerda que no se trata sólo de lo que tu quieres.

4.- Realiza un análisis de la capacidad de tus vendedores, realmente ellos tienen el perfil que tu empresa requiere. Analiza  cuál es su capacitación y su experiencia como para enfrentar el mercado. Invierte en la capacitación de tus vendedores, ellos son la cara de tu empresa y son los que traen ingresos a tu negocio.

5.- Tal vez, lo que necesites es elaborar un  plan de ventas posible y aterrizado, esto es que sean metas de ventas claras y realizables, y que obedezcan a esa estratégica. Este plan debiera ser innovador, buscar nuevos mercados, mejores condiciones que la competencia, etc. Pon a trabajar tu creatividad.