lunes, 22 de diciembre de 2014

La industria textil de Mataró sigue generando empleo



Esta es una de las conclusiones extraídas de la reunión de la Asociación de Colectividades Textiles Europeas (ACTE) celebrada en la capital del Maresme. La revitalización del sector textil se ve reflejado en que solamente en Mataró esta industria ha generado 1000 nuevos puestos de trabajo en los últimos 3 años.


“La industria textil ha generado mil nuevos puestos de trabajo solamente en Mataró en los últimos 3 años”

Imagen: cooperatextil.com

Son datos que pueden resultarnos un tanto extraños si tenemos en cuenta el contexto de recesión económica actual además de la fuerte deslocalización que ha sufrido este sector a países en vías de desarrollo. No obstante, según Miquel Rey, vicepresidente de ACTE y concejal de Promoción Económica del Ayuntamiento de Mataró, el fomento de la reindustrialización gracias a las nuevas tecnologías, la internacionalización de algunas empresas y la sostenibilidad han sido los puntos fuertes que han permitido que el textil de Mataró siga dando empleo a sus habitantes.

“La reindustrialización, internacionalización de empresas y sostenibilidad han sido los factores clave para la revitalización del sector”

Más allá de los habitantes de la capital del Maresme, esta industria atrae talentos de otras partes de Cataluña, la península e incluso Europa. Haciendo que la compra de casas en Mataró también aumente.
Programa de reindustrialización

El programa de reindustrialización ha causado sus frutos sin duda alguna. Actualmente el textil supone la actividad laboral de 17% de los habitantes de Mataró, frente al 13% de 2010. Esto supone un cambio de tendencia, ya que en 1980 el sector textil ocupaba al 45% de la población local, porcentaje que no paraba de descender hasta hace poco.

“El 17% de la población de Mataró trabaja en la industria textil”

Además, la plataforma conocida como Cooperatextil, pensada para dotar de mayor visibilidad al sector y así aumentar el número de pedidos, ha logrado más de 2.000 visitas. Más adelante, planean añadir nuevas especializaciones como tinteros y especialistas en tejidos, ampliando también a marcas y proveedores de Sabadell.
Principales empresas textiles de Mataró

La principal empresa textil de Mataró en función de su facturación es la conocida marca Punto Roma, dedicada a la moda femenina.
Le sigue Abanderado, empresa que en el pasado perteneció a la familia Sans, para después pasar a la multinacional Sara Lee y finalmente acabar en manos de DB Apparel. Actualmente 250 personas trabajan para Abanderado en Mataró, de los cuales solamente unos 50 se dedican a la producción, ya que ésta ha sido deslocalizada.

Otras empresas textiles de gran importancia establecidas en Mataró son Valenri o Massana. Ambas marcas cuentan con sus plantas de producción en Marruecos.
Como vemos la mayor parte de la producción está deslocalizada, lo que generó el descenso de empleos en los últimos años. Ahora en Mataró se centran más los puestos de trabajo relacionados con tareas administrativas, de dirección, diseño e I+D. 

domingo, 21 de diciembre de 2014

Tendencias 2015. Las 11 claves de la gestión del talento frente al cambio.

gestión_talento
1. El Liderazgo vuelve a ser la prioridad.

Cada vez más es más evidente que los líderes y sus funciones dentro de las empresas son determinantes para atraer e involucrar o en su defecto, para desconectar al talento. Por ello es necesario cada vez más un liderazgo humano, que ponga en valor la pasión, la ilusión, el amor y el humor para conseguir los resultados.

2. Cultura corporativa. Un nuevo escenario.

Las personas que han trabajado en las empresas o las que han salido, son conscientes de que todo ha cambiado, esto va a hacer que todo el mundo sea mucho más critico con las culturas internas y con las prácticas que no se asocien a los valores de las personas y de las compañías. Esto creará nuevas culturas que deberán ser gestionadas de un modo distinto. Será uno de los puntos más críticos en los próximos años.

3. Especialización y Foco para apuntalar el desarrollo del negocio.

El nuevo contexto está haciendo que como consecuencia del desajuste de talento que hoy tienen las compañías, cada vez sea más necesario talento especializado que cubra necesidades específicas, que aportan gran valor al negocio y que necesitan desarrollarse para poder tener las habilidades que son necesarias mañana. Aquí los departamentos de personas y talento juegan un papel clave.

4. Estrategia de talento “núcleo”.

La previsión de crecimiento, va hacer que todo el talento se agite durante 2015, por ello es clave tener identificado el talento “núcleo” de la compañía, todas aquellas personas y funciones que no pueden ser externalizadas o que no pueden dejar la empresa por su aportación al negocio. Para ello, se trabajará duramente en la identificación y en la creación de la cultura y el desarrollo necesarios para que que el talento “núcleo” esté cada vez más involucrado.

5. La importancia de la gestión del talento “orbital”.

La agitación del talento creará nuevas realidades, donde la flexibilidad y la adhesión de diferentes actores en los proyectos organizacionales cada vez tendrán más relevancia. La necesidad de nuevos enfoques y puntos de vista deberá estar alineado, por lo que que la gestión de partners alineadas con el talento “núcleo” será una línea más en la que se tendrá que trabajar. Habrá ocasiones en las que las líneas divisorias entre el talento “núcleo” y “orbital” tendrán que colisionar para que la compañía avance.

6. Lo tradicional se convierte en “Commodity”.

La selección, la formación, las nóminas, los aspectos legales, la gestión de la seguridad social, los trabajadores temporales, la compensación y retribución, etc…ya no aporta un valor diferencial en la gestión del talento. Es algo que ya todo el mundo supone que se hace, que se hace bien, además los partners y la tecnología lo han hecho realmente eficiente. El valor del talento “núcleo” estará en la definición de la estrategia en estas áreas y en la conexión con el negocio.

7. Comunicación. nuevas herramientas y nuevas relaciones.

La forma de relacionarnos y comunicarnos ha cambiado mucho en los últimos 5 años, esta evidencia ya no se puede frenar de forma interna, sin ninguna duda el próximo año será el año donde todas las empresas tendrán redes corporativas internas, comunicación generalizada con smartphones/tablets y usos de aplicaciones de forma profesional (ya no sólo será personal). Las líneas de la comunicación interna y externa seguirán estrechándose ( Tendremos que ver cómo evoluciona el papel de marca empleador y los embajadores de marca durante este año). Marketing y tecnología tendrán mucho que aportar de prácticas y técnicas, pueden surgir nuevas figuras o roles que desarrollen este área. Si se gestiona bien este área mejorará el rendimiento operativo y financiero del negocio.

8. Movilidad y colaboración como única solución.

El nuevo contexto de las compañías, unido a la importancia del talento “núcleo” dentro de las mismas, nos va a obligar a construir escenarios en los que el talento sea capaz de moverse funcional y geográficamente donde sea necesario para el negocio y construyendo mayores conexiones con diferentes áreas. Esta movilidad fomentará la colaboración entre los diferentes actores para conseguir los resultados.

9. La tecnología como potenciador del talento.

Cada vez tendremos más tecnología para acelerar el talento, es algo que no debemos perder de vista. Sin ninguna duda veremos grandes avances en este área durante el próximo año.

10. Analítica e indicadores clave (KPI).

Nos dirigimos hacia empresas que tendrán más información, eso nos obligará ha diseñar e identificar los indicadores clave que aportamos al negocio. Será fundamental medir el impacto de las políticas y acciones que se desarrollan.

11. La transformación continúa.


Probablemente nos encontramos ante uno de los momentos más apasionantes de la gestión de personas y talento donde hay macrofuerzas sociales, tecnológicas y económicas que seguirán impactando en las empresas y en el papel que las personas juegan dentro de ellas. Lo que cada vez está más claro es que el talento humano es el que marca la diferencia en los resultados.

jueves, 11 de diciembre de 2014

12 consejos para sobrevivir a las cenas de empresa

sobrevivir_cenas_empresa
Comienza la temporada de cenas de empresa. Sobre el papel, algún insensato puede pensar que se trata de una buena idea: una oportunidad para conocer algo mejor y en un ambiente más distendido a esos compañeros de trabajo que parecen tan majetes.

Pero en realidad, las cenas de empresas son un campo de minas. Cualquier decisión que tomes te puede llevar al escarnio público, al paro o, peor, a convertirte en el protagonista de una anécdota que incluye alcohol y un beso en la mejilla del consejero delegado.
Para evitar que al día siguiente todo el mundo hable de ti y ya te haya puesto mote, has de seguir estas instrucciones.

Por: Jaime Rubio Hancock

1. No te emborraches. Es difícil; como ocurre con las bodas, no hay quien soporte una cena de empresa sobrio. Y como ocurre con las bodas, estos eventos a veces incluyen una barra libre. Cada vez que te acerques para pedir otro gintonic, recuerda que no quieres acabar abrazado a ese informático cuyo nombre no recuerdas para decirle que siempre te ha caído muy bien y que quieres ser su amigo. Su mejor amigo. Todo antes de vomitar en el lavabo y sentarte en el suelo, desconcertado, mientras tus compañeros te hacen fotos con el móvil.

2. No hables con tu jefe si tienes un vaso en la mano. ¿Qué le vas a decir? ¿Que la impresora no funciona? ¿Que a la empresa le quedan seis meses de vida si no hacen caso de tus propuestas que incluyen ascenderte a gerente y despedir al vago de Gómez, que, vaya, está justo al lado? O peor, ¿que has aprendido un montón trabajando con él y que le consideras un segundo padre y por eso a veces le llamas papá sin querer?

3. No interrumpas los discursos. Si el consejero delegado, o la directora general, o ambos, se levantan para decir algunas palabras acerca de cómo ha ido el año y lo muy duro que ha trabajado todo el equipo, no interrumpas con gracietas como "sí, pero la impresora sigue sin funcionar". Tampoco silbes. Ni te carcajees. No te levantes y pidas la palabra. Limítate a simular interés mientras piensas en la lista de la compra. Si los demás aplauden, únete sin mostrar entusiasmo.

4. No bailes. Sí, a veces hay baile. O se acaba en una discoteca a altas horas de la madrugada porque nadie hace caso del primer punto. Si no eres Nureyev (y no eres Nureyev), bailar es una actividad que te despoja de toda dignidad y que, por tanto, jamás debes hacer delante de nadie que pueda despedirte o, al revés, que reciba instrucciones tuyas. En serio: hazlo sin música delante de un espejo. Efectivamente, parece que te esté dando un ataque de epilepsia.

5. No bailes la conga. He visto cosas que no creeríais, como una conga en una cena de empresa. Sí, como en las bodas. Si pasa cerca de ti y alguien te anima a unirte, excúsate con lo primero que se te ocurra. Por ejemplo: “Lo siento, pero me tienen que cambiar la prótesis de la cadera”. Hay muchos motivos por los que no hay que unirse a una conga jamás. En el caso de las cenas de empresa, recuerda que es muy posible que esté ahí el presidente, haciéndose el coleguita. No quieres el recuerdo de su trasero contorneándose frente a ti o de sus manos sudorosas en la cintura.

6. No intentes ligar. En el trabajo surgen muchas historias de amor. Es normal. Pasas mucho tiempo con esas personas y algunas incluso te caen bien. Pero la cena de empresa no es el mejor momento para intentarlo, a pesar de que tu cuñado te asegure que ahí se pilla un montón (como en las bodas). Si ha de surgir algo, puede esperar: no hace falta que la jefa de recursos humanos te vea dándote el lote en una esquina que tú creías oscura y apartada.

7. Nada de chupitos. Vale, no has hecho ningún caso al punto uno. Pero si alguien dice: “Chupitos de tequila para todos” y estás a menos de dos metros de distancia, lo estás haciendo fatal. Y si lo dices tú, me avergüenzo profundamente de ti. ¡No me estás haciendo ningún caso!

8. Evita las fotos. Es casi imposible, lo sé, pero niégate a que te saquen una foto, no te unas al grupo que está posando y no te pongas ese sombrero gracioso que le habéis robado al camarero. Da igual lo simpaticote que creas estar: vas a salir con los ojos rojos y mirando más o menos accidentalmente el escote de la consejera delegada con la boca entreabierta. Y esa foto acabará en la intranet.

9. No vayas con tu pareja. Da igual que esté invitada: no tiene culpa de nada. No le hagas pasar por eso. Aguanta en soledad, estoicamente. Sacríficate. Demuéstrale así tu amor.
10. No vayas. Hay empresas (o jefes, mejor dicho) que se toman a mal estas ausencias. Pero ya has visto que no hay forma de que salga bien. Además, es tu tiempo libre, no estás obligado a ir. Siempre te puedes poner sospechosamente enfermo dos horas antes. No se lo digáis a mi directora, que me estará leyendo, pero es lo que pienso hacer. Ya estoy comentando que me duele la garganta.

11. Al menos, vete pronto. Si no se te ocurre ninguna excusa convincente o crees que tu posible ascenso depende de tu presencia en la cena navideña (spoiler: no), intenta retirarte pronto, cuando aún vocalices y tengas la camisa metida en el pantalón. Es posible que te pierdas cosas divertidísimas, como cuando Luis, de compras, se cayó de la tarima, o como cuando Eva y Pedro se liaron detrás de un contenedor: creían que nadie les veía, pero mira las fotos. Graciosísimo, todo. Y te lo perdiste. Vaya. El lado positivo: tú no eres ninguno de ellos.


12. No comentes nada al día siguiente. Si la cena es entre semana, irás a trabajar con resaca porque no me habrás hecho ningún caso. Cruzarás miradas incómodas en el pasillo. Te vendrán a la mente recuerdos que no podrás borrar jamás. Es posible que ya no te atrevas a dirigirle la palabra a la coordinadora de comunicación, que te vio a las tres de la mañana intentando abrocharte los zapatos, sin éxito, hasta que resbalaste y caíste al suelo muy lentamente. Ni una palabra. Nada de eso ha ocurrido jamás.

Fuente: Verne el pais

lunes, 8 de diciembre de 2014

Tres cosas que Bill Gates aprendió de Warren Buffett

bill gates bolsa
Bill Gates es, según la revista Forbes, la persona más rica del mundo en 2014. Aún así, eso no le impide tener el carácter humilde por el que siempre ha destacado y que le hace seguir aprendiendo, como él mismo cuenta.

En esta ocasión, el cofundador de Microsoft ha colgado en su propio perfil de LinkedIn las tres cosas que ha aprendido del empresario norteamericano Warren Buffett, con el que ha coincidido en varias ocasiones a lo largo de los años.

Una ‘guía’ simple y certera que puede servir a muchos que quieran entrar en el complicado mundo de los negocios. ¿Cuál es la lección que ha dado Buffett a Gates? Aquí la tienes:

1. NO ES SÓLO INVERSIÓN

El multimillonario explica que Buffett piensa en los negocios de una forma muy profunda; dice que los accionistas deben actuar como si poseyeran el negocio al completo, observando de dónde pueden venir los beneficios en el futuro y decidiendo qué vale la pena.

En este punto, da un consejo claro: “tienes que estar dispuesto a ignorar al mercado más que a seguirlo, porque quieres tomar ventaja de sus errores”, como las compañías que han sido estimadas en un precio “demasiado bajo”.

2. COMUNICA

Gates confiesa que la carta que escribe de forma anual sobre el trabajo de su fundación vino inspirada por la que lleva a cabo el empresario americano. “Muchos líderes escriben cartas a sus accionistas, pero Warren es famoso por esto”, comenta.

Al cofundador de Microsoft le ha llamado especialmente la atención cómo Buffett no tiene miedo a tomar parte en los asuntos que le interesan y cómo habla de forma clara. Por esto se inspira en él aunque aún le queda mucho para que la suya “sea tan buena como la de Warren”, pero aún así valora como muy útil el sentarle y explicar los resultados, tanto buenos como malos.

3. CONOCE CUÁN VALIOSO ES TU TIEMPO

“No importa cuánto dinero tienes, no puedes comprar tiempo”, sentencia Gates, y bajo esta premisa explica cómo Buffett evita llenar su calendario de “reuniones inútiles” al tiempo que es “muy generoso con su tiempo para la gente en la que confía”, por lo que incluso facilita su teléfono personal y siempre responde a las llamadas.


Con todo esto, Gates ha hecho público su agradecimiento a las veces que ha podido consultar a Buffett. Incluso, dice, él y Melinda le pidieron consejo cuando comenzaron con su fundación y charlaron sobre la necesidad de que la filantropía fuera tan buena para la sociedad como los software. “Resulta que la forma que tiene Warren de mirar el mundo es tan útil para atacar la pobreza como para construir empresas”, concluye impresionado.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Las 10 claves reales para ser alguien importante en la vida y los negocios

En un mundo cada vez más competitivo, es necesario hacerse notar para alcanzar el éxito. En el libro Tu futuro es hoy (Alienta Editorial), Francisco Alcalde y Laura Chica, especialistas en management y coaching, trazan una guía para desenvolverse en el incierto mundo laboral, condensando todo su conocimiento y experiencia en el mundo del desarrollo personal.

Alcalde y Chica consideran que una de las cosas que tenemos que tener en cuenta para tener éxito en el mundo de hoy es la construcción de nuestra marca personal, que nos permitirá ganar clientes (si somos empresarios) o empleabilidad (si trabajamos por cuenta ajena). Estas son las claves que nos permitirán desarrollarla:

1. Haz de la autenticidad tu poder

La asesora de marcas Jan Marie Dore dice: “La marca propia consiste en determinar quién eres en lo más profundo de ti mismo, en lugar de inventar una marca con la que te gustaría ser percibido”. Tu poder está en tu singularidad, encuéntrala. Bob Dunham, fundador del Institute for Generative Leadership, escribe: “Si te conoces, sabes qué es lo que más te importa; si lo sabes, puedes sentir a qué estás dispuesto y a qué quieres comprometerte. Desde tus propios compromisos, puedes relacionarte con los demás y, entonces, y sólo entonces, tus acciones estarán en coherencia contigo mismo”.

2. Haz de la diferenciación tu ventaja competitiva

Si ves lo que todo el mundo ve; si dices lo que todo el mundo dice; si ofreces lo que todo el mundo ofrece, estarás en el pelotón y nunca en posición de cabeza. El éxito nace siempre de la diferenciación. Dedícate a ser el mejor siendo diferente. Quien es indiferente, es invisible.

3. Haz de tu portfolio tu arma de venta

La “autenticidad” y la “diferenciación” se deben concretar en algo tangible: tu cartera de productos y servicios. Es la materialización visible y palpable de ambas cosas. Es la concreción de lo que se va a ofrecer al cliente; no se vende conocimiento, se venden conferencias, clases o talleres de algo; no se vende experiencia en desarrollo personal, sino coaching para ejecutivos. Necesitas tangibilizar lo que vas a ofrecer.


4. Haz de la visibilidad tu escaparate

“El talento escondido no produce reputación”, decía Erasmo de Rotterdam. Por eso, hay que estar en el ajo, tanto en el mundo 1.0 como en el 2.0; en el primero, a través de la participación en conferencias y medios de comunicación así como a través de la asistencia a eventos para hacer networking; y en el segundo, a través de las distintas plataformas para ello –Facebook, Twitter, LinkedIn o Google +, entre otras–, que además tienen un efecto viralizador importante con lo que consiguen llegar a muchas más personas.

5. Haz del foco tu obsesión

La dispersión siempre es cómplice de la mediocridad. Tom Peters, autor de 50 claves para hacer de usted una marca, dice: “Si vas a crear una marca propia, debes conseguir estar concentrado sin descanso en aquello que aporte valor”. Debes estar concentrado en tu área de expertise, porque la energía va donde se pone el foco y, si te dispersas, la energía también.

6. Haz de la coherencia un estilo de vida

Es la concordancia entre lo que se piensa, dice y hace. No hay nada más dañino para la marca personal que la incoherencia. La huella que se deja en los demás es producto de los hechos, no de los discursos. Casi todo el mundo puede dar una charla sobre prácticamente cualquier tema. Otra cosa es poner en práctica lo que se dice que hay que hacer.

7. Haz de la consistencia tu nivel de exigencia

La marca personal no se construye con éxitos puntuales y discontinuos, sino a través de la consistencia en el tiempo. Hasta un reloj parado da la hora correcta dos veces al día. Para ser un referente, lo tienes que ser de manera sistemática y constante. Además, el mercado, en cuanto te descuidas, te olvida. Vales tanto como tu último proyecto.

8. Haz de la actitud tu tarjeta de presentación

La gente quiere soluciones, no problemas. Es esencial afrontar la realidad, personal y profesional, con esperanza, con ánimo de encontrar siempre alternativas a los inconvenientes. Una buena marca personal siempre está asociada a lo positivo, porque un empresario no es otra cosa que un solucionador de problemas, alguien que hace más fácil la vida de la gente.

9. Haz de la integridad tu confianza

Si no juegas limpio, el mercado laboral acabará penalizándote. Siempre existen tentaciones para tomar la vía del atajo rápido, saltarse los compromisos y acuerdos (muchos verbales) o las lealtades personales. El cortoplacismo es peligroso. No tomes la integridad como un tema menor. Los negocios se fundamentan en la confianza, y cuando la confianza se traiciona, habitualmente es para siempre.

10. Haz de tus clientes tu credibilidad


La mejor publicidad es la que hacen los clientes satisfechos. Lo mejor para tu marca personal es tu cartera de clientes. Como apunta Jeffrey Gitomer, autor de El pequeño libro de las mejores respuestas en ventas: “Los testimonios son fuerza de reputación y ventas. Pregúntate: ¿cuántos tienes?”. No hay que olvidar que el 85% de todas las ventas ocurren sólo después de que alguien dijera que el producto o servicio es bueno. El “boca a boca” sigue siendo muy potente.

lunes, 20 de octubre de 2014

Cómo darse cuenta de que tu cliente se está acostando con otra empresa

La mayoría de las empresas no se lo pensarán dos veces. Si encuentran una oferta que es más atractiva que la tuya irán por ella sin pensárselo demasiado.

Un estudio reciente concluye que el 30% de los españoles no son o no han sido fieles en algún momento a su pareja. Por muy triste que sea este dato (por lo menos para el otro 70%) también refleja una cruda realidad. No se lleva mucho últimamente el hecho de ser fiel durante mucho tiempo con algo o alguien.

Por:Carlos Bravo

El mundo de las empresas no es muy diferente. Es más bien todo lo contrario. Basta la más mínima excusa para acostarse con la próxima empresa que parezca más atractiva que tú. Sobre todo si eres freelance, una start-up o una pyme que depende de la facturación de pocos clientes la cuestión de fidelidad o infidelidad de sus clientes puede ser una cuestión de supervivencia. Mirando atrás en mis tiempos de Coguan, muchos de los clientes que nos dejaron pasaron de una u otra forma por las siguientes 3 fases.

Las exigencias aumentan

Típicamente te das cuenta que te están siendo “infiel” cuando ya es demasiado tarde y ya no hay marcha atrás. En la primera fase tu cliente prepara el terreno para poder justificarte su abandono. Lo que antes era satisfactorio ahora ya no es suficiente. La entrega de proyectos, servicios y productos se hace cada vez más complicada porque hay pegas por todas las partes. Estás quejas algunos incluso la utilizan en la fase final para tener argumentos de cortar la relación dejando incluso facturas impagadas.

Los presupuestos se reducen y los pagos se retrasan

De un día a otro desparecen servicios contratados del acuerdo inicial. De repente ya únicamente tienes disponible el 50% del presupuesto que tenias cuando empezaste. Esto puede ser un primer paso de varios recortes que siguen. En algunas ocasiones también se ven afectadas facturas existentes. El retraso de pagos puede ser una consecuencia del empeoramiento de la relación.

La relación se corta

La subida de tensión ha sido inevitable. Tú reclamas facturas pendientes y tu cliente exige arreglar antes algunas quejas pendientes. Llegará un momento donde llega el corte final. Cuando hayas llegado a este punto puede tener sentido tirar del freno y anticiparte a la baja del cliente. En paralelo deberías negociar un pago final de las facturas. Probablemente tendrás que aceptar descuentos del 20-50% si no quieres ir a juicio y esperar 12-18 meses para que te paguen si hasta entonces la empresa todavía existe.

Si, es cierto. He pintado un escenario muy pesimista y oscuro que por suerte no ocurre de esta forma en todas las relaciones empresa-cliente. Aún así es un escenario realista que he vivido en primera persona en varias ocasiones.

Los mejores clientes cortan sin más. Te dicen mirándote a la cara que ya no te necesitan. Es un corte que duele pero que es limpio. Evita un sufrimiento en 3 actos que sirve para tener suficientes excusas para no tener que pagarte. En algunas ocasiones se esconde un cliente troll de este tipo de empresas.


El ejemplo de la infidelidad me ha servido para hacer la comparación pero en realidad su utilidad se acaba ahí. Una empresa no tiene que ser fiel. Tiene incluso la obligación de contratar los mejores por lo que es tú obligación estar entre ellos. Los mejores clientes te dan un margen para que puedas adaptarte a nuevas exigencias porque valoran más una relación existente que la creación de una nueva.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Las 9 claves a tener en cuenta antes de lanzar tu Proyecto

lanzar_tu_proyecto
Pocas cosas hay en la vida más gratificantes que lanzar ese proyecto que llevabas tiempo preparando. La planificación es clave para que el emprendimiento llegue a buen puerto. Solo si nos preparamos ante las posibles eventualidades y nos anticipamos a cualquier situación posible lograremos alcanzar el éxito de nuestro proyecto.

Por: Eduardo Martinez Fustero

Conócete a ti mismo
En primer lugar, debes realizar un análisis interno exhaustivo: analiza tus fortalezas, tus debilidades, los recursos de los que dispones… De entre todos, lo más importante es conocer tus debilidades (por ejemplo, tus escasas habilidades negociadoras) para poder anticiparte a ellas y evitar que lastren tu proyecto.

Analiza las oportunidades y amenazas del entorno
Además del  análisis interno deberás analizar el entorno en el que operas para determinar las distintas oportunidades (factores externos que, una vez identificados, pueden ser aprovechados por nuestra empresa) y las amenazas (factores externos  que pueden perjudicar a tu proyecto y que deben ser identificados para anticiparnos a ellas).

Define a tu público objetivo
Tienes que definir a quién vas a vender tu producto: edad, sexo, ubicación, poder adquisitivo, los canales a través de los cuales puedes llegar a ellos etc.

El producto o servicio que ofrezcas tiene que satisfacer una necesidad no cubierta
Sin duda, es el error universal de los emprendedores: pensar que nuestro producto es el mejor y, por tanto, se va a vender él solo, sin esfuerzo. Pero esto no funciona así, debemos hacer un ejercicio de autocrítica y evaluar del modo más objetivo posible si en realidad nuestro producto se va a vender. Ten en cuenta que podemos desarrollar un producto increíble pero si no hay nadie interesado en comprarlo es imposible crear un negocio factible. Para ello… ¿Qué necesidad cubre? ¿El cliente realmente lo necesita?

Define la estructura legal de tu negocio
En este punto tenemos que decidir la forma jurídica que vamos a dar a nuestro proyecto: ¿Vamos a trabajar como empresarios autónomos? ¿Vamos a trabajar con familiares o amigos? ¿Queremos una Sociedad Anónima? Antes de pasar a los siguientes pasos, deberemos definir este concepto.

Asume solo riesgos calculados
“Sin riesgo no hay paraíso”: emprender con riesgo 0 no es posible. El riesgo es algo inherente al emprendimiento y, por tanto, inevitable. Pero deberemos esforzarnos en asumir solo riesgos calculados a la hora de crear una empresa.

 Prepara tu presupuesto y cíñete a él
Es cierto que a la hora de emprender siempre surgen costes no previstos. Pero la probabilidad de que esto ocurra se reduce en gran medida si dedicas tiempo a presupuestar tus gastos.

Calcula el importe de tu inversión inicial que necesitarás (coste de local, maquinaria etc). Del mismo modo, no pierdas de vista el coste al que tendrás que hacer frente mensualmente en concepto de materiales, gasto de personal etcétera.

Define tus necesidades de financiación
No siempre es posible financiar los proyectos con fondos propios. Por ello, en muchas ocasiones tendrás que recurrir a la financiación externa. Y conviene tener bien definidas las necesidades de financiación para no solicitar más crédito del que en verdad necesitas. No olvides que, si bien por norma general se recurre al crédito bancario, puedes apostar por nuevas fórmulas de financiación como el crowdfunding o el crowdlending.

Y, por último, asume la posibilidad de fracaso como una experiencia positiva

Es cierto, estadísticamente un gran porcentaje de los proyectos emprendedores no llegan a su primer año de vida. Por ello hay que asumir que esto puede suceder y visualizarlo como algo positivo. En los países anglosajones para poder acceder a puestos directivos siempre piden haber lanzado un proyecto… y haber fracasado. ¿El motivo? El emprendedor que ha fracasado en un proyecto es plenamente consciente de cuáles fueron las causas de dicho fracaso y podrá anticiparse a ellas.

lunes, 11 de agosto de 2014

12 técnicas inteligentes de motivar a sus empleados

motivar_empleados
Los empleados no son máquinas. Sería un gran error de juicio esperar que ellos estén informando constantemente lo que hacen varias veces al día, que hagan un trabajo rutinario y que lidien diariamente con diferentes tipos de personas sin que lleguen eventualmente a aburrirse, perder el interés y hasta quemarse con su trabajo. Los empleados desmotivados afectan claramente el desempeño de la empresa. Y como su jefe, cae únicamente sobre tus hombros el remediar esto antes de que sea tarde.
Por: Oliver
Aquí hay 12 cosas que puedes hacer para traer de vuelta su entusiasmo.

1. De instrucciones claras
En lugar de pedir siempre que den lo mejor de sí (lo que podría ser algo vago y difícil de medir), pide que hagan algo más específico. Dígales el resultado exacto de lo que desea para que no se sientan frustrados si no cumplen con tus expectativas. Imparte instrucciones detalladas y asegúrese de que ambos estén en la misma sintonía. De esta manera no estarán en un estado constante de preocupación sobre que o no hacer para que se vea su involucración en el trabajo.
2. Trabaje mientras ellos trabajan
Ser jefe no se traduce simplemente en estar sentado en su oficina y ordenar a la gente que hagan cosas por ti. Tú debes dar un buen ejemplo y mostrar a los empleados que al igual que ellos te encuentras trabajando duro. Llegue a la oficina a tiempo y no quieras que ellos hagan algo que no tú no estés dispuesto a hacer por ti mismo, como llevarse trabajo a casa. Si ven que usted está haciendo su trabajo, no hay ninguna razón para que no hagan lo mismo.
3. Alimente sus egos de la manera correcta
Asigne una tarea a un empleado en la que tenga totalmente la certeza de que puede hacerlo. La gente valora la confianza y harán cualquier cosa para no defraudar la misma. Dígales de frente que usted desea específicamente que él haga el trabajo porque usted sabe que él puede.
4. Dígales que son buenos en algo
En lugar de destacar con regularidad los errores de un empleado (lo que puede dañar lentamente su autoestima), ¿Por qué no hacer un hábito el felicitarlo de vez en cuando? Hágale saber que él es bueno en algo y que usted reconoce y aprecia eso. Por ejemplo, coméntele que usted está agradecido que la empresa tenga un buen técnico o un buen tomador de decisiones.
5. Recompénseles con pequeños regalos
Los regalos no deben ser tan grandes como un cheque regalo o un nuevo ordenador portátil de marca. Pequeñas muestras de aprecio como una nota manuscrita de corazón a un nuevo empleado que hizo un hoy gran trabajo, va a motivarlo durante mucho tiempo. Dar una recompensa bien merecida, como extender sus vacaciones por ejemplo dos días más si logra que un proyecto sea exitoso también los puede motivar aun más.
6. Recuérdeles constantemente la importancia de lo que hacen
Recuerde a su personal que cada uno de ellos es tan importante como los otros. Lo necesario que es su presencia y que cada pequeña cosa que hace, ya sea buena o mala, afectará a la empresa y su gente. A veces, sólo se necesita un pequeño recordatorio a un empleado que esta desmotivado para que vea que no está a la altura de lo que se espera que haga. Proporcione un feedback de su desempeño tanto positivo como negativo, para que el vea las cosas que todavía es capaz de hacer y las cosas que él debe mejorar.
7. Haga actividades de fomentación de equipos
Lleve a cabo actividades de fomentación de equipos (Team Building) que permitan que los miembros de su empresa trabajen en estrecha colaboración. Estas actividades no sólo son divertidas sino que sirven como un escape de la monotonía del trabajo. No importa si se realizan fuera de la ciudad o dentro de los confines de la oficina, estas actividades fortalecerán el vínculo entre los compañeros de trabajo . Cuando ellos disfruten de la compañía del otro, serán más propensos de disfrutar del trabajo.
8. Tenga un entorno de trabajo limpio
Un lugar de trabajo desordenado no sólo se ve poco profesional, también puede hacer que los empleados se sienten aburridos y deseen estar en otro sitio. Haga la oficina tenga un entorno propicio para el trabajo a fin de que su personal este energizado para continuar lo que se supone que deben hacer. Los lugares de trabajo deben estar adaptados específicamente al tipo de de trabajo que su equipo realiza, con muebles organizados y ergonómicos, así como aparatos y equipos de oficina completos.
9. Implemente un código de vestimenta más relajado
Usted debe considerar que hay empleados que se sienten incómodos al tener que llevar un traje corporativo todo el tiempo. Si su empresa tiene un estricto código de vestimenta, puede designar un día de la semana (por ejemplo los viernes) en la que puedan intercambiar la ropa de oficina formal para un look más casual.
10. Llevar comida para todo el mundo
La comida no sólo alimenta el estómago, sino también la mente. De vez en cuando se puede llevar comida para todo el mundo en la oficina como una especie de símbolo para trabajar duro todo el día. Ellos probablemente puedan estar demasiados cansado o demasiado ocupados para ir a comer algo, así que llevarles la cena o aperitivos pueden aligerar su carga.
11. Hable con ellos
Su personal puede estar guardando un rencor que les impiden tener un buen desempeño en el trabajo y la única manera que tiene usted para aflorar esto es hablando con ellos. Tenga una reunión con un empleado en un contexto informal para que él no se sienta intimidado. Averigüe qué es lo que está contribuyendo a la disminución de su rendimiento. Usted incluso puede pedirle que comparta pequeños problemas personales para que ambos puedan encontrar la manera de tratar con ello. Esto le hará sentir que usted se preocupa por él y que está dispuesto a ampliar su ayuda.
12. Establezca una meta
Establecer un objetivo da sentido a las cosas que está haciendo actualmente. Si los empleados están haciendo sus tareas por el simple hecho de terminar como parte de la descripción de su puesto de trabajo, entonces no son más que meros robots. Establezca una meta como “Ser la mejor empresa del sector” y asegúrese de que sus empleados sepan de su visión. Si lo hace, hará que vean un propósito más grande para sus tareas diarias, y que se motiven más a hacer su parte para lograrlo.

lunes, 4 de agosto de 2014

12 formas de involucrar al talento nuevo.

involucrar al talento
El engagement (involucrar) es la piedra angular de la nueva gestión del talento, para ello, no se tendrá que enfocar a la organización, si no en los proyectos. Si consigues que estén involucrados en el proyecto, se involucrarán en la organización. El orden ha cambiado.

¿Cómo involucrar?

1. Dales autonomía.

Ya no valen los trabajos con instrucciones totalmente claras y mecánicas, ni los horarios rígidos que le obligan a estar en el puesto de trabajo (aunque no estén trabajando). Diles lo que tienen que hacer y en que plazo de tiempo tienen que hacerlo. Confía, ellos lo harán del mejor modo posible.

2. Procedimientos sencillos.

No les gusta hacer cosas que no aportan un valor directo, elimina todos los procedimientos y reportes que no sean estrictamente necesarios para el impacto en el negocio. La complejidad y la poca funcionalidad de los procedimientos puede provocarles frustración y desenfocarlos de los objetivos.

3. Fomenta las relaciones.

Uno de los grandes características del nuevo talento es que es completamente social, fomenta las relaciones y crea espacios y entornos de interacción reales y virtuales donde todo el mundo pueda interaccionar. Es vital.

4. Crea tribus.

Busca que los equipos de proyecto conecten por lo que quieren hacer, por cómo son y por lo que quieren conseguir. Si lo consigues el ambiente de trabajo, la buena comunicación y la relación de todos ellos será mucho más fuertes que las de un equipo.

5. Feedback constante.

El nuevo talento necesita saber lo que está haciendo bien y lo que esta haciendo mal. Necesitan conocer sus objetivos y lo que se espera de ellos. Además, ven el feedback cómo una oportunidad de mejora en su desarrollo y una oportunidad de aprender.

6. ¡Desarrolla!

Una de las cosas que más mueven al nuevo talento es la oportunidad de aprender y desarrollarse, de estar activos y alerta. Son la generación que más aprenden y desaprenden. En el momento que no tienen esto, se aburren, y cuando se aburren, desconectan y buscan el aprendizaje y el desarrollo fuera (Bueno, esto lo harán de todos modos. pero en la medida que la organización busque el encuentro entre lo que quieren aprender y cómo aprender estará más vinculado con los resultados).

7. Fomenta los multi-proyectos.

Ya no quieren variedad de tareas, quieren variedad de proyectos, empresas donde puedan estar participando en varios proyectos a la vez. Los distintos proyectos supondrán un fuerte vínculo con lo que quieren hacer. Y si hacen lo que quieren hacer, estarán involucrados.

8. Crea retos.

Les gusta tener mentores, líderes y que les den feedback. Pero en el momento de la verdad quieren responsabilidad y asumir sus decisiones. Llevar acabo lo que quieren hacer. Mídelos correctamente para que se sientan competentes.

9. Apuesta por Líderes Humanos.

Que den los recursos, motivaciones, apoyo y oportunidades para que el nuevo talento tenga todo lo que necesite. El apoyo debe ser incondicional. Los líderes, tienen que dejar de mirar hacía la mesa de dirección y empujar a su tribu cuando lo necesite. Te pueden ayudar estos 10 puntos.

10. Conecta con sus Valores.

Les dan una especial importancia a los valores en la organización. Este punto es importante, porque saben diferenciar entre los que dicen que tienen las organizaciones, y los que realmente se viven en ella, cada día.

11. Prioriza la justicia.

Quieren ser valorados y valoran lo que hacen, entienden la justicia y no entienden otros factores que hasta ahora han sido valorados para premiar (sonreir al jefe, pegar codazos, etc.). Si eres justo, entenderán las decisiones.

12. Fomenta Actitudes y hábitos saludables.

Ten en cuenta que cuando una persona está involucrada es consciente, optimista, estable, sociable, y tiene una alta autoconfianza. Son ambiciosos, adaptativos, flexibles y se sienten competentes. Aprecian tener libertad y valoran muy positivamente el bienestar físico y mental. Aprovecha estos factores para que consigan mejores resultados.

¿Está el nuevo talento involucrado? ¿Haces algo para que no dejen de estarlo?

Fuente: RafadíazBlog