miércoles, 30 de octubre de 2013

¿Cómo realizar una recuperación de datos de un disco duro dañado?

Todos los días se dan problemas de archivos informáticos que se pierden para siempre. Efectivamente, es un problema bastante común que puede ser causado por multitud de factores, error humano, virus o alguna otra causa mayor.
Desafortunadamente, en algunos casos la pérdida de datos puede ser fatal, sobre todo, si la memoria del ordenador se ve afectada. Esto puede suceder si el servidor o el equipo se dañan por una inundación, una caída de un objeto pesado o una exposición excesiva al calor.
Pero algo que la gran parte de usuarios desconoce es que, en la mayoría de los casos, los datos pueden recuperarse. Sobre todo, si algún archivo o correo electrónico se eliminan por accidente (error humano), o si, todos los datos de un disco duro son borrados por un virus.
Para empezar, hay que tener en cuenta que esto no es una labor fácil y que la recuperación de datos de un disco duro a menudo puede causar el daño irreparable del disco duro del ordenador. Por esto, su primer paso debe ser apagar su equipo y llamar a un experto. Tenga mucho cuidado, ya que en algunos casos la típica operación de apagar y encender el ordenador puede acarrear desastrosas consecuencias, sobre todo en el caso de que el disco duro haga un ruido fuerte, tipo chasquido, en el momento de comenzar.
A continuación, os facilitamos algunos sencillos consejos que debéis seguir:
·       En el caso de que se moje su ordenador o disco duro, no trate de secarlo agitándolo o con un secador de pelo.
·       No trate de abrir el disco duro sin la ayuda de un experto. Podrías causarle daños permanentes.
·       Si ha eliminado los archivos o has formateado el disco duro por error, no trate de añadir nuevos datos en el disco.

Mueva el equipo lo menos posible, sobre todo si se trata de un portátil. Vibraciones o golpes pueden causar un mayor daño a la estructura de la unidad de disco duro.

lunes, 28 de octubre de 2013

6 Pasos para promocionar un negocio con bajo presupuesto

promocionar pequeño negocio
Cuando nos encontramos preparando un pequeño negocio el dinero a menudo es escaso y no siempre podemos darnos el lujo de cumplir todos los criterios de un plan de negocios, es común que dejemos el ámbito publicitario para “después” cuando el negocio ya está encaminado y las ganancias permiten invertir en algo más que materia prima y producción.

A continuación veremos algunos ejemplos de crear un plan publicitario con un bajo presupuesto e incluso sin invertir nada, naturalmente no esperemos demasiado de estas medidas ya que están pensadas solo en el caso que no se quiera invertir dinero.

En el siguiente ejemplo vamos a ver el hipotético caso de la venta de comida natural y baja en calorías, las siguientes medidas que se tomaran serán:

  1. Crear una fanpage en Facebook e invitar a nuestros amigos y potenciales clientes para que la visiten y vean nuestros productos, para ello hay que preparar la página con fotos  y descripciones adecuadas de nuestros productos.
  2. Paginas como mercado libre nos permiten promocionar nuestros productos sin costo y solo se paga la comisión si se logra una venta, aunque también hay opciones de pago.
  3. Hacer cupones con descuentos o afiches y regalarlos a potenciales clientes, como son de bajo costo podemos regalarlos en la calle a la mayor cantidad de gente posible.
  4. Dar muestras gratis, pero no a cualquier persona ya que esto implica un costo y se debe buscar a personas interesadas en el producto en el caso de la comida natural podrían ser en gimnasios.
  5. Aunque pueda resultar pesado buscar distribuidores es una forma de vender en forma más rápida nuestros productos, pero al empezar es difícil que un supermercado confié en nosotros es por ello que se debe buscar pequeños distribuidores en este caso sería pequeñas bodegas que estén interesadas en vender nuestros productos al por mayor lo cual se puede combinar con los pasos anteriores como por ejemplo llevando muestras gratis para conseguir un contrato.
  6. Crear un blog gratuito en Blogger o WordPress también pueden ayudar a crear una vitrina en internet en la cual podamos demostrar la calidad de nuestros productos, se debe colocar información e imágenes que llamen la atención de nuestros clientes, si es posible se debe comprar un dominio para mejorar nuestra presencia virtual.
Fuente: MundoNegocios

lunes, 21 de octubre de 2013

Las mujeres y la etiqueta en los negocios

Hace mucho tiempo los negocios le pertenecían estrictamente a los hombres. Pero la realidad es que esto ha cambiado y hoy en día podemos encontrar el mismo número de hombres y mujeres trabajando en el mundo profesional. A diferencia que en el ámbito social, dentro de un ambiente ejecutivo los hombres y las mujeres deben de ser tratados como iguales. Aquí lo único que importa es el puesto, cargo y la jerarquía de poder. Sigue leyendo para enterarte cuáles son las diferencias de la etiqueta de las mujeres en el ámbito social y profesional.

Por Cecilia Cortina

La presentación y el saludo

A través de la presentación y el saludo tenemos la oportunidad de establecer el primer contacto con un cliente, proveedor o inversionista. Ambos son un elemento fundamental para los negocios y es importante que sepas hacerlos de la manera correcta. En el ámbito social los hombres son presentados a las mujeres y muchas veces el saludo es de beso, pero en el mundo ejecutivo estas reglas no existen. Mientras estés trabajando el saludo siempre debe de ser de mano y la persona de menor rango, sin importar el género, debe ser presentada a la persona de mayor rango. El nombre de las persona de mejor rango debe ser dicho al principio. Ejemplo: Doctor González (persona de mayor rango) le presento a la Licenciada López, mi asistente.

Tip: Acuérdate que en las presentaciones profesionales debes decir el nombres de la persona más su título y/o puesto.

Abrir la puerta y salir del elevador

En el mundo de los negocios un hombre no tiene la obligación de abrirle la puerta a la mujer. Aquí las puertas se abren equitativamente para hombres y mujeres. Al tener un puesto de menor rango es tu responsabilidad abrirle la puerta a tus superiores, clientes o jefe sin importar si eres hombre o mujer. Además también puedes mantener la puerta abierta para cualquier persona que se encuentre cerca de ésta o para alguien que tenga las manos ocupadas con cajas, paquetes, etc. En cuanto al elevador aplica la misma regla, los hombres no tienen porque dejar que la mujer salga primero a menos que ella sea su cliente o superior. Durante cualquier otra ocasión la persona que está mas cerca de la puerta, sin importar el género, debe salir primero.

¿Quién paga?

Estamos muy acostumbrados a que en el ámbito social el hombre siempre debe pagar la cuenta. Pero es importante mencionar que en el mundo de los negocios es completamente diferente. Aquí el responsable de pagar la cuenta es la persona que invita, sin importar el género. Si tu vas a pagar la cuenta habla con la persona que te va a atender antes de que llegue tu invitado y dile que tú eres quien pagará la cuenta. Puedes dar tu tarjeta en ese momento o levantarte al baño al terminar la comida para liquidar la cuenta.

Tip: Para evitar malentendidos aclárale a tu invitado que tú vas a pagar en el momento en el que extiendas la invitación.

Como puedes ver existen varias diferencias entre la etiqueta social y la etiqueta profesional, sobre todo si dentro del ambiente laboral hay mezcla de hombres y mujeres. Si eres una mujer que se desarrolla dentro del mundo de los negocios no debes de ofenderte si alguien no te abre la puerta o te invita la comida. ¡Acuérdate que en el ámbito profesional todos son iguales!


Fuente: AnaVásquez

lunes, 14 de octubre de 2013

3 Pasos para Iniciar tu Negocio cuando no sabes cómo empezar

iniciar un negocio
Una de las preguntas que recibo a menudo es cómo hacer para poner en marcha tu negocio si ya sabes lo que quieres pero no cómo conseguir clientes o simplemente cómo empezar. Cuando yo empecé también estaba muy perdida, sabía que quería vivir del coaching y ayudar a personas a tomar decisiones profesionales y se acabó. Así que, a pesar de que mi liquidez no era mucha, decidí contratar a una coach para que me ayudara a aclarar esos primeros pasos. Desde luego fue una gran decisión y con el tiempo he aprendido muy bien qué pasos tienes que dar para ponerte en marcha en vez de quedarte paralizada por el exceso de información y el caos mental. Apunta:

Por: Aida

1. El primer paso es dejar de buscar información y de analizar a la competencia y centrarte en lo que tú de verdad quieres hacer. Porque sí, es importante analizar la competencia y coger ideas, pero hasta cierto punto. Lo verdaderamente importante es que sepas qué es lo que quieres. Si no emplearás mucho, pero mucho tiempo buscando opciones, apuntándote a cursos, siguiendo la última novedad, pero siempre con dudas. Hay personas que lo tienen clarísimo y otras no tanto. Este es el primer paso y si no lo tienes claro deja de hacer lo que sea que estés haciendo y siéntate a definir qué quieres con todo detalle. Nada de algo vago como ser coach, ser traductora o ganar más dinero. Con todos los detalles. Si no puedes tu sola o estás bloqueada busca ayuda porque es el paso fundamental para empezar con buen pie.

Si ya lo tienes claro, entonces pasamos al siguiente paso.

2. Una vez que sabes con todo lujo de detalles lo que quieres a corto y medio o largo plazo, la pregunta que puedes hacerte es: ¿qué necesito ahora mismo para conseguirlo? Esta pregunta es interesante que la tengas siempre en mente, sobre todo si llegas a otra etapa de caos y dispersión (porque es probable que tengas más de una). Te mantendrá centrada y lejos del exceso de información. Ahora que sabes lo que quieres, ¿qué necesitas exactamente? Por ejemplo, una vez que tuve clarísimo cómo quería mi negocio y di los primeros pasos (web, etc), me di cuenta de que fallaba algo. No estaba atrayendo a clientes potenciales y no sabía cómo hacerlo. Solución: contratar a una asesora de marketing que me guiara. Esa fue mi solución, para ti no tiene por qué ser la misma. A lo mejor tu prefieres apuntarte a un curso o aprender por tu cuenta. Con el tiempo aprenderás cómo aprovechar mejor las oportunidades.

3. Céntrate en una sola cosa a la vez. En un negocio hay muchas cosas que puedes hacer y eso hace que te agobies y te quedes paralizada porque no sabes por dónde empezar. Por eso te recomiendo qué elijas el área que más necesites, que más vaya a hacer por tu negocio. Por ejemplo, si acabas de empezar y no tienes ningún cliente, ¿qué necesitas? Clientes. No una web nueva o un fondo nuevo para Twitter. Que tienes clientes pero quieres hacer tu negocio online, ¿qué necesitas? Aprender a atraer clientes online. Que lo que te gusta es hablar en público y te da miedo. Aprende a hablar en público.

Cada negocio y persona tiene sus necesidades, piensa cuáles son las tuyas ahora mismo y céntrate en eso. Así irás avanzando y te sentirás satisfecha porque no estás dispersa y bloqueada perdiendo tiempo y dinero en cursos que aparcas en una carpeta o que no son lo que querías. Si es como estás ahora, no te preocupes, todas hemos pasado por eso (y más de una vez), la cuestión es pararte a sopesar la pregunta clave:


¿Qué necesito ahora mismo?

martes, 8 de octubre de 2013

Cómo los negocios y tiendas tradicionales pueden diferenciarse para combatir el ecommerce

Conforme se han ido desarrollando el comercio electrónico, los comercios tradicionales y tiendas físicas han ido dejando en un segundo plano las transacciones y se han convertido, por el mero instinto de supervivencia, en un “espacio alternativo”, donde cobran protagonismo otro tipo de experiencias o un servicio de atención al cliente más directo y cercano.
Aspectos de los cuales valerse para contrarrestar la proliferación y hábito de las compras a través de Internet.
Esta es una de las tendencias al alza que ha observado el estudio Retail Rebooted. Aunque muchas de las medidas que están adoptando los comerciantes para mantener un espacio diferenciado y complementario al comercio online, no son fácilmente adoptables por los pequeños comercios, deben ser tenidas en cuenta.
Por: Marta Amanda García Martínez
Un servicio de atención al cliente personalizado
Los consumidores se desplazan a la tienda física porque buscan un servicio al cliente que no pueden obtener online y es una manera fundamental de diferenciar la experiencia de compra que se tiene offline. Contrata personal con don de gentes y entrénalos para que tenga un trato exquisito con la clientela.
Una experiencia sensorial
De momento, en Internet se puede mirar pero no tocar. Dentro de un comercio es más fácil proporcionar una experiencia sensorial única y real, con espacios atractivos y llamativos para el consumidor en los que los colores, los olores o la música inspiren determinados valores que interesa transmitir. Por ejemplo, si nuestra clientela son madres, procuraremos un espacio relajante, un lugar en el que escapar del estrés de la rutina diaria. Es probable que con pequeños cambios, como añadir una silla más confortable para los acompañantes, pasen más tiempo dentro de la tienda y multipliquen las posibilidades de compra.
Diversión y entretenimiento
Ya no es necesario que los consumidores se desplacen a la tienda para comprar, pueden hacerlo desde el salón de su casa. El local comercial no puede competir en precio con una tienda online por motivos evidentes de alquileres, personal, infraestructura,... Sus competidores quizá ya no sean esos, sino quienes ocupan el tiempo de ocio de los consumidores. Puede que sus competidores reales sean el parque, el museo, o un evento deportivo o un taller de teatro para niños. Convierte tu tienda en un lugar entretenido, con actividades propias, como por ejemplo, catas de productos en una tienda de comida gourmet.
Lo mejor de lo mejor
Muchos consumidores se ven sobrepasados por la ingente cantidad de productos que se pueden comprar en una tienda online y se desesperan pasando páginas y páginas sin saber dónde elegir. Los hay que prefieren ser guiados. Si el pequeño comercio no puede competir con un inventario interminable de productos, sí puede ofrecer a sus clientes hacer la selección por ellos y poner a su disposición lo mejor de lo mejor. Se pueden destacar algunos productos en zonas más visibles de la tienda o que los propios empleados sean quienes ayuden a los clientes a elegir.
Integración online y offline
Los consumidores esperan que no haya grandes diferencias en la experiencia de compra online y la de la tienda física, en el que caso de aquellas empresas que tienen ambas cosas. Ellos ven una única  marca y por eso los valores y las sensaciones que despiertan ambas tiendas, física y virtual, deben ser similares y guardar estrecha relación con identidad corporativa. Revisa la web para detectar incongruencias y procura que se pueda comprar, dispensar o devolver indistintamente en cualquiera de las dos tiendas.
Tecnología móvil
Aunque los pequeños comercios quizá aún no pueden permitírselo, las cadenas de retail ya están aprovechando la dependencia del móvil que tienen sus consumidores para almacenar información sobre ellos y ofrecerles experiencias de compra más personalizadas. El primer paso, si aún no es posible abarcar tanto, es darse de alta en los servicios de localización, para que los clientes nos encuentren cuando realicen una búsqueda local con sus teléfonos o les lleguen anuncios de ofertas cuando estén en el local de nuestro competidor.
Fuente: Puromarketing